POLÍTICA

Chivite alerta de los pactos en Navarra: "Ni las derechas ni el nacionalismo garantizan más autogobierno"

La candidata socialista al Gobierno de Navarra afirma que "solo los socialistas navarros garantizan progreso, políticas de corte social y autogobierno".

La líder del PSN, María Chivite, en el comité regional de los socialistas navarros. CEDIDA
La líder del PSN, María Chivite, en el comité regional de los socialistas navarros. CEDIDA

La secretaria general del PSN, María Chivite, ha afirmado que los socialistas salen a ganar las elecciones y a gobernar, convencidos de tener el mejor proyecto para Navarra y para España, sustentado en el progreso, las políticas sociales, la innovación y la igualdad, y la mejor actitud para lograrlo, que es la del diálogo, el acuerdo, la suma y la convivencia".

La socialista ha señalado este sábado que "solo los socialistas navarros garantizan progreso, políticas de corte social y autogobierno, algo que ni las derechas ni el nacionalismo pueden hacer".

Chivite ha indicado que la mayoría social no está en ningún bloque, sino a favor de la convivencia en la diversidad y la pluralidad. Y que el objetivo de los socialistas es liderar el próximo gobierno para implementar un plan de empleo, dotar de más profesionales a la sanidad, tener una educación pública puntera y bien tratada, un modelo económico innovador y un desarrollo sostenible, una igualdad entendida como motor y elemento transversal de las políticas, y más autogobierno desde la lealtad institucional".

La candidata socialista al Gobierno de Navarra ha manifestado que "se niega a entrar al juego de quienes utilizan irresponsablemente la política para confrontar y dividir a la sociedad". Y ha apuntado que "solo quien entienda que la convivencia es la base de la prosperidad estará en disposición de gobernar para toda la ciudadanía".

Así, Chivite se ha preguntado quién es más constitucionalista. "Si un socialista que quiere blindar derechos, reconocer el Estado autonómico y caminar hacia la igualdad real y efectiva, o la derecha, que quiere recortar derechos, retroceder en igualdad y cargarse el Estado autonómico y el régimen foral", ha cuestionado, al tiempo que ha recordado que UPN no apoyó la Constitución.

Respecto al nacionalismo, ha expuesto que "es un proyecto minoritario que no se debe pretender anular, porque entonces crece su apoyo. Pero como minoritario que es, no debe volver a liderar el gobierno, porque seguirá aprovechándose para imponer una manera de entender la educación, la lengua, los símbolos y las instituciones en el marco de esa utopía que es la construcción nacional".

"HAY QUE GANAR A LA DERECHA Y AL NACIONALISMO"

Por tanto, ha dicho, "hay que ganar a la derecha y al nacionalismo, para que Navarra tenga un gobierno de progreso". Y ha puesto en evidencia la debilidad tanto de UPN, que ante su falta de proyecto y de liderazgo, busca juntarse con todas las derechas, y de Geroa Bai, que anda suplicando por las esquinas concurrir con el cuatripartito al Congreso, lo que demuestra que la presidenta confía poco en su formación.

Con estas declaraciones acerca de los regionalistas, Chivite se refería a la información filtrada a un medio de comunicación por UPN, en la que se expone que el partido concurriría a las próximas elecciones generales, y también a las autonómicas y municipales, junto a Ciudadanos, además de con el PP, con el que ya firmó el pacto esta misma semana.

Chivite ha acusado a UPN de querer "reeditar el pacto a la andaluza" tras su acuerdo para concurrir junto con el PP a las elecciones generales, forales y municipales. Una alianza en la que "conocemos también que estará Ciudadanos y es posible que también estará Vox", que ha definido como "una suma de derecha para que Navarra reste, sea menos Navarra y no pueda avanzar en su autogobierno". Para la socialista, UPN "no tiene proyecto político para Navarra" y ha "abandonado el navarrismo por más españolismo, que ataca el régimen foral de Navarra".

En su intervención al comienzo del Comité Regional, Chivite ha opinado que este acuerdo es "símbolo de debilidad, de falta de propuestas y de que no han aprovechado el tiempo en la oposición para trabajar en un proyecto ilusionante y de futuro para todos los navarros". "Se juntan con los partidos de los recortes, que no creen en el modelo autonómico, en el régimen foral, con los partidos de la corrupción", ha criticado.

LECCIONES DE CONSTITUCIONALISMO

Asimismo, ha rechazado a quienes apelan a "los bloques constitucionalistas y nacionalistas". Al respecto, ha asegurado que UPN "no puede atribuirse la palabra constitucionalista ni dar lecciones de constitucionalismo" porque "no votó a favor de la Constitución".

Igualmente, se ha preguntado si "se puede denominar constitucionalista un partido que quiere acabar con nuestro modelo autonómico y con nuestro régimen foral", haciendo referencia a Ciudadanos.

En el otro lado, ha dicho que el nacionalismo "es un proyecto minoritario en nuestra comunidad, pero es una sensibilidad que no debemos obviar ni vivir de espaldas a él". "Esa es la estrategia que siguió Mariano Rajoy, y ya sabemos las consecuencias que tuvo, se ha multiplicado el nacionalismo en Cataluña", ha subrayado.

Chivite ha destacado que la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, está "encantada de conocerse", pero que, ante el adelanto de las elecciones, "le tiemblan las piernas y sale a todo correr a buscar alianzas para presentarse como algo solvente, cuando realmente no lo es".

GOBIERNO DE LO IDENTITARIO

Al respecto, ha afirmado que Barkos y Geroa Bai "son conscientes de la dirección que ha supuesto este Gobierno, que se suponía un gobierno de lo social" pero que "ha supuesto un gobierno nacionalista, y de lo identitario, ya que no ha gobernado para el conjunto de todos los navarros".

Chivite ha remarcado que "no queremos que el nacionalismo vuelva a presidir el Gobierno de Navarra, porque cada vez que puede, aprovecha la situación para su construcción nacional y no se corta a la hora de utilizar políticamente el euskera, de imponerlo o de atentar contra la igualdad de oportunidades en el acceso a la función pública, o relegando los símbolos que nos son comunes a todos los navarros".

Ante esto, ha llamado a "ganar con votos para que ni el nacionalismo ni la derecha gobiernen esta comunidad". Y ha reiterado su apuesta por liderar el próximo Gobierno de Navarra con un "gobierno de progreso".

Chivite ha instado a convencer a la ciudadanía de que el PSN es "el mejor instrumento para una Navarra más social, más progresistas y, desde luego, no más nacionalista". Se ha mostrado convencida, además, de que la mayoría social navarra "no está en ningún bloque enfrentado, sino que quiere convivir en la diversidad y la pluralidad que nos caracteriza".

"Me niego a entrar en el juego de quienes utilizan irresponsablemente la política como instrumento para confrontar, dividir a la sociedad con discursos incendiarios, que alimentan los extremismos y los populismos", ha subrayado.

"Esto no va de que unos son los malos y otros son los buenos; esto va de un sistema democrático en el que hay diferentes alternativas y proyectos políticos", ha añadido Chivite que ha apuntado que "no vamos a consentir que se fracture a la sociedad para ganar un puñado de votos".

"UPN ES EL CABALLO DE TROYA DEL AUTOGOBIERNO DE NAVARRA"

La unión electoral entre UPN y Ciudadanos también ha sido mencionada este sábado por Geroa Bai, que ha afirmado que UPN “es el caballo de Troya del autogobierno de Navarra”. Según Koldo Martínez, portavoz parlamentario de la formación, “la propuesta de Javier Esparza de unirse en una candidatura junto a Ciudadanos, un partido claramente antiforalista, solo puede entenderse desde el miedo a las urnas y desde la pérdida de identidad de UPN, que antepone sus urgencias electorales a la defensa de Navarra”.

Martínez ha defendido que “Esparza usa la sigla de UPN como caballo de Troya para meter en el Parlamento navarro a quien no debía tener cabida más que por sufragio directo: el PP de Casado, que es el PP más contrario al autogobierno que hemos conocido en años; y Ciudadanos, cuyo respeto a los fueros y al convenio económico quedará firmado en papel mojado”.

Para el portavoz parlamentario de Geroa Bai, “la obsesión de Esparza por volver al gobierno está haciendo que un partido que nació con la defensa de la foralidad como bandera, esté derivando en un partido sin identidad propia, plegado a los intereses estatales, frente a los de Navarra”.

“Tras la foto de Colón, tras votar en el Senado en contra de transferir competencias pendientes, tras el acuerdo con el PP más centralista que hemos conocido en años, Esparza ha dado un paso más y urge a la unión con quienes se han mostrado claramente contrarios al Convenio Económico de Navarra, una de las piedras angulares de nuestro autogobierno. No sorprendería que lo siguiente sea la unión de UPN con Vox”, ha concluido Martínez.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite alerta de los pactos en Navarra: "Ni las derechas ni el nacionalismo garantizan más autogobierno"