PREMIUM  TRIBUNALES

La consejera Solana tendrá que dimitir si el Supremo admite la querella por permitir la 'okupación' de Rozalejo

El Tribunal ha solicitado este lunes 12.000 euros a la acusación popular para poder seguir adelante con el procedimiento judicial. 

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, y la consejera María Solana, durante el acto político de Geroa Bai con motivo del inicio del curso político. PABLO LASAOSA
La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, y la consejera María Solana, durante el acto político de Geroa Bai con motivo del inicio del curso político. PABLO LASAOSA  

La consejera de Educación y portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, se vería abocada a la dimisión obligatoria si el Tribunal Supremo admite a trámite la querella interpuesta contra ella por no actuar en el desalojo judicial del Palacio Marqués de Rozalejo, tomado por los okupas de la izquierda abertzale

Así lo obliga desde hace unos meses una ley en Navarra que considera que en el mismo momento en que un cargo público de libre designación conozca que un juzgado o tribunal competente ha adoptado un auto estableciendo su situación procesal de investigado por la presunta comisión de los delitos como los que se le atribuyen a la consejera "entenderá que su permanencia en el cargo es incompatible con la confianza que se debe trasladar a la ciudadanía".

Este artículo sobre los investigados por delitos de "corrupción" de la Ley del Gobierno de Navarra y de su Presidente fue incorporado hace este mismo año por el propio gobierno de Uxue Barkos, que ahora puede ver como su aprobación le puede llevar a tomar una medida irreversible, a pesar de que le ampara la presunción de inocencia que nunca respetaron en otros casos que ellos mismos agitaron y que terminaron en nada. 

Un partido navarro llevó a los tribunales a la consejera por sus órdenes el pasado mes de agosto, cuando ejercía como sustituta de Mª José Beaumont, consejera de Interior que se encontraba de vacaciones cuando el juez dictó la orden de desalojo

En la querella se acusa a María Solana de la posible comisión de tres delitos: prevaricación administrativa; malversación por omisión, al permitir con la tolerancia de la ocupación que terceros hagan un uso irregular de un bien inmueble titularidad del Gobierno de Navarra; y omisión del deber de perseguir delitos, en este caso contra el patrimonio histórico.

Este mismo lunes, la Sala II de lo Penal, del Tribunal Supremo ha impuesto una fianza de 12.000 euros para ejercer la acción popular contra María Solana, un acto de carácter previo a que el Tribunal se pronuncie sobre si procede o no la admisión a trámite de la querella.

Según ha informado el partido denunciante, en las próximas horas se procederá a consignar el dinero para poder seguir adelante con el procedimiento. 

El 18 de agosto de 2018 el juez ordenó el desalojo del edificio, algo que tuvo lugar durante la madrugada y la mañana de ese mismo día. Sin embargo, el Gobierno foral no mantuvo a la Policía Foral ni unas horas custodiando el edificio, por lo que al poco tiempo los okupas volvieron a acceder al edificio

Para sorpresa del juez, el Gobierno de Navarra en lugar de proseguir con el desalojo, solicitó en el juzgado una "suspensión" de la orden, lo que el juez consideró una muestra tácita de la voluntad del Gobierno de Uxue Barkos y de la propia consejera María Solana de permitir la okucpación de un edificio público. 

De hecho, en una providencia dada a conocer el 21 de agosto, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona puso de manifiesto que la "tolerancia" de la actual okupación del palacio del Marqués de Rozalejo es "responsabilidad exclusiva" de su titular, es decir, del Gobierno de Navarra.

El juez determinó que el Gobierno de Navarra "no ha querido ejecutar un auto que le reintegraba en la libre posesión del inmueble, siendo esta tolerancia de la actual ocupación y no el archivo de la causa el origen de los riesgos expuestos en el informe", que habla de riesgos de índole estructural, sanitarios y, especialmente, de incendio derivados de la instalación eléctrica.

El Palacio ha sido ahora tomado por la izquierda abertzale cercana a Bildu y Sortu, que dedica el espacio a celebrar homenajes a etarras. El mismo día de volver a entrar en el edificio lo celebraron en el exterior con botellas de cava ante la inacción del Gobierno de Barkos, a pesar de la orden judicial de desalojo. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La consejera Solana tendrá que dimitir si el Supremo admite la querella por permitir la 'okupación' de Rozalejo