PREMIUM  POLÍTICA

La obsesión frustrada del cuatripartito: la consejera Ollo reconoce que el uso del euskera no ha crecido pese a su imposición

El Ejecutivo de Barkos ha lamentado que las cifras "no sean tan optimistas" y la oposición considera que no se tiene en cuenta la realidad de Navarra.

La Consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo. IÑIGO ALZUGARAY
La Consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo. IÑIGO ALZUGARAY  

El empeño del Gobierno de Barkos por imponer el euskera continúa en auge, pese a que los datos que manejan reflejan que uso de esta lengua no avanza más en Navarra. La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno Foral, Ana Ollo, ha afirmado que el proyecto del Plan Estratégico del Euskera plantea una "nueva visión" sobre esta lengua y el "lugar que ha de tener" en la sociedad navarra.

El plan, que será aprobado este miércoles, cuenta con un total de siete ejes estratégicos: Uso social, Nuevos hablantes, Servicios públicos, Prestigio y atractividad, Euskera como motor económico, Marco lingüístico y Gestión interna de Euskarabidea, ha explicado Ollo en comisión parlamentaria.

A través de ellos, se busca "un nuevo paradigma sobre el euskera", sacando esta lengua de "debates interesados y viejas retóricas".

Ollo ha señalado que, desde 1991, ha aumentado el porcentaje de personas bilingües, que han pasado del 9,5 al 12,9 % y de un 4,6 % de bilingües pasivos al 10,3 %, aumentos producidos, principalmente, en la zona mixta.

Sin embargo, ha lamentado que las cifras sobre el uso del euskera no sean "tan optimistas", ya que, según los datos disponibles, su conocimiento general ha aumentado, pero no su uso social.

El plan estratégico "quiere garantizar y hacer efectivo el derecho a conocer y usar el euskera por parte de los ciudadanos de Navarra", de forma que "quienes quieran aprender o utilizarlo, lo puedan hacer en toda Navarra", ha manifestado Ollo.

En cuanto al presupuesto empleado, ha trasladado como primera aproximación para 2017 una cantidad superior a los 3.168.000 euros, aunque ha remarcado que "no es la cifra total que el Gobierno va a destinar", ya que es solamente la que figura en los presupuestos como partidas destinadas dentro de Euskarabidea a su implantación.

El regionalista Iñaki Iriarte ha reivindicado "que nadie sea tratado de peor manera" por no querer participar en el proceso de euskaldunización, ya que "los vasco hablantes no tenemos de qué avergonzarnos, pero los castellano hablantes tampoco".

El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha acusado a UPN de "haber dificultado el uso y la normalización del euskera" y ha lamentado que la lengua haya sido politizada tanto "por quienes la rechazan y consideran inútil", como por quienes la han empleado como "instrumento de construcción nacional" y de "imposición de sus ideas".

Por su parte, el parlamentario de EH Bildu David Anaut ha valorado positivamente el plan, que ha calificado como "bastante completo" y cuyas líneas generales "están bien diseñadas", si bien ha considerado que hay ciertas "lagunas" y que habría que llegar a un mayor "nivel de concreción".

El parlamentario de Podemos Rubén Velasco ha manifestado que el proceso de elaboración ha sido "adecuado" y ha deseado "que sea lo más exitoso posible".

La socialista Inma Jurío ha trasladado que el plan "aporta aspectos positivos en lo que se refiere a dar mayor prestigio al euskera", pero "para nada tiene en cuenta la realidad de la comunidad y no corresponde a la demanda que de esta lengua hay", ya que "la excede con creces".

La popular Ana Beltrán ha opinado que el plan adolece de "falta de libertad" y ha asegurado que "el problema no es que se haya prohibido" el empleo del euskera, sino que, "con plena libertad, solo el 12 % de los navarros se declaran vascoparlantes". "Es una imposición y politización, a costa del dinero de todos", ha declarado.

El portavoz de I-E, José Miguel Nuin, ha valorado el plan por ser "coherente" y estar "alineado con el acuerdo programático" y ha garantizado que "no hay nada de imposición" ni de "obligación".

Durante su turno de réplica, la consejera ha negado que se trate de un plan "de imposición" o de "falta de libertad". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La obsesión frustrada del cuatripartito: la consejera Ollo reconoce que el uso del euskera no ha crecido pese a su imposición