PREMIUM  POLÍTICA

El Parlamento foral no reprueba el uso de las fiestas con fines políticos y busca en "la libertad de expresión" la justificación

UPN, impulsora de la iniciativa, pide que deje de permitirse que "las fiestas, año tras año, sean secuestradas por un mismo sector político".

Varios niños esperan a la comparsa de gigantes y cabezudos del Casco Viejo con carteles de los presos de ETA detrás.
Varios niños esperan a la comparsa de gigantes y cabezudos del Casco Viejo con carteles de los presos de ETA detrás.  

El cuatripartito no ha aprobado una iniciativa, promovida por UPN, en la que se pedía reprobar la politización de las fiestas populares y el uso de los espacios festivos para la realización de propaganda política y la difusión de mensajes de odio.

La iniciativa, defendida por Iñaki Iriarte, han presentado una enmienda Geroa Bai, Podemos e I-E, que no ha sido aceptada por los regionalistas que consideran que con ella querían "lavarse la cara y lo que deben hacer es limpiar las paredes".

El texto de UPN ha contado con el apoyo del PPN en todos los puntos y del PSN en todos menos uno, en el que se ha abstenido.

Iriarte ha sostenido que en las democracias desarrolladas se han creado espacios de consenso y neutrales en los que si un partido trata de hacer propaganda política queda desautorizado, unos espacios "fundamentales", que "si se pierden van a producir una fractura social".

Ha comentado que ha enviado a los correos de los parlamentarios fotografías de carteles, pintadas y pancartas a favor de "asesinos y del odio" aparecidas durante las fiestas del pasado verano, todas de un mismo signo político y aparecidas dentro de la estrategia de una organización política.

A continuación ha remarcado que las fiestas patronales forman parte de los espacios neutrales y "no se puede permitir que año tras año sean secuestradas por un mismo sector político que hace años elaboró el eslogan 'jaiak bai, borroka ere bai'" (Fiestas sí, lucha también)

"No se trata de prohibir la libertad de expresión", ha aseverado, sino de que todos tomen conciencia de que "esta situación es anormal", que tiene que haber "tolerancia cero con los mensajes de odio", porque sino "nos cargaremos" las fiestas, ha concluido.

Su texto pedía instar a ayuntamientos, concejos, peñas y asociaciones culturales y vecinales a trabajar para mejorar la convivencia en fiestas y lograr que los espacios festivos sean plurales, integradores y estén libres de odio y propaganda política.

Asimismo pedía a los partidos políticos que no programen actos políticos, ni lleven cabo actos de propaganda en espacios festivos (en ese punto se ha abstenido el PSN) y al Gobierno que contacte con las entidades locales para instarles a actuar en esta línea y que ponga en marcha una campaña para concienciar a la ciudadanía.

La enmienda al texto de UPN ha sido defendida por Koldo Martínez (Geroa Bai), quien ha señalado que la moción se fija solo en el uso negativo del término politizar y lo une al término de odio. "Trabajo político y democrático sí, también en fiestas y discursos del odio no, en ningún lugar", ha aseverado.

Ainhoa Unzu (PSN) ha abogado por evitar la politización de los espacios festivos a favor de unos intereses concretos, en estos casos de la izquierda abertzale.

"La politización de las fiestas ha sido una actitud recurrente de la izquierda abertzale", muchas veces acompañada de "actos vandálicos que Bildu no condena", según Ana Beltrán (PPN), quien ha opinado que hay que llamar a las cosas por su nombre y esto es "enaltecimiento del terrorismo". Ha sido muy crítica con la actuación en este sentido del alcalde de Pamplona, Joseba Asiron.

Maiorga Ramírez (Bildu) ha replicado a Iriarte que la sociedad es "más plural que la mirada torcida con la que analiza las fiestas" y ha criticado, entre otras cuestiones, que hable de banderas, tras lo que ha sacado una ikurriña, para preguntarle si "ve odio en ella". A su juicio la iniciativa de UPN parte de "una gran mentira" y con ella se podría llegar a ilegalizar las chirigotas de Cádiz.

Rubén Velasco (Podemos) ha dicho que les gustaría pensar que la calle es un espacio abierto a la liberad expresión y ha añadido que tan político es exhibir carteles reivindicando el acercamiento de los presos como instar a la Administración a que destierre cualquier acto que huela a sospechoso de propaganda política. "Fiestas sí y política también, pero con respeto y tolerancia", ha dicho.

El portavoz de I-E, José Miguel Nuin, ha afirmado que siempre dirán "no" a los actos de exaltación, homenajes a la violencia, actos que busquen el odio o la discriminación, pero no van a decir no a que en esos actos pueda haber actividad política.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Parlamento foral no reprueba el uso de las fiestas con fines políticos y busca en "la libertad de expresión" la justificación