POLÍTICA

Chivite contra Chivite: el PSN se abstiene en las medidas contra el coronavirus impulsadas por su propio gobierno

Bochorno histórico de los socialistas en el Parlamento, que han estado a punto de hacer decaer las medidas que ellos mismos aprobaron. 

María Chivite(d) habla con Javier Remírez, vicepresidente del Gobierno de Navarra durante el pleno del Parlamento de Navarra. PABLO LASAOSA
María Chivite(d) habla con Javier Remírez, vicepresidente del Gobierno de Navarra durante el pleno del Parlamento de Navarra. PABLO LASAOSA  

El PSN dirige ya Navarra como un pollo sin cabeza, aturdido por la crisis del coronavirus y con las pataletas de un niño sin responsabilidad ni criterio. 

Esta es la penosa imagen ofrecida este jueves por los socialistas en el Parlamento de Navarra, donde se han abstenido en el momento de aprobar el proyecto de ley sobre las nuevas medidas preventivas extraordinarias para hacer frente a la crisis del coronavirus que habían impulsado el propio Gobierno de Navarra liderado, por la socialista Chivite. 

Es difícil encontrar mayor incoherencia, pero en política y con el PSN al frente ya nada es imposible, menos cuando se trata de aceptar que otros partidos políticos puedan tener voto y opinión que contradiga sus criterios. 

Este proyecto ha salido adelante con los votos de Navarra Suma, Geroa Bai y EH Bildu, mientras que los socialistas, Podemos e I-E se han abstenido. El mundo al revés en el Parlamento de Navarra, donde cada partido ha retratado su responsabilidad en estos difíciles momentos. 

La rabieta de los socialistas para no apoyar el conjunto de medidas ha llegado por el acuerdo cerrado entre Navarra Suma y Geroa Bai, que reducirá la jornada a los profesores mayores de 57 años en estos momentos sanitarios, algo a lo que el PSN, Podemos e IE han tratado de impedir, aunque no contaban con suficientes votos. 

El Gobierno intentó aprobar el decreto sin que pudiera ser enmendado por los grupos políticos del Parlamento foral, algo que finalmente no ha ocurrido. Y aunque las medidas iniciales entraron en vigor, todo el texto debía ser ahora validado por la Cámara, pero los socialistas no han arrimado el hombro en el momento definitivo, molestos por los acuerdos de otros partidos para mejorar las medidas frente al coronavirus. 

De esta manera, si otros grupos hubieran votado al final en contra, el texto que el Gobierno de Navarra aprobó de manera urgente hubiera quedado en papel mojado, y todo con el voto de la propia presidenta de Navarra, que también es parlamentaria y que se ha abstenido en su propio decreto. 

El portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, ha señalado que "hoy se ve que al PSN no le gusta la participación, porque cuando llega la posibilidad de que participemos vota en contra; me parece lamentable". Y ha censurado la postura también del PSN respecto a la enmienda sobre "los derechos de los profesores". "Es un fracaso del PSN que se ha enconado en una posición que nadie le entiende", ha dicho, para agradecer a Geroa Bai "la valentía de acordar con nosotros".

Esparza, que ha criticado que el PSOE "está perdiendo alguna de las letras de sus siglas", ha defendido un plan de cribado del Covid antes del inicio del curso escolar. Y ha preguntado por qué no se hacen más PCR diarias en la Comunidad foral, "unas 6.000 diarias, que es la capacidad que tiene Navarra". Según ha dicho, se están haciendo cosas, "pero tarde y eso nos penaliza".

Por su parte, el socialista Ramón Alzórriz ha manifestado que su partido "siempre ha defendido a los trabajadores" y ha acusado a Navarra Suma y Geroa Bai de "modificar una ley navarra a sabiendas de que podría ser inconstitucional". "Este Parlamento no tiene competencias para regular las condiciones laborales de los trabajadores de una empresa concertada", ha expuesto.

Según ha continuado, "el acuerdo trata de tapar las vergüenzas de determinadas decisiones y actuaciones del anterior Gobierno y más concretamente de la exconsejera Solana (Geroa Bai)". "Deberíamos estar dando una imagen de unidad en esta situación tan compleja", ha opinado, y ha defendido que el consejero de Educación "está a la altura". "Este Gobierno está dando la cara para tomar decisiones que mejoran las condiciones de la gente", ha expuesto.

La parlamentaria de Geroa Bai María Solana ha señalado que "ha habido desde el momento en que se votara a favor de tramitar el decreto como proyecto de ley, el 30 de julio, una ofensiva para evitarlo a toda costa". "Hoy vemos cómo la propuesta de mejorar las condiciones laborales de los docentes toma forma y cómo se garantiza por ley lo que desde el departamento de Educación no se ha garantizado", ha expuesto.

Solana ha indicado que "lo que está pasando en plena pandemia es que los docentes se están enfrentando a un recorte y es lo que queremos evitar". Y ha señalado que "no recortar y cumplir con los pactos supone un millón y dicen que no lo tienen y les decimos que por favor lo busquen".

Desde EH Bildu, Bakartxo Ruiz ha indicado al consejero de Educación que en esta situación se toman decisiones difíciles pero ha señalado que serán más fáciles cuanto más consensuadas estén. "Los acuerdos hay que cumplirlos y hemos aprendido en la pandemia que en un servicio público como la educación se hagan inversiones", ha señalado.

La portavoz de EH Bildu ha manifestado que la jornada continua en los centros propuesta por Educación "es una medida excepcional en un contexto excepcional" y ha criticado al PSN por "la falta de voluntad" en lo referente a la gestión de la enfermería de cara al inicio del curso y "la incapacidad de organizar los recursos de los que disponemos".

El parlamentario de Podemos Mikel Buil ha indicado que "es momento de ser especialmente responsables con el gasto" y ha añadido que "es necesario el diálogo" y "el trabajo de pacto y comunicación podía haber sido mejorable" desde el departamento de Educación.

Ha defendido que la coalición de Gobierno "vote con unos u otros" pero "no que un grupo de la coalición vote con unos o con otros". "Si jugamos a esto, podemos jugar todos", ha advertido, para indicar que "tenemos pactados unos objetivos y no podemos ofrecer a la sociedad navarra una crisis política ni crisis de Gobierno".

Finalmente, Marisa de Simón, de I-E, ha calificado de "kafkiana" esta situación y "no vamos a apoyar un pacto educativo de las derechas". "Hoy con los nacionalistas pactan para sacar dinero para la patronal de la enseñanza privada-concertada y no vamos a apoyar ningún pacto de las derechas foralistas y nacionalistas", ha dicho.

A su juicio, "es inoportuno incluir cuestiones relativas a la negociación colectiva". "No son objeto de la norma que debatimos", ha expuesto, para considerar una "irresponsabilidad" que "a dos semanas de empezar el curso se pida una reducción de jornada a docentes mayores de 57 años".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite contra Chivite: el PSN se abstiene en las medidas contra el coronavirus impulsadas por su propio gobierno