POLÍTICA

Podemos critica la presencia de militares y políticos en el enterramiento de Sanjurjo en Melilla y el presidente de la ciudad se defiende

Juan José Imbroda, del Partido Popular, asegura que acudió "por respeto" a la sepultura de los restos trasladados desde Pamplona: "Algunos quieren ganar la guerra ahora".

Podemos Navarra ha criticado la presencia de militares y políticos como Juan José Imbroda en Melilla durante la inhumación de Sanjurjo, exhumado en Pamplona. NAVARRA.COM
Podemos Navarra ha criticado la presencia de militares y políticos como Juan José Imbroda en Melilla durante la inhumación de Sanjurjo, exhumado en Pamplona. NAVARRA.COM   jesus diges

El presidente de Melilla, el popular Juan José Imbroda, ha justificado este sábado que asistió a la inhumación de los restos del general Sanjurjo en la ciudad "por respeto", en lo que fue una ceremonia "íntima" de la familia, sin honores militares. Lo ha hecho tras las críticas vertidas desde varios partidos, como Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, por la presencia de políticos y militares en la ceremonia.

Los restos de José Sanjurjo fueron depositados en un panteón militar de Melilla el pasado 23 de marzo, tras ser exhumados en 2016 del Monumento a los Caídos en Pamplona por decisión del Ayuntamiento de la ciudad, gobernado por Bildu, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica de Navarra, contra la voluntad de la familia.

Juan José Imbroda, en rueda de prensa, ha afirmado que el militar navarro es recordado en Melilla por haber dirigido la defensa de la ciudad tras el desastre de Annual en 1921, una fecha anterior a 1936, año a partir del que se aplica la Ley de Memoria Histórica. Imbroda ha subrayado que acudió como "gratitud" a quienes defendieron entonces la ciudad, a una ceremonia que "es mentira" que fuera secreta y con actos militares, sino "privada" de la familia.

El también senador ha añadido que las críticas por su presencia se han "inflado artificialmente", porque las leyes de Memoria Histórica afectan a actos de exaltación a partir del levantamiento del 17 de julio de 1936, que se gestó en Melilla. "La historia está ahí, guste o no guste", ha comentado, al señalar que acudió como presidente de la Ciudad Autónoma y melillense, por "respeto total" a quienes defendieron Melilla ante el asedio comandando por el líder rifeño Abd el-Krim.

El presidente ha agregado que los hechos de 1921 y de 1936 "son cosas distintas", porque la Guerra Civil "fue un desastre de todas las partes, que ninguna supo evitar y son culpables todas".

Imbroda ha apuntado que no tuvo cargo alguno durante el Franquismo, un régimen que a su juicio "fue malo para Melilla" y durante el que su familia "lo pasó mal". "No he sido franquista nunca", ha recalcado, antes de manifestar "qué digan lo que les dé la gana" quienes critican su asistencia a la inhumación, en la que no hubo "ni secreto, ni homenaje, ni fanfarria", sino "un acto sencillo con la familia". Al respecto, ha indicado que duró "cinco minutos" y no se produjo de noche.

"Algunos quieren ganar la guerra ahora" y "volver al 17 de julio de 1936", ha aseverado, antes de preguntarse "qué quieren que haga la ministra" de Defensa, María Dolores de Cospedal, a la que grupos como Bildu han pedido que comparezca en el Parlamento.

PODEMOS CRITICA A IMBRODA Y AL EJÉRCITO POR PARTICIPAR EN LA INHUMACIÓN

Por su parte, Podemos Navarra ha mostrado su "indignación, repulsa y condena" tras conocer que "altos mandos militares e institucionales" estuvieron presentes en lo que califican de "inhumación secreta y con honores en Melilla del general golpista Sanjurjo Sacanel".

La formación morada ha expresado en un comunicado su apoyo a los ciudadanos de Melilla que "no merecen esto" y ha afirmado que Navarra "tampoco merecía conservar los restos del golpista navarro Sanjurjo Sacanell en el mausoleo municipal conocido como 'monumento a los caídos'". "Ni Melilla ni Navarra merecen semejante agravio", han asegurado.

"Mientras el Ayuntamiento de Pamplona exhumó los restos del golpista con total respeto y discreción", consideran desde Podemos, "en Melilla se le rendían honores a quien deshonró su cargo y su juramento de fidelidad a la II República en dos ocasiones causando cientos de miles de muertos".

Asimismo han criticado que "altos cargos del Ministerio de Defensa presidido por la señora Cospedal, así como el presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla y senador, Juan José Imbroda, del Partido Popular" hayan homenajeado "a quien se levantó en armas contra el pueblo indefenso".

Para Podemos, este acto supone "una ofensa gravísima a todas las víctimas y familiares de las personas asesinadas y desaparecidas a partir del levantamiento de 1936, guerra civil y dictadura franquista".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Podemos critica la presencia de militares y políticos en el enterramiento de Sanjurjo en Melilla y el presidente de la ciudad se defiende