POLÍTICA

El PSN anuncia un preacuerdo de gobierno en Navarra con el nacionalismo vasco y lo quiere firmar antes de San Fermín

María Chivite quiere llevar sus ansías de poder hasta el límite: un acuerdo manejado por el PNV y en el que los votos de Bildu serán determinantes. 

La secretaria general del PSN y candidata a presidir Navarra, María Chivite, dispuesta a ser la presidenta de Navarra bajo el control y la tutela del nacionalismo vasco y Bildu. EFE/Villar López
La secretaria general del PSN y candidata a presidir Navarra, María Chivite, dispuesta a ser la presidenta de Navarra bajo el control y la tutela del nacionalismo vasco y Bildu. EFE/Villar López  

María Chivite mantiene intactas sus ansías de poder a pesar de su derrota electoral. Su objetivo es llegar al Palacio de Navarra de la mano del PNV y con la necesidad de sumar los votos de los abertzales de Bildu

Representantes del PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, que se han reunido este jueves en el Parlamento de Navarra durante cuatro horas, esperan cerrar el viernes un preacuerdo para la formación de Gobierno en la Comunidad Foral, un día antes del Chupinazo de San Fermín. 

Chivite tiene sólo 11 parlamentarios de los 50 de la Cámara y consiguió la mitad de representantes que la fuerza más votada, Navarra Suma, con 20 escaños. Sólo su alianza con el PNV (Geroa Bai) y Podemos no basta para obtener la presidencia y necesitará los votos de los radicales de Bildu, que amenazan en Pamplona con más violencia en San Fermín tras perder la alcaldía

A pesar de que los socialistas ha pasado 4 años haciendo fuerte oposición al nacionalismo que busca la anexión de Navarra al País Vasco, María Chivite no ha dudado ahora en unirse a los que propugnan la desaparición de Navarra para intentar llegar al poder, en el último intento a la desesperada de los socialistas tras más de 25 años de fracasos electorales en Navarra, el último hace poco más de un mes. 

Los socialistas se han reunido este jueves con el PNV (9), Podemos (2) e IE (1) para cerrar los acuerdos alcanzados en las siete mesas sectoriales que han trabajado durante los últimos días: educación, cultura y deporte; igualdad, Navarra social y juventud; salud; política lingüística; empleo, programa económico y fiscalidad; regeneración, memoria democrática y función pública; y administración local, medio ambiente, sostenibilidad y energía verde.

Al término de la reunión, los portavoces de estos partidos han mostrado su satisfacción por el avance en las negociaciones, que esperan concluir este viernes, aunque en todo caso las cuatro fuerzas suman 23 de los 50 parlamentarios de la Cámara, por lo que la investidura de la socialista María Chivite precisaría de manera obligatoria con la abstención de EH Bildu.

A pesar de que Chivite dice que no se sentará con ellos, los abertzales reconocen que han encuentros discretos con los socialistas y a través de intermediarios, de manera que la dirigente socialista ha roto todas sus promesas de líneas rojas con Bildu, traicionando una vez más sus propuestas electorales. 

Hay que recordar que el PSN pidió a Bildu su voto para gobernar también Pamplona, demostrando así que los principios de los socialistas se pueden diluir a cambio de poder. 

El secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, quien se ha mostrado convencido de que este viernes se firmará el preacuerdo, ha explicado que se ha cerrado el trabajo de todas las mesas sectoriales excepto una, la de autogobierno, un tema que se debatirá este viernes.

También falta por concretar las "normas de funcionamiento" de los cuatro partidos durante la legislatura, por ejemplo en cuestiones como la presentación de iniciativas parlamentarias.

Alzórriz ha comentado que éste es "un avance muy importante que encamina definitivamente el acuerdo a 23 que quiere conformar un gobierno progresista, plural y feminista liderado por María Chivite" y ha subrayado que los socialistas están "contentos y esperanzados en que mañana finalizaremos ese acuerdo".

El dirigente del PSN, quien no ha concretado los temas en los que hay desacuerdos al no estar cerrado el pacto, ha apuntado que el preacuerdo deberá ser sometido después a la ratificación de las respectivas ejecutivas de los partidos.

Tras recordar que, cuando se negocia, "todos tienen que dejar cosas en el tintero en pro de la convivencia, de un acuerdo que beneficia a la ciudadanía navarra", Alzórriz ha señalado que también han llegado a acuerdos en relación al euskera.

"El Partido Socialista no está en contra de la lengua navarra, lo que queremos es llegar a un consenso para que el euskera no se utilice políticamente", ha dicho.

El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha mostrado su satisfacción por lo que "es para nosotros casi ya un preacuerdo definitivo que sienta las bases de un gobierno progresista, plural y estable para Navarra".

"Espero que mañana podamos decir que llevamos el preacuerdo en su globalidad a los órganos de Geroa Bai", ha indicado Martínez, quien ha mostrado su deseo de que, el día 6, "los Sanfermines nos reciban con este preacuerdo".

Por Podemos Navarra, Mikel Buil ha aseverado que en la reunión se ha llevado a cabo "un trabajo muy intenso, cordial" y "con lealtad" que ha culminado "en una mesa política en la que se ha tenido un buen tono en torno a las principales discrepancias".

Buil se ha mostrado contento por que Podemos ha logrado introducir "bastantes propuestas" en el texto que se está negociando.

Por su parte, Marisa de Simón, de I-E, ha insistido en que "lo más probable es que se llegue mañana a un preacuerdo de programa para este legislatura", que en su caso deberán ratificar las dos fuerzas de su coalición: IU y Batzarre.

Se trata, ha afirmado, de un "preacuerdo de programa de mínimos", que incluye "temas prioritarios" para I-E, que son los referidos a las políticas sociales.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PSN anuncia un preacuerdo de gobierno en Navarra con el nacionalismo vasco y lo quiere firmar antes de San Fermín