POLÍCÍA FORAL

Barkos dice que la dimisión de los 30 mandos de Policía Foral es "agua de borrajas" y la oposición critica su "desgobierno"

La presidenta del Gobierno foral asegura que "se está analizando si se ha producido algún tipo de fallo en la responsabilidad asumida" por los mandos.

La Presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, explica en la Comisión de Régimen Foral las razones de la dimisión de 30 mandos de la Policía Foral. IÑIGO ALZUGARAY
La Presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, explica en la Comisión de Régimen Foral las razones de la dimisión de 30 mandos de la Policía Foral. IÑIGO ALZUGARAY  

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, ha afirmado que el Ejecutivo tiene la voluntad de "seguir trabajando por mejorar en la medida de lo posible el marco normativo" de la Policía Foral, "haciéndolo con la misma vocación de participación con los agentes concernidos", recordando que la legislación no afecta solo a la Policía Foral, sino también a los cuerpos locales.

Barkos, que ha comparecido a petición de UPN en el Parlamento de Navarra tras el escrito de dimisión que presentaron 30 mandos de la Policía Foral, ha afirmado que esa petición de dimisión es "agua de borrajas" dado que la normativa no contempla la dimisión en este cuerpo policial.

Además, ha precisado que los mandos presentaron este escrito un mes antes de que el decreto foral que preparaba el Gobierno entrara en vigor -previsto para el 1 de octubre-, por lo que "difícilmente" podían hablar estos mandos "de la imposibilidad de gestión de las unidades" para justificar su decisión.

Asimismo, ha señalado que el escrito de dimisión se presentó "27 horas antes de que finalizara el plazo de alegaciones al decreto, que tenían abierto para haber expresado todos sus requerimientos, y una hora y media después de que la consejera del Interior, sabedora del malestar, invitara a una representación de los mandos a reunirse con ella el lunes siguiente".

Barkos ha subrayado que el Gobierno foral "lleva un año y medio" trabajando en esta situación "de forma ingente y transversal con los agentes concernidos", y ha señalado que el servicio de la Policía Foral "no puede y no debe" verse afectado. "Confío plenamente en la responsabilidad de la Policía Foral, de los mandos y del cuerpo en su conjunto, independientemente de que expresen su desacuerdo o su disgusto", ha indicado, tras lo que ha confirmado que el 1 de octubre entrará en vigor el decreto.

REPROCHES A UPN
Durante su intervención, Uxue Barkos ha criticado la posición de UPN en este asunto, señalando que el mismo día que los mandos presentaron el escrito de dimisión la formación regionalista pidió la renuncia de la consejera "sin escuchar sus explicaciones" en la rueda de prensa que había convocado para esa misma tarde.

La jefa del Ejecutivo ha explicado que ese día "la primera preocupación del Gobierno fue comunicar a la ciudadanía navarra que no existía riesgo alguno" y ha afirmado que la Policía Foral "es mucho más que este intento de UPN para erosionar al Gobierno".

Barkos ha dicho que el portavoz de UPN, Javier Esparza, podría haberle llamado por teléfono, como representante del primer grupo parlamentario, para preguntar cuál era la situación, "porque entiendo que estuviera preocupado", pero en cambio ha criticado que la formación regionalista pidiera la dimisión de la consejera.

Finalmente, la jefa del Ejecutivo ha confirmado que "se está analizando si se ha producido algún tipo de fallo en la responsabilidad asumida" por parte de los mandos que presentaron el escrito de dimisión.

Por su parte, la consejera de Interior, María José Beaumont, ha tomado también la palabra para explicar que el resultado de todo el trabajo que viene realizando el Gobierno es "el cumplimiento de la ley en plazo y forma".

La consejera ha reconocido que sí ha habido "alguna dificultad de la misma manera que cuando se introducen cambios en cualquier otro ámbito de la administración después de 20 años con una misma forma de trabajo" pero ha negado tajantemente que haya habido "ingobernabilidad".

Beaumont ha confirmado que se va a bajar el sueldo a determinados miembros de la Policía Foral, "claro que sí, es que no quedaba otro remedio en aplicación de la ley", si bien ha precisado que "no va a ser en las cifras que se han publicado".

UPN: "BARKOS ES LA MÁXIMA RESPONSABLE"

En el turno de intervención de los grupos, el portavoz de UPN, Javier Esparza, ha afirmado que tiene "la sensación de que hay un desgobierno en el Ejecutivo y Barkos es la máxima responsable", y ha añadido que "genera preocupación que en catorce meses de legislatura hayan presentado su dimisión la cúpula de Bomberos y la cúpula de la Policía Foral". Además, Esparza ha afirmado que "la consejera de Interior tiene tensiones con las organizaciones sindicales y con buena parte de los funcionarios" y ha añadido que "eso no es de recibo", señalando que Barkos no ha tenido "ni un ápice de autocrítica".

El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha apoyado la posibilidad de que se abra una mesa de diálogo para estudiar la situación, y ha dicho que se buscará "una solución consensuada y pactada dentro lo que exige la ley". No obstante, ha afirmado que "ésta es la policía que UPN nos ha dejado por su mala gestión".
  Por su parte, el portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, ha indicado que "hay un problema muy grave en la Policía Foral" que ha achacado a que "UPN fue creando estómagos agradecidos y comprando voluntades", y ha reconocido que "probablemente con la nueva ley no se han arreglado todos los problemas que había, pero la ley no es la que ha creado el problema".

El portavoz de Podemos, Rubén Velasco, ha afirmado que "si las dimisiones se hubiesen producido en escalafones más bajos de la Policía Foral, los expedientes hubiesen caído a mansalva" y ha dicho que "está bien que los mandos manifiesten que están en desacuerdo con la ley de Policías, pero con el gesto de la dimisión, lo que se extrae es que quizá determinadas personas están acostumbradas a mandar y no a obedecer".

Por parte del PSN, María Chivite, ha apuntado que "parece que la falta de diálogo es algo generalizado en el departamento de Interior, no es un tema estricto de la Policía Foral" y ha indicado que es "una obligación que el Gobierno y sindicatos mantengan un diálogo fluido con el objetivo de entenderse y prestar un mejor servicio a la ciudadanía". Además, se ha mostrado "dispuesta" a estudiar cambios en la ley de Policías porque "todo es mejorable".

La portavoz del PPN, Ana Beltrán, ha afirmado que la presidenta "ha aclarado poco en su intervención sobre el futuro de la Policía Foral" y ha criticado que, pese a que el propio Gobierno considera que la ley es "manifiestamente mejorable", durante este tiempo "no ha buscado fórmulas para mejorarla" y ha advertido del riesgo de "cargarse a la Policía Foral por intereses políticos".

Finalmente, la parlamentaria de Izquierda-Ezkerra Marisa de Simón ha afirmado que las explicaciones que ha dado la presidenta son "suficientes" y ha indicado que "el Gobierno ha actuado con celeridad, ha hecho lo que tenía que hacer tanto en relación a la ley como en relación a las supuestas dimisiones", tras lo que ha expresado su "no rotundo" a la derogación de la norma.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos dice que la dimisión de los 30 mandos de Policía Foral es "agua de borrajas" y la oposición critica su "desgobierno"