• martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

POLÍTICA

Chivite y sus socios rechazan firmar un convenio con el Gobierno central para construir el TAV

La moción de Navarra Suma también pedía al Gobierno foral que redactara de forma urgente el proyecto para la nueva estación de Pamplona.

Imagen de un tren de alta velocidad de Renfe detenido en una estación de ferrocarril. ARCHIVO
Imagen de un tren de alta velocidad de Renfe detenido en una estación de ferrocarril. ARCHIVO

El pleno del Parlamento de Navarra ha rechazado este jueves una moción presentada por Navarra Suma que instaba al Gobierno foral a dar los pasos necesarios para la firma de un convenio de cooperación con el Gobierno de España, a través de su Ministerio de Fomento y Adif, que tenga como objetivo "cooperar en el desarrollo del TAV para acelerar las obras y que Navarra forme parte del corredor ferroviario Mediterráneo-Cantábrico con estándares internacionales, doble vía, ancho internacional y uso para pasajeros y mercancías.

La moción también pedía al Gobierno de Navarra que redactara de forma urgente el proyecto para la nueva estación de Pamplona e iniciara también de forma urgente los trámites para su construcción.

Navarra Suma no ha conseguido apoyos a su iniciativa, pues han votado en contra PSN, Geroa Bai, EH Bildu y Podemos (I-E estaba ausente).

El portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, ha afirmado que "el PSN siempre dice que apoya la llegada de la alta velocidad a Navarra" y de hecho ha recordado que en diciembre de 2019 los socialistas ya apoyaron una moción de Navarra Suma que reclamaba este convenio. Sin embargo, ha lamentado que no se ha concretado ese convenio. "No han hecho nada", ha censurado. Al mismo tiempo, ha afirmado que hay "un Gobierno socialista en Madrid que sí firma convenios para la llegada de la alta velocidad al País Vaco". "Lo tienen todo a favor y no han avanzado nada", ha afirmado. Tras ello, ha planteado que hay dos alternativas que explican esta situación, bien que "Bildu no va a dejar firmar a la presidenta Chivite ese convenio" o bien que "el PSOE no atiende al PSN".

El parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz ha defendido una enmienda de sustitución presentada por su grupo para instar al Gobierno foral a que impulse "un tren moderno, rápido, eficiente y que dé servicio a las necesidades económicas y sociales de movilidad y transporte reales de la sociedad navarra tanto para pasajeros como mercancías". Navarra Suma no ha aceptado la enmienda. Araiz ha reiterado su rechazo al TAV, considerando que "tiene elevados costes de construcción; son financieramente deficitarias, con muy contadas excepciones; resta pasajeros al transporte en ferrocarril convencional, puesto que este servicio acostumbra a ser suprimido; y favorece modelos territoriales polarizados".

El portavoz del PSN, Jorge Aguirre, ha pedido a Navarra Suma que "deje su obsesión" respecto a la supuesta influencia de EH Bildu en relación con las decisiones sobre el tren y ha afirmado que "cuando haya que votar un Presupuesto con partidas para el tren de alta velocidad, Bildu pulsará el voto a favor y Navarra Suma en contra". "El Gobierno de Navarra, el Gobierno de España y el PSN están comprometidos con el desarrollo de una infraestructura que vertebra Navarra. El Gobierno de España y el Gobierno de Navarra tienen que ir de la mano en este proyecto y en otros muchos", ha asegurado

Por parte de Geroa Bai, Uxue Barkos ha afirmado que a su grupo le parece bien que se pueda firmar un convenio "si permite que Navarra pueda decidir que las obras se hagan con arreglo a los intereses del Gobierno de Navarra y si permite que se pueda incidir en el diseño de esa obra constructiva, pero no como el convenio que UPN firmó en 2010, que costó varios millones de euros a la Hacienda foral". Además, Barkos ha defendido que "en la pasada legislatura se llevaron a cabo avances fundamentales" para el desarrollo del tren de alta velocidad "con ancho de vía internacional, con salida a Europa y transporte de mercancías".

Desde Podemos, Ainhoa Aznárez ha reiterado el rechazo de su grupo al TAV y, refiriéndose al caso del País Vasco, ha afirmado que se trata de "un proyecto faraónico con 175 kilómetros de túneles y viaductos que acabará costando 14.000 millones, de los que 2.300 millones son sobrecostes". "Pregunten a los ciudadanos vascos si esos sobrecostes no estaría mejor dirigirlos a políticas públicas", ha señalado. Por ello, ha respaldado la enmienda de EH Bildu y ha apostado por un tren "social".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite y sus socios rechazan firmar un convenio con el Gobierno central para construir el TAV