• martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:22

 

 
 

POLÍTICA

El Gobierno Barkos publica el pliego de un concurso con el nombre de la posible empresa adjudicataria

Uxue Barkos, presidenta de Navarra, y Miguel Laparra, vicepresidente de Derechos Sociales, a su llegada al Parlamento (2). IÑIGO ALZUGARAY
Uxue Barkos, presidenta de Navarra, y Miguel Laparra, vicepresidente de Derechos Sociales, a su llegada al Parlamento. IÑIGO ALZUGARAY

Más de 100.000 euros a dedo. Esta parece ser la intención de una nueva corruptela dentro del Gobierno de Uxue Barkos (Geroa Bai), que mantiene abierto todavía un concurso público con el nombre de una de las posibles empresas adjudicatarias mencionada en el pliego de condiciones con los servicios que prestaría. 

Todo hace pensar que se trata de unas condiciones redactadas a la carta por la propia adjudicataria y que el Gobierno foral transcribió tal cual en el pliego de condiciones publicado en el portal de contrataciones. La publicación original tuvo lugar el 17 de abril de 2018. 

Días más tarde, este pasado miércoles 2 de mayo, al al percatarse del gravísimo error que certifica que todo es un engaño, el Gobierno de Navarra publicó una "aclaración" sobre la licitación en la que se había eliminado ya el nombre de la posible adjudicataria, Berriztu. 

Berriztu es una asociación del País Vasco con sede en Vizcaya que busca ahora implantarse todavía más en Navarra con este servicio, aunque ya trabaja en algunos asuntos en la Comunidad foral, como el servicio sobre las medidas impuestas por los juzgados a menores. 

El caso en cuestión y por el que se podrían adjudicar hasta 119.000 euros de dinero público incluyendo las prórrogas, es una licitación del departamento de Derechos Sociales que dirige el vicepresidente del Gobierno de Navarra, Miguel Laparra. 

El objeto exacto es para el "contrato de asistencia técnica para la gestión de 16 plazas mixtas de Centro de Día", un servicio que el Gobierno Barkos quiere poner en marcha en la Comunidad foral y para el que solicita dos años de experiencia. 

Esta experiencia obligatoria y que se exige en el contrato sería complicada al tratarse de un servicio nuevo, pero que la asociación vasca Berriztu ya podría conocer gracias a sus trabajos con el Gobierno vasco. 

En concreto, en el pliego de cláusulas técnicas particulares del contrato, en el apartado 12.2 dedicado a los recursos, mobiliario y equipamiento se dice textualmente: 

"Recursos específicos que la Asociación Educativa Berriztu aporta para el adecuado funcionamiento del centro de Día". 

A partir de aquí se desglosan los recursos que, al parecer, Berriztu ya le habría facilitado al Gobierno de Navarra para poder incluir en el pliego de condiciones y poder ganar así el concurso de una manera sencilla y clara: 1 furgoneta, equipos informáticos, impresoras, etc. 

Se trata de una evidente muestra de contrato o licitación redactado por el futuro beneficiado, que tras desvelarse el engaño el Gobierno de Uxue Barkos ha tratado de tapar con la siguiente redacción en el mismo apartado del contrato: 

"Recursos específicos a implementar por la entidad licitante, para el adecuado funcionamiento del centro de Día". 

El vicepresidente Laparra ya ha tenido relación personal y directa con esta asociación Berriztu, pues en la actualidad se encarga de gestionar el Centro Educativo Aranguren en Ilundáin, donde los menores de Navarra cumplen las medidas judiciales de internamiento en régimen cerrado, semiabierto, abierto, terapéutico y permanencia de fin de semana.

En una visita al centro en abril de 2017, Laparra ya adelantaba que invertiría más en los programas de apoyo a los menores. Ahora, con esta licitación a la carta para una asociación en concreto el responsable del departamento de Bienestar Social deberá dar explicaciones concretas sobre por qué una más que probable adjudicataria figura en el pliego de condiciones como si fuera a ser ya la ganadora del concurso. 

No es la primera vez que el Gobierno de Uxue Barkos se ve envuelto en feos y turbios asuntos de adjudicaciones. La propia presidenta calificó de "legal, ético y estético" que el estudio de arquitectura de su hermano, tal y como desveló en exclusiva este medio, fuera invitado específicamente a concursos públicos y resultara el adjudicatario de varios contratos por delante de otros profesionales. 

"No es corrupción. No contratamos a hermanos, sino a excelentes profesionales", llegó a decir la presidenta sobre las sospechosas adjudicaciones a su hermano que cesaron tras hacerse públicas las informaciones de este periódico.

No hubo dimisiones ni nadie ofreció más explicaciones. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno Barkos publica el pliego de un concurso con el nombre de la posible empresa adjudicataria