POLÍTICA

Remírez mantiene que el Gobierno rechaza el Ospa Eguna, pero sus socios se niegan repudiar el hostigamiento

Todas las formaciones su conforman o sustentan al Ejecutivo de María Chivite se niegan a rechazar los actos violentos sucedidos en Alsasua. 

El vicepresidente y portavoz del Ejecutivo, Javier Remírez durante la rueda de prensa de este miércoles tras la reunión semanal del Ejecutiv. EFE/ Jesús Diges
El vicepresidente y portavoz del Ejecutivo, Javier Remírez durante la rueda de prensa de este miércoles tras la reunión semanal del Ejecutiv. EFE/ Jesús Diges

El mejor ejemplo de ponerle una vela a Dios y otra al diablo. El vicepresidente del Gobierno de Navarra, el socialista Javier Remírez, ha asegurado que el Ejecutivo rechaza los actos ocurridos en Alsasua con motivo del Ospa Eguna, un acto en el que los colectivos abertzales escenifican su odio y amenazas contra las distintas policías. 

Sin embargo, el Gobierno de Navarra de María Chivite lo conforman y sostienen formaciones que ni rechazan ni condenan estos actos radicales y contrarios a la convivencia, coom Geroa Bai, Podemos, I-E y EH Bildu, que directamente apoyan y jalean estas actitudes violentas.  

La postura del Ejecutivo foral sobre este asunto, ha dicho Remírez, que es "absolutamente compartida en su conjunto, es que determinados actos en nada contribuyen a la convivencia y son desde luego rechazables", además de recordar "épocas que todos creemos superadas", ha dicho Remírez en conferencia de prensa.

Ha indicado por ello que deberán ser los portavoces de los partidos socios en el Gobierno los que den cuenta en todo caso de la posición de sus respectivas formaciones, después de que el lunes en el Parlamento Navarra Suma y PSN aprobaran una declaración en la que se "repudian" los actos del Ospa Eguna y que no apoyaron Geroa Bai, EH Bildu, Podemos ni I-E.

Pese esta votación, ha indicado, "me atrevo a decir que es un acto rechazado por la inmensa mayoría de la ciudadanía navarra" y "también por la inmensa mayoría de la ciudadanía de Alsasua", localidad que "no se merece estar en el disparadero por una minoría".

Y al respecto ha considerado que responsables políticos de fuera de Navarra "tendrían que reflexionar a cerca de la utilización de determinadas cuestiones para centrar la crítica no tanto en los autores o impulsores de la actuación sino en personas como el alcalde de Alsasua y otros responsables del Gobierno de Navarra y de España que estamos totalmente en contra".

Para terminar Remírez ha apuntado que, respetando la libertad de expresión, hay que recordar que el Ospa Eguna se celebró porque "no estaba en la mano" ni del Gobierno de Navarra ni de la delegación del Gobierno el prohibirlo y, por lo tanto, ha concluido, "hay que ser más riguroso" y "atender las normas de estado de derechos".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Remírez mantiene que el Gobierno rechaza el Ospa Eguna, pero sus socios se niegan repudiar el hostigamiento