POLÍTICA

El Gobierno foral sigue apelando al fin del confinamiento sin controlar cuántos positivos están aislados en sus casas

La presidenta María Chivite elude responder a la problemática surgida con unos test rápidos defectuosos, incapaces de detectar si los pacientes han superado o no el virus.

Una persona con mascarilla pasa en Pamplona por delante de decenas de anuncios de eventos culturales, todos ellos cancelados a causa de la crisis del coronavirus. EFE/Villar López
Una persona con mascarilla pasa en Pamplona por delante de decenas de anuncios de eventos culturales, todos ellos cancelados a causa de la crisis del coronavirus. EFE/Villar López  

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha vuelto a emplear su rueda de prensa de los domingos para volver a anunciar a la ciudadanía navarra que su propósito es que la Comunidad foral salga lo más pronto posible del estado de alarma y de su correspondiente confinamiento.

En esta ocasión, Chivite ha indicado que, en la videoconferencia de los presidentes autonómicos con Pedro Sánchez, le ha dicho al jefe del Ejecutivo central que Navarra se encuentra "en condiciones de afrontar la desescalada".

Sin embargo, sus declaraciones contrastan enormemente con la situación que vive Navarra, a juzgar por las cifras que aporta el Gobierno foral y por la información que continúa ocultando la Administración liderada por el PSN.

Por un lado, esta afirmación de la presidenta del Ejecutivo foral ha coincidido con una jornada en la que la región ha registrado 15 fallecimientos por coronavirus, la sexta cifra más alta de muertes diarias por esta pandemia desde que comenzara a hacerse oficial en Navarra a finales de febrero.

Más aun, Chivite ha defendido en su conferencia de prensa que esta desescalada se debe hacer en base a los siguientes criterios: epidemiológico, capacidad del sistema sanitaria, la vigilancia del virus y el seguimiento, control en información de los casos de contagio.

Precisamente, para controlar de manera fehaciente cómo está la enfermedad en Navarra es imprescindible desarrollar pruebas de manera masiva a la población, sobre todo a los casos posibles de Covid-19 que se encuentran aislados en sus domicilios, unas 13.000 personas.

CIENTOS DE MILES DE TEST RÁPIDOS

Para llevar a cabo este control, desde el Ejecutivo central se envió a las comunidades autónomas cientos de miles de test rápidos, cuyo objetivo era el de complementar a las pruebas PCR para que los gobiernos regionales y, por añadido, el Ministerio de Sanidad tuvieran una imagen lo más real posible de las cifras de contagiados por coronavirus en cada región.

Sin embargo, estos test rápidos han resultado defectuosos y no sirven para detectar si las personas han pasado o no la enfermedad. Esta conclusión la están manejando en los centros de salud de Navarra, aunque el departamento que dirige Santos Induráin no ha querido salir a aclarar la situación y ofrecer a los medios de comunicación y a la sociedad la cifra de test que se han realizado entre la población.

Como se recuerda, la Comunidad foral ha recibido en varios envíos procedentes del Gobierno central más de 37.000 unidades de estos test rápidos, pero solo se han confirmado 143 casos positivos, unos números rídiculos si se tienen en cuenta esas decenas de miles de test disponibles.

Chivite, este mismo domingo, ha vuelto a eludir contestar a esa pregunta durante la rueda de prensa telemática, en una contestación en la que ha cargado en las espaldas de su consejera Induráin las explicaciones en materia sanitaria. Pero Induráin lleva sin intervenir en una conferencia de prensa desde el pasado martes.

ACELERAR EL DESCONFINAMIENTO EN NAVARRA

No es la primera vez que la presidenta socialista trata de acelerar la salida de Navarra del estado de alarma. Hace dos semanas, anunció que había pedido a Pedro Sánchez que la Comunidad foral se conviertiera en una de las primeras regiones en acabar con el confinamiento, siendo una "comunidad piloto". No obstante, pocas horas después, el Gobierno navarro tuvo que salir a desmentir sus propias palabras, exponiendo que lo que se había reclamado es que acogiera un estudio piloto de seroprevalencia del coronavirus.

Ahora, de nuevo, con una pandemia que se encuentra en Navarra sin controlar, al no saber con exactitud cuántas personas se han contagiado del virus, si lo han superado y cuántas víctimas reales ha provocado la enfermedad desde incluso antes de que se anunciara el primer caso positivo oficial, Chivite insiste en su propósito de que la Comunidad foral salga del confinamiento, con la consiguiente exposición al Covid-19 que sufrirán los ciudadanos navarros.

De hecho, en sus declaraciones de este domingo, la jefa del Ejecutivo navarro ha manifestado que, en las pruebas PCR, "Navarra tiene capacidad de crecer mucho, aunque hay que mejorar en capacidades tecnológicas para el rastreo y control de los casos y contactos".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno foral sigue apelando al fin del confinamiento sin controlar cuántos positivos están aislados en sus casas