PREMIUM  POLÍTICA

Beloki (Bildu) contrató a los payasos abertzales dos días antes de dejar el cargo tras la derrota electoral de Asirón

Critican que lo hizo "sin seguir procedimiento legal alguno y para intentar beneficiar a una empresa privada y con un interés político evidente".

Maider Beloki (EH Bildu), durante la presentación del espectáculo de Pirritx, Porrotx eta Marimotots. IÑIGO ALZUGARAY
Maider Beloki (EH Bildu), durante la presentación del espectáculo de Pirritx, Porrotx eta Marimotots. IÑIGO ALZUGARAY  

El grupo municipal de Navarra Suma en el Ayuntamiento de Pamplona ha denunciado este sábado que “Maider Beloki (EH Bildu) firmó un contrato con Pirritx eta Porrotx sin seguir procedimiento legal alguno apenas dos días antes de abandonar su cargo de concejala de Cultura tras la derrota electoral de Joseba Asirón”.

Los regionalistas han explicado que el 12 de junio, cinco meses antes de la fecha de la actuación, y una vez ya celebradas las elecciones ganadas ampliamente por Enrique Maya, la edil firmó con Katxiporreta Koop un contrato “sin expediente alguno, sin informe de motivación, sin informe de la secretaría técnica, sin informe jurídico, sin retención de crédito previa, sin acto de adjudicación y sin utilizar el modelo de contratación del Ayuntamiento”.

Además, desde la coalición formada por UPN, PP y Ciudadanos han destacado que “la actuación contratada, protagonizada por dos exconcejales de la izquierda abertzale, no figuraba en la programación en euskera del consistorio, ni en la del Auditorio Baluarte, donde se supone que debía celebrarse”.

“Tampoco figuraba en la página web de los payasos, hasta que se les comunicó la anulación del contrato", por lo que Navarra Suma ha subrayado que "no puede sostenerse que se ha cancelado una actuación con la que contara alguien”.

Según ha resumido Navarra Suma, “Beloki firmó un contrato ilegal, por su cuenta y riesgo, al margen de los mecanismos habituales del área de Cultura y del personal implicado en la tramitación de estos expedientes, para intentar beneficiar a una empresa privada y con un interés político evidente”.

En este sentido, la formación ha recordado la trayectoria de este grupo, que ha participado en campañas relacionadas con los presos de ETA y ha organizado actividades radicalmente ideologizadas, como la preparada para los niños de una ikastola en Arbizu en la que comparaban la situación en Palestina con la del País Vasco y Navarra.

RECHAZO DE LAS VÍCTIMAS

Los colectivos de víctimas del terrorismo han mostrado en diversas ocasiones su rechazo a que las entidades públicas los contraten, debido a cuestiones como estas y al papel de una de sus componentes, Aurora Zulaika, que, siendo concejala de Lasarte por Euskal Herritarrok, se negó a condenar el asesinato del también concejal Froilán Elespe (PSE).

Por eso, Navarra Suma ha dejado claro este sábado que "no va a permitir que se continúe con un contrato ilegal y, mucho menos, que se atropelle la dignidad de las víctimas, como una vez más ha querido hacer Beloki”.

Asimismo, ha destacado “la desvergüenza de edil de Bildu, que, además de actuar en contra de la ley, pretende atacar ahora al equipo de Gobierno, cuando lo que debería hacer es reconocer su actuación contraria a toda norma administrativa”.

“Este hecho, además, pone de manifiesto la forma en la que Bildu ha gobernado Pamplona en los últimos cuatro años, con un desprecio absoluto a las leyes”, han criticado desde Navarra Suma.

Por último, el partido ha recordado que “Beloki inició su andadura como concejal de Cultura censurando una exposición de víctimas de ETA, por lo que recibió la lógica derrota judicial, la continuó expulsando a decenas de familias, al imponer el euskera en tres escuelas infantiles, y la ha acabado contratando ilegalmente a dos exconcejales de la izquierda abertzale, por lo que no tiene legitimidad para realizar crítica alguna”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Beloki (Bildu) contrató a los payasos abertzales dos días antes de dejar el cargo tras la derrota electoral de Asirón