ELECCIONES GENERALES 10-N

Chivite, ante el revés de las urnas, reconoce una "sensación agridulce" por la pérdida de un escaño

La presidenta de Navarra, aun así, ha defendido que "los españoles y los navarros quieren Pedro Sánchez sea el próximo presidente".

María Chivite hace balance de los resultados electorales del PSN en las elecciones del 10-N. IÑIGO ALZUGARAY
María Chivite hace balance de los resultados electorales del PSN en las elecciones del 10-N. IÑIGO ALZUGARAY  

La secretaria general del PSN, María Chivite, ha reconocido su "sensación agridulce" tras perder uno de sus dos diputados en Navarra pero considerar que los resultados dicen que "los navarros y los españoles quieren gobiernos socialistas".

Tras seguir el escrutinio y conocer los resultados reunida con parte de la Ejecutiva en otra estancia de la sede del PSN, Chivite ha comparecido ante los periodistas y militantes, quienes la han recibido con aplausos, más fuertes cuando ha dicho contundente: "Lo que han dicho los españoles y los navarros es que Pedro Sánchez sea el próximo presidente del Gobierno de España y por eso han dado una victoria clara al PSOE".

Y todo ello, ha dicho, "muy a pesar del señor Esparza, que sigue empeñado en su discurso del odio", ya que el PSOE "ha ganado por tercera vez consecutiva", gracias a unos electores que "quieren mayoritariamente un gobierno de progreso y plural para España y para Navarra".

Respecto a su "sensación agridulce", Chivite ha analizado que "el comportamiento del electorado nacionalista es el del voto útil", y por ello han perdido uno de los diputados del PSN en favor de EH Bildu.

También ha enviado Chivite un "mensaje de agradecimiento" a quienes han participado en esta jornada, como sus interventores y apoderados, que han ayudado "a que todo transcurriera con normalidad, a pesar de las inclemencias temporales". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite, ante el revés de las urnas, reconoce una "sensación agridulce" por la pérdida de un escaño