• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 02:28

 

 
 

ELECCIONES 26-M

Podemos acusa a Barkos de ser un freno para el cuatripartito y trata de alejar el fantasma de Laura Pérez

Tras una legislatura marcada por las disputas internas, el actual candidato recela del PSN y se ofrece a formar parte de otro Gobierno cuatripartito.

Pleno del Parlamento de Navarra. Laura Pérez y Mikel Buil (02). IÑIGO ALZUGARAY
El candidato de Podemos al Gobierno foral, Mikel Buil, conversa con la ex secretaria general que acabó expulsada de la formación, Laura Pérez. IÑIGO ALZUGARAY

El candidato de Podemos a la Presidencia de Navarra, Mikel Buil, considera que Geroa Bai "ha sido freno" para algunas cuestiones a lo largo de la legislatura que ahora termina y ha apostado por introducir "más controles" en un hipotético nuevo acuerdo programático del cuatripartito.

Además, Mikel Buil ha señalado, en una entrevista concedida a Europa Press, que "el enclave natural" de Podemos para alcanzar acuerdos tras las elecciones forales del 26 de mayo es el cuatripartito y ha abierto la posibilidad a que la formación morada pida entrar en un nuevo Gobierno que surja de las urnas.

"Lo que nosotros vamos a hacer es maximizar nuestra influencia política y para eso desde luego no descartamos ir a un Gobierno de coalición, estamos preparados", ha asegurado.

Mikel Buil ha valorado que las negociaciones que en 2015 propiciaron el acuerdo programático entre Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra fueron "satisfactorias", aunque ha señalado que "hubiéramos querido avanzar más".

"Ha habido una cuestión de tiempos. En el primer año conseguimos muchos éxitos en el acuerdo programático pero sí que hemos visto cómo se ha ido relajando la cosa a lo largo de los cuatro años, porque ha aparecido con fuerza Geroa Bai, con un proyecto político diferente y una mirada hacia el acuerdo programático también diferente. Para nosotros, el mayor avance se produjo precisamente en esos dos primeros años, con muchas dificultades", ha indicado.

Así, Mikel Buil ha apuntado que "Geroa Bai ha sido freno para algunas cuestiones que nosotros habíamos planteado en el acuerdo programático y esperamos tener una fuerza mayor dentro del cuatripartito en los próximos cuatro años para avanzar".

"Cuando digo que ha sido freno es que ha sido garante de un cambio lento, que de alguna manera se ha dejado por el camino cuestiones fundamentales que para nosotros eran clave prácticamente el primer año, como la ley de vivienda, que ha salido el cuarto año; como una profundización mayor en la justicia fiscal, y me refiero especialmente a la fiscalidad de las grandes empresas; o como cuestiones de modelo de desarrollo económico", ha afirmado.

BUIL ASEGURA AHORA QUE EL CUATRIPARTITO NO HA SIDO "NACIONALISTA"

En todo caso, Mikel Buil ha negado que el Gobierno de Navarra haya sido "nacionalista" y que Podemos no haya tenido capacidad de influencia en él. "Hemos visto a un Gobierno trabajar por un acuerdo programático en el que el primer punto era la publificación de servicios, la defensa de lo público, la defensa de lo común", ha indicado.

Ha insistido en esta línea para señalar que "donde hemos hecho más hincapié es en que ninguna pensión esté por debajo de los 700 euros, en que haya una ayuda para que los jóvenes se puedan emancipar, en que haya una renta garantizada que proteja a los niños y niñas de la pobreza infantil, y son hitos que se han conseguido y en los que por cierto el PSN no nos ha acompañado".

En su opinión, "en esta legislatura hemos conseguido girar ese barco, ese mastodonte, y lo que toca ahora es navegarlo hacia horizontes verdes, morados, de un cambio de modelo social".

Como retos para la próxima legislatura, el candidato de Podemos ha fijado "continuar en la profundización de los derechos, que no son políticas para pobres, sino que son una red de seguridad para toda la ciudadanía, y hacer un cambio en el modelo productivo que genere riqueza por la vía del medio ambiente, el sector de los cuidados o el desarrollo de las políticas culturales".

"MÁS CONTROLES" A UN ACUERDO PROGRAMÁTICO

En relación con los futuros pactos de Gobierno, Mikel Buil ha afirmado que "nuestro enclave natural es el cuatripartito, pero siempre en función de un acuerdo programático que nos permita avanzar". "Lo primero es que la futura administración del Gobierno de Navarra encare con valentía ese cambio de modelo", ha apuntado.

Así, ha asegurado que "intentaremos exprimir al máximo nuestra capacidad de influencia para llevar a cabo estos objetivos políticos y esto puedo significar trabajar por estar dentro del Gobierno de Navarra o ponerle más controles a un acuerdo programático con cosas más concretas, como calendario y presupuesto". "Cuando veamos los resultados, veremos qué fuerza tenemos para poder avanzar", ha indicado.

En caso de que el cuatripartito pierda la mayoría absoluta y sobre la posibilidad de pactar con el PSN, Mikel Buil ha señalado que "lo que tenemos claro es que el Partido Socialista en Navarra lleva 35 años votando con la derecha y lo hemos visto estos cuatro años en cada presupuesto, en cada ley de progreso" y ha asegurado que Podemos "tiene la ambición de un cambio más profundo y más real".

Además, ha señalado que tiene "dudas de que el PSN quiera" alcanzar acuerdos con las formaciones del cuatripartito. "En cada proceso electoral empieza a decir que es la izquierda y que quiere cambio y después juega a la geometría variable", ha criticado, para afirmar que "el cambio en Navarra no ha podido ser sin Podemos porque entre otras cosas el PSN lo ha frustrado automáticamente desde que existe en nuestra Comunidad".

Sí ha subrayado Mikel Buil que los pactos postelectorales de Podemos en Navarra serán decididos por los órganos del partido en la Comunidad foral. "Podemos es soberano en los territorios y defiende la descentralización territorial y cualquier pacto se decidirá en los órganos propios de Navarra", ha asegurado.

INTENTA ALEJAR EL FANTASMA DE LAURA PÉREZ

El candidato se ha referido también a la crisis que ha vivido Podemos en Navarra durante la legislatura, en la que la anterior secretaria general, Laura Pérez, expulsada del partido, se hizo con el control del grupo parlamentario a través de la escisión de Orain Bai.

Mikel Buil ha considerado que la formación ha hecho "autocrítica" y ha afirmado que "estos problemas son típicos en una formación emergente". "Uno de los errores graves ha sido hacerlos tan públicos y también han faltado formas que articularan relaciones positivas entre nosotros. Por eso, el trabajo que hemos hecho con la candidatura que viene y que yo represento es un trabajo de reunir a gente con capacidad de trabajo en equipo y con lealtad a los objetivos políticos que se plantea Podemos", ha sostenido.

Así, ha defendido que "estamos ante un Podemos bastante más fuerte y bastante más cohesionado que en 2015, con una candidatura de unidad, con un proceso que ha significado poner soluciones a los problemas que nos hemos encontrado, y creo que la sociedad entiende que nunca nos hemos equivocado de lado".

"La gente tiene que valorar dónde ha estado su voto en esta Cámara y ese voto nunca se ha equivocado de lado", ha asegurado, para señalar que "Podemos ha sostenido el cambio hasta el último día".

EN CONTRA DEL TAV

En el capítulo de infraestructuras, Buil ha abogado por un tren que "vertebre el territorio y que permita crecimiento económico más allá del centro de nuestra comunidad" y ha rechazado el TAV, considerándolo "una autopista que pasa por encima de Navarra a alta velocidad y a alto coste".

En el caso del Canal de Navarra, ha defendido "llevar agua de boca y de riego a la Ribera, que es fundamental, pero también hacer un trabajo en paralelo sobre la eficiencia de los riegos".

"En estos momentos se plantea especular con el agua desde la Confederación Hidrográfica del Ebro y nosotros creemos que es fundamental abaratar los costes del agua con una infraestructura que no tenga sobrecostes y que sea eficiente", ha sostenido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Podemos acusa a Barkos de ser un freno para el cuatripartito y trata de alejar el fantasma de Laura Pérez