• lunes, 08 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

POLÍTICA

La familia de Mikel Zabalza: "Queremos que se sepa la verdad, no era de ETA ni violento"

La familia ha celebrado un acto en Orbaiceta y el Gobierno vasco lo ha reconocido como víctima de "vulneración de derechos humanos de motivación política".

Vecinos y amigos durante la ofrenda floral en la entrega este domingo en Orbaiceta (Navarra) a la familia de Mikel Zabalza Garate de la resolución que le reconoce como víctima de abusos policiales, en un acto que se ha desarrollado en su localidad natal y al que han acudido familiares, miembros de los Gobiernos navarro y vasco y representantes de entidades memoralistas. EFE/Villar López
Vecinos y amigos durante la ofrenda floral en la entrega este domingo en Orbaiceta a la familia de Mikel Zabalza. EFE/Villar López

La familia de Mikel Zabalza, a quien este domingo el Gobierno Vasco ha reconocido de forma oficial en un acto celebrado en la localidad navarra de Orbaizeta como víctima de 'vulneración de derechos humanos de motivación política', quiere que se conozca "la verdad" de las circunstancias en las que falleció el conductor de autobuses que fue detenido en San Sebastián por la guardia civil el 26 de noviembre de 1985 y cuyo cadáver apareció posteriormente en aguas del río Bidasoa. "Queremos que se sepa la verdad, y que no era de ETA ni violento", afirma una de sus hermanas.

Los hermanos de Zabalza realizaron estas reclamaciones a la comisión de investigación de la denominada Ley vasca de abusos policiales, que ha analizado la exhaustiva documentación sobre el caso, sobreseído en los tribunales, para decantase a favor del reconocimiento de este como víctima, al considerar que su muerte fue "de naturaleza violenta", es decir, "homicida", y que antes fue sometido a "graves torturas, y tratos inhumanos y degradantes".

Según consta en el dictamen de esta comisión, la familia de Mikel Zabalza Garate transmitió su deseo de que "se sepa la verdad de lo que sucedió, un reconocimiento de lo sucedido y poner en entredicho

la versión oficial", que es lo que hace, precisamente, el informe d estos expertos, al considerar "muy improbable, por no decir simplemente increíble", con los datos disponibles, que el detenido huyera cuando guardias civiles le llevaron a localizar un zulo en Endarlatza, junto al río Bidasoa.

Los ocho hermanos de Zabalza también expresaron su esperanza en que hechos como este "no volvieran a suceder", y confiaban en que se pudiera "conseguir un compromiso preventivo contra las torturas". En todo caso caso, su fin último es que "se sepa la verdad sobre su hermano: que Mikel no era ni de ETA ni era violento". "No podemos pasar página, si no hay verdad", aseguraba Lourdes Zabalza, que formalizó la solicitud para que su hermano fuera reconocido como víctima de abusos policiales.

El dictamen de la comisión de valoración, además de reconocer la vulneración derechos humanos de Mikel Zabalza, también destaca "la gravedad del trato inhumano y degradante recibido por sus familiares", que pretendían saber de lo ocurrido con él.

Los familiares de Mikel Zabalza han participado este domingo en el acto del Gobierno Vasco de reconocimiento oficial a su hermano como víctima, celebrado junto a la que fuera su casa familiar, el caserío Lorentxo, en Orbaizeta.

La consejera de Justicia del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha pedido este domingo en la localidad navarra de Orbaizeta que "se reactiven todas las vías para el total esclarecimiento" de las circunstancias en las que falleció Mikel Zabalza, tras ser detenido por la Guardia Civil en San Sebastián en la madrugada del 26 de noviembre de 1985. Tras darle por desaparecido durante 19 días, su cadáver apareció en aguas del río Bidasoa. Además, ha reclamado "el reconocimiento, autocrítica y asunción de responsabilidades por el Estado".

Durante el acto oficial de reconocimiento a Zabalza por el Gobierno Vasco como víctima de abusos policiales celebrado en Orbaizeta, su municipio natal, acompañada de los familiares, Artolazabal ha afirmado que "la verdad manipulada no es verdad, la verdad interesadamente reconstruida no es verdad y la verdad que repugna a la razón no es verdad".

Una delegación del Gobierno Vasco, encabezada por la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales ha entregado en mano a la familia de la víctima el dictamen de la Comisión de Valoración.

También ha facilitado a los hermanos de Mikel Zabalza la resolución del Gobierno Vasco en la que le reconoce, en base a este informe, como víctima de la vulneración de sus derechos humanos en el contexto de la violencia de motivación política vivida en la Comunidad Autónoma del País Vasco en el periodo comprendido entre el 29 de diciembre de 1978 y el 31 de diciembre de 1999.

Esta delegación del Gobierno Vasco, encabezada por la consejera Artolazabal y el viceconsejero de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación, José Antonio Rodríguez Ranz, y su directora, Monika Hernando, se ha desplazado a la localidad natal de Mikel Zabalza, Orbaizeta, donde se ha celebrado un acto para la entrega del dictamen.

En él también han participado la consejera de Relaciones Ciudadanas del Gobierno de Navarra, Ana Ollo Hualde, así como representantes del Ayuntamiento de Orbaizeta y de las entidades memorialistas Mikel Gogoan, de la localidad navarra y de Donostia.

"Hoy es un día muy especial porque damos un significativo paso en el camino de la verdad de Mikel Zabalza. La verdad es un derecho inalienable, una verdad presente siempre en el imaginario social que hoy adquiere rango institucional y oficial", ha apuntado.

LA VERDAD

La titular de Justicia ha asegurado que "la verdad manipulada no es verdad, la verdad interesadamente reconstruida no es verdad, la verdad que repugna a la razón no es verdad". "Y hoy, en nombre de la verdad, proclamamos a los cuatro vientos, como cita literalmente el dictamen, que han quedado suficientemente acreditados, tanto los hechos ocurridos entre el 26 de noviembre y el 15 de diciembre de 1985, como la implicación en ellos de los agentes del Estado-Guardia Civil", ha subrayado.

Junto a la que fuera la casa familiar de Mikel Zabalza, el caserío Lorentxo, Beatriz Artolazabal ha reiterado que "todas las víctimas de la violencia y de vulneraciones de derechos son víctimas de primera" porque "todas fueron víctimas de una violencia injusta".

"Hoy, aquí, desde Orbaizeta exigimos que se haga efectivo su derecho a la justicia. Su muerte, su verdad, exige llegar hasta el final, exige ir más allá de la verdad judicial vigente hoy", ha aseverado.

Por ello, la consejera ha reclamado que "se reactiven todas las vías para el total esclarecimiento de los hechos "y, en su caso, el reconocimiento, la autocrítica y la asunción de responsabilidades por parte del Estado".

"Las vulneraciones de derechos son tanto más graves si se producen en nombre de una supuesta razón de Estado, si son consecuencia del abuso de poder, del uso ilegítimo de la fuerza por parte de personas y aparatos vinculados al Estado o de la práctica de la tortura; un Estado de derecho que, en vez de proteger libertades, en ocasiones vulneró derechos", ha añadido.

A su juicio, "poner luz en las víctimas de las vulneraciones de derechos provocadas por la institucionalidad es también un inmejorable servicio a la verdad, a la protección efectiva de los derechos humanos y a la convivencia".

"Hoy, desde Orbaizeta, miramos al futuro, un futuro en términos de derechos humanos, de no violencia, de libertad, de respeto y de diálogo; un futuro con memoria de todos, una memoria vida, la de Mikel", ha concluido.

DICTAMEN

El documento, firmado por unanimidad por la Comisión de Valoración, consta de más de medio centenar de páginas en las que se recogen los hechos, los testimonios y las investigaciones en un exhaustivo trabajo de recopilación.

Entre sus conclusiones, la Comisión reconoce que "existen fuertes presunciones de hecho de que Mikel Zabalza fue detenido y sometido a tortura, penas y tratos crueles, inhumanos o degradantes que le pudieron llevar a la muerte".

El informe cuestiona, de esta forma, la versión oficial y califica la hipótesis de la huída repentina de Mikel Zabalza como "muy improbable, por no decir simplemente increíble a la luz de los datos disponibles".

"Desde que es detenido y llevado a dependencias policiales (sin contar con asistencia letrada ni con asistencia médica ni con libro de registros en que constaran entradas, salidas de detenidos o vehículos) hasta que finalmente aparece muerto, estuvo de hecho en situación de desaparición por espacio de 19-20 días", añade.

Para la Comisión de Valoración, ese tiempo estaba, "en un principio, bajo la responsabilidad y a disposición de agentes del Estado, a la sazón, miembros de la Guardia Civil del cuartel de Intxaurrondo". También refleja el sufrimiento de la familia a lo largo de estos casi 40 años.

En este sentido, explican que las personas allegadas a Zabalza interpusieron una denuncia porque querían preservar la presunción de su inocencia y porque querían restaurar "su honor y su imagen ante la sociedad".

"La familia explicó ante esta Comisión que su hermano quedó indefenso totalmente al aplicársele en primer lugar la Ley Antiterrorista y, luego, ya muerto, se cerraran las vías judiciales", afirma el documento.

En su dictamen, la Comisión de Valoración recomienda al Gobierno Vasco y al Parlamento Vasco que "se dirijan a las instituciones del Estado para que actúen en idéntico sentido, habida cuenta de la responsabilidad de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del mismo en los hechos analizados".

HECHOS

Mikel Zabalza, de 32 años, fue arrestado por la Guardia Civil en la madrugada del 26 de noviembre de 1985 bajo la Ley Antiterrorista en su domicilio de San Sebastián, donde trabajaba como conductor de la compañía municipal de autobuses.

Su primo Manolo Vizcay, que estaba en la vivienda, también fue detenido, así como la novia de Zabalza, Idoia Aierbe. En esa misma jornada fueron detenidos cuatro personas más en Orbaizeta, dos de los hermanos Zabalza, Aitor y Patxi, Ion Arretxe y Víctor Manuel Mediavilla.

El dictamen de la Comisión de Valoración recuerda que las evidencias, el conjunto de testimonios y los hechos demostraron que ni Mikel Zabalza ni quienes fueron detenidos en el operativo, pertenecían a ETA ni colaboraban con la banda. Todos, menos Mikel, que murió estando bajo custodia policial, salieron en libertad sin cargos. Su cadáver apareció tras 19 días desaparecido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La familia de Mikel Zabalza: "Queremos que se sepa la verdad, no era de ETA ni violento"