PREMIUM  POLÍTICA

Los policías forales se organizan para responder a Barkos que no piensan colaborar con sus listas negras

Desde un sindicato se ha preparado una respuesta para todos aquellos agentes que estén en contra de las técnicas sectarias empleadas por el Gobierno en funciones.

Agentes de la Policía Foral, durante una intervención. POLICÍA FORAL
Agentes de la Policía Foral, durante una intervención. POLICÍA FORAL  

Los agentes de la Policía Foral ya se están organizando para oponerse a los planes sectarios del Gobierno en funciones de Uxue Barkos, que está obligando a varias plantillas de la Administración a que rellenen encuestas y contesten cartas, con el objetivo de disponer de listas negras de personas que no hablan euskera ni tienen intención de aprender un idioma que en Navarra tan solo habla el 6,7% de la población, según las últimas cifras oficiales.

Dentro del cuerpo policial autonómico, la primera andanada lingüística de la marca blanca del PNV que lidera el Ejecutivo foral llegó el 5 de junio, cuando mandaron una misiva a todos los agentes de los departamentos en los que se estudiaba el cambio de varias plazas de castellano a bilingüe.

Cada uno de esos cambios debía venir motivado por que el policía en cuestión aceptara voluntariamente que su plaza pasase a conllevar también el euskera. Y en el caso de que no supiera un idioma minoritario en Navarra, que aceptaba recibir formación.

Una vez finalizado el plazo dado (el 10 de junio, esto es, dos días hábiles, ya que el 8 y el 9 eran fin de semana), Barkos se encontró con que prácticamente nadie había contestado a la carta, aunque era obvio que esta pretendía confeccionar listas negras de trabajadores públicos que no aceptaran aprender euskera.

Este hecho se demostró con la nueva incursión del Ejecutivo de Barkos, que ahora da de plazo hasta el próximo 1 de julio para que los agentes acepten colaborar con la elaboración de estas listas negras del nacionalismo vasco en la Comunidad foral. Se ha dado, además, un paso más allá en el sectarismo del Gobierno de Navarra, que a través del departamento de Interior dirigido por María José Beaumont, afín a EH Bildu, ha exigido a los mandos de la Policía Foral que detallen en un informe las personas que no cumplimenten el formulario y la razón por la que no lo hagan.

Ante esta nueva afrenta nacionalista, se multiplicaron las protestas, críticas y denuncias de varios sindicatos. Debido a la preocupación de los agentes frente a las técnicas desarrolladas por el Ejecutivo de Barkos para amedrentarlos y que acepten apoyar la elaboración de estas listas negras, los policías se están organizando y los sindicatos han elaborado una respuesta tipo que los empleados públicos pueden utilizar para evitar caer en la trampa del nacionalismo vasco afincado en Navarra.

RECURSO DE LA LEY FORAL

Aparte de que desde el CSIF/SPF se va a recurrir la Orden Foral 69/2019 que, según estas organizaciones, amparan las instrucciones que se están señalando desde el departamento de Interior, estiman que "no se puede obligar ni exigir a nadie que rellenen ni firmen ningún documento, máxime en un plazo tan breve de tiempo y en el que hay compañeros que se encuentran de vacaciones".

Una vez recibidas las consultas y quejas de los policías, el sindicato elaboró una respuesta en el caso de quien se encuentre en desacuerdo con el contenido de la misiva enviada desde la Administración.

“Yo, (nombre y apellidos), funcionario de la Policía Foral de Navarra, señalo que en ningún caso se me ha informado correctamente ni notificado de un modo oficial acerca de la posibilidad de que se le pueda asignar perfil lingüístico a la plaza que ocupo actualmente. Asimismo, manifiesto que en modo alguno se han justificado por parte de la jefatura los motivos por los cuales, la plaza que ocupo tenga que tener un perfil lingüístico diferente al que tiene en la actualidad. No obstante, y en cualquier caso, mediante este escrito quiero dejar constancia expresa mi total oposición a ese cambio de asignación de perfil lingüístico de la plaza que ocupo”.

La Policía Foral no es el único departamento en el que el Gobierno en funciones de Uxue Barkos está tratando de confeccionar estas listas negras relacionadas con el euskera antes de que la representante de la franquicia del PNV en Navarra salga del Palacio de Navarra después de ser desalojado con claridad su cuatripartito por las urnas de mayo y la voluntad de la ciudadanía navarra.

ENCUESTAS EN EL SERVICIO NAVARRO DE SALUD

En el Servicio Navarro de Salud, se implantó una encuesta online, en la que los trabajadores debían escribir su nombre, apellidos y puesto, un hecho que corrobora que la meta era la elaboración de otra lista negra, ya que, como es obvio, de haber sido un mero estudio acerca del uso del euskera, estos datos no se hubieran solicitado.

En ese sondeo, los empleados públicos debían indicar qué conocimiento del euskera tenían. Además, se daba por hecho que, de no tenerlos, esos trabajadores reclamarían una formación específica para adquirirlos.

A pesar de resultar evidente cuál era su verdadero propósito, el Gobierno en funciones de Barkos especificó que se trataba de "diseñar un plan que pretende responder a los derechos de la ciudadanía a relacionarse en euskera con la Administración y a las necesidades del personal en materia lingüística". Un cinismo solo al alcance de quien en campaña afirma defender los intereses de Navarra, ocultando que sigue al pie de la letra las directrices que le llegan desde la sede de su formación en Bilbao.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los policías forales se organizan para responder a Barkos que no piensan colaborar con sus listas negras