PREMIUM  POLÍTICA

La autora de los informes para conceder los préstamos a Davalor desconocía que la empresa estaba en quiebra

Pilar Irigoien ha asegurado no recordar si el vicepresidente Ayerdi le comunicó si ya había anunciado al promotor la decisión de aportar esta ayuda. 

Pilar Irigoien, directora gerente de Sodena, comparece en la comisión de investigación en el Parlamento de Navarra sobre dicha empresa pública. IÑIGO ALZUGARAY
Pilar Irigoien, directora gerente de Sodena, comparece en la comisión de investigación en el Parlamento de Navarra sobre dicha empresa pública. IÑIGO ALZUGARAY  

La ex directora general de Política Económica y autora de los informes emitidos acerca de la concesión de préstamos a Davalor, Pilar Irigoien, ha incidido en la “legalidad” de la decisión de dar un millón de euros a la compañía a pesar de haber sido una operación “excepcional”.

“Creo, y ya lo dijo la Cámara de Comptos, que esto es una operación excepcional, pero legal”, ha afirmado en la comisión que investiga operaciones de la empresa pública Sodena, al ser cuestionada por el regionalista Juan Luis Sánchez de Muniáin sobre la decisión de conceder un millón de euros a Davalor Salud a pesar de existir un informe con puntos negativos elaborado por Sodena. 

También ha asegurado no recordar si el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, le comunicó días antes de elaborar el correspondiente informe que ya había anunciado al promotor la decisión de aportar esta ayuda. 

Según ha recordado Sánchez de Muniáin, uno de los comparecientes afirmó que el 4 de septiembre de 2015 el vicepresidente le había anunciado que se había adoptado esta decisión, a pesar de que el informe que justificó esta operación estaba fechado el 9 de septiembre. Una afirmación que, en palabras del regionalista, todavía está por contrastar. 

“Su informe, según estas afirmaciones, está hecho 5 días después de que el vicepresidente hubiese comunicado al señor Baztarrika y al señor Marcos la disposición de la ayuda de un millón de euros”, ha alertado el regionalista, que ha denunciado que “si la decisión del vicepresidente es anterior a la elaboración de un informe, estamos ante un claro caso de irregularidad, si no de ilicitud administrativa”.

Según Irigoien, el citado informe “seguramente habrá tenido su tramitar” porque los informes se fechan cuando están finalizados. “Esa comunicación no sé si es el 4 o es desde el 2, o desde el 1 –ha explicado-, en esas semanas en que perfilamos el informe estábamos trabajando con esa vocación”. 

Además, ha considerado que “la legalidad es evidente cuando el informe técnico está firmado, argumentado, trabajado, construido con los mimbres que debe tener un análisis técnico y firmado por la directora general de Política Económica, que tenía la competencia”.

Respecto al informe, destinado al Consejo de Gobierno, Sánchez de Muniáin ha criticado que no recogiese las advertencias del documento previo elaborado por Sodena que alertaba de que las previsiones realizadas por Davalor no eran “realistas” y que la situación financiera de la compañía era “crítica”, entre otros aspectos. 

De hecho, el regionalista ha asegurado que de las 13 recomendaciones de Sodena, 9 de ellas negativas, solo 2 fueron incluidas en el informe de Irigoien, “y no precisamente las negativas”. 

Irigoien ha respondido que en su informe “considera los puntos críticos” del texto de Sodena y “recoge los puntos positivos”. Por otro lado, Sánchez de Muniáin le ha reprochado no se pusiera en contacto con los técnicos de Sodena a la hora de elaborar su propio informe. 

“Si yo voy a tomar una decisión contraria al informe, lo menos que debería hacer, teniendo la posibilidad de hacerlo, es contrastar con quienes lo han hecho por si hay alguna información adicional relevante”, ha apuntado el regionalista, que ha calificado el documento como “irregular”, ya que “no se puede llamar informe técnico a algo que no ha tenido la colaboración de ningún técnico”. 

Cualquier informe técnico, cuando tiene que pasar a acuerdo de gobierno, "pasa por el prisma del director general correspondiente, que revisa, corrige y lo puede cambiar entero porque será su responsabilidad como profesional hacerlo –ha argumento Irigoien-, no puedo entender que considere eso negativo”.

Ha negado “rotundamente” conocer que en agosto de 2015 Davalor había entrado en concurso de acreedores. “Si lo hubiéramos conocido, limitaría claramente la concesión de cualquier préstamo –ha contestado-, jurídicamente hubiéramos pedido un informe”.

TRABAJÓ "EN EQUIPO" CON AYERDI

Pilar Irigoien, ha mantenido que el proyecto de Davalor Salud era "disruptivo e interesante" y la empresa pública hizo "lo que tenía que hacer", aunque hoy "el resultado no le gusta a nadie".

En respuesta al parlamentario de Geroa Bai, Rafel Eraso, que "a pesar del resultado (en el caso de Davalor), Sodena actuó cumpliendo el papel que tenía encomendado". Concretamente ha apuntado, durante el turno de EH Bildu, que la empresa pública hizo "lo que tenía que hacer", aunque "el resultado no le gusta a nadie".

Cuestionada sobre el informe elaborado por Sodena en 2015 que advertía de que la situación financiera de Davalor era "crítica" y que sus previsiones no eran "realistas", Irigoien ha considerado que el documento no era "negativo", sino que consistía en una "propuesta" con "espíritu de construir y de intervenir".

De hecho, en respuesta a UPN ha remarcado que, a pesar de poner de manifiesto los puntos "críticos" del proyecto, los consejeros lo valoraron "positivamente".

Ha mantenido asimismo que en todo momento trabajó "en equipo" con el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, y su jefa de gabinete durante su periodo como directora general de Política Económica.

Irigoien ha afirmado igualmente no recordar si en esa época desde el consejo de Sodena se le comunicó que Davalor no cumplía con sus obligaciones tributarias. Sí que ha destacado que no han tenido "ningún requerimiento oficial de Hacienda", solamente de la Seguridad Social, un comentario que ha sido replicado por el socialista Guzmán Garmendia para recordar que, ha aseverado, "se lo dijimos nosotros mismos".

NIEGA PRESIONES PARA DAR LOS PRÉSTAMOS

Irigoien ha asegurado en respuesta a la popular Ana Beltrán que "nadie" le "presionó" para conceder el segundo préstamo a Davalor Salud, negando así que el vicepresidente Manu Ayerdi ejerciera un "ejercicio de autoridad".

Beltrán ha relatado que, en una reunión mantenida entre el vicepresidente, representantes parlamentarios y la propia Irigoien, esta afirmó que "como directora de Sodena no daría más préstamos a Davalor", "pero saltó Ayerdi y dijo: 'Tú no, pero yo, como presidente del Consejo de Administración, tengo la última palabra y decido yo'".

Tras criticar este "acto de autoridad jamás visto" en el vicepresidente, la popular ha añadido que "a los pocos días" se conoció la decisión de conceder el segundo préstamo a Davalor, aunque Irigoien ha dicho no recordar qué le contestó el vicepresidente cuando ella comentó que no habría más préstamos "en esas circunstancias" y ha aseverado que "nadie" le presionó para tomar la decisión.

Cuestionada sobre su responsabilidad en la liquidación en que ahora se encuentra Davalor Salud, la directora gerente de Sodena ha insistido que tiene "la responsabilidad del deber cumplido".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La autora de los informes para conceder los préstamos a Davalor desconocía que la empresa estaba en quiebra