PREMIUM  POLÍTICA

Joseba Asirón vuelve a enarbolar la ikurriña en Pamplona en una Korrika que apoya a asesinos y agresores

El alcalde de Pamplona ha recogido el testigo rodeado de carteles a favor de los presos terroristas y pancartas en honor a los condenados de Alsasua.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, recoge el testigo de la Korrika en la plaza del Ayuntamiento, rodeado de carteles a favor de los etarras asesinos. MIGUEL OSÉS
El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, recoge el testigo de la Korrika en la plaza del Ayuntamiento, rodeado de carteles a favor de los etarras asesinos. MIGUEL OSÉS  

La ciudad de Pamplona ha vuelto a ser víctima de una imagen deplorable, que atenta contra su capitalidad de una comunidad foral con régimen propio y cuyo alcalde ha vuelto a mostrar en público su apoyo a los violentos.

Por Pamplona ha discurrido este sábado la Korrika, el evento con el que sus organizadores, poniendo de burda excusa el impulso del euskera, reúnen en las calles carteles a favor de los presos de la banda asesina ETA, multitud de ikurriñas que representan sus ansias de que Navarra pierda su estatus y quede diluida dentro del País Vasco, y pancartas que muestran el respaldo de los asistentes a los agresores que en el 2016 apalearon brutalmente a dos guardias civiles por el mero hecho de pertenecer a una entidad que es diana habitual de su odio. También apalearon a sus parejas, en este caso por la razón de ser las novias de dos guardias civiles.

Estas dos acciones, tanto los centenares de asesinatos de ETA, que llevaron presos a los terroristas a los que la Korrika muestra su apoyo, como la paliza de Alsasua, han vuelto a ser este sábado la tónica habitual en el acto, en el que ha participado el regidor de EH Bildu.

Cartel a favor de los presos de la banda terrorista ETA durante la Korrika a su paso por el Casco Antiguo de la capital navarra. MIGUEL OSÉS

El alcalde nacionalista ha recogido el testigo de la carrera -una ikurriña- en el Casco Antiguo de la capital navarra, acompañado por miembros de su equipo de gobierno municipal, como Joxe Abaurrea -el edil que aún no ha condenado el asesinato de Tomás Caballero, concejal de UPN tiroteado por ETA y compañero de Abaurrea en el Ayuntamiento de Pamplona- o Maider Beloki -la concejala que atropelló a dos ancianos y que, pese a que la normativa exige que se le realizara un control de alcoholemia, no lo tuvo que hacer gracias a la agente de la Policía Municipal que acudió para atender el siniestro-.

No han sido los únicos en participar en el acto. La concejala Itziar Gómez, candidata a la alcadía de Pamplona por Geroa Bai, también ha recibido la ikurriña. Y junto a ella ha corrido a su vez Artiz Romeo, concejal de Bildu de Transparencia, Innovación y Política Lingüística, por lo que su participación en este evento presuntamente desarrollado para favorecer el euskera era obligatoria.

Itziar Gómez, candidata de Geroa Bai a la alcaldía de Pamplona, con la ikurriña en la mano durante la Korrika por el Casco Antiguo de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Patricia Perales ha completado la asistencia entera del quinteto municipal de EH Bildu en el consistorio pamplonés a una Korrika que se encuentra liderada, entre otros, por Xabi Gartzia, uno de los miembros de los abertzales de AEK que en el 2014 fue detenido por acosar e intimidar a los concejales de UPN durante la procesión de San Fermín.

Más violencia para cargar las tintas de un acto que no puede ocultar sus verdaderas intenciones y que, no obstante, consigue que partidos como el PSN lo apoyen, asegurando que "el euskera es patrimonio de toda Navarra". Que el testigo de la carrera sea la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca demuestra la inconsistencia de argumentar que el evento trata de apoyar algo navarro.

El pasado año, el Ayuntamiento de Pamplona regido por Asirón entregó 50.000 euros del presupuesto de la ciudad para financiar parte de los costes de este evento organizado por el nacionalismo vasco.

Joseba Asirón, con la ikurriña en la mano, apoyando los intentos del nacionalismo vasco por restar autonomía a Navarra. MIGUEL OSÉS

Este año, ha sido el propio Parlamento de Navarra el que ha invertido 2.500 euros de todos los navarros para patrocinar un kilómetro de la Korrika a su paso por Pamplona. Justo, además, cuando la carrera ha pasado este sábado por la tarde junto al Monumento a los Fueros, en otra gravísimo ataque a la autonomía foral, al hacer desfilar las ikurriñas y los carteles a favor de los asesinos y los agresores por el lugar que representa el régimen de Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Joseba Asirón vuelve a enarbolar la ikurriña en Pamplona en una Korrika que apoya a asesinos y agresores