PREMIUM  POLÍTICA

Una treintena de personas mayores diseña el espacio público de un pueblo navarro para lograr un urbanismo inclusivo

Estos vecinos participaron en un proyecto para analizar y proponer cambios en el entorno urbano de su municipio.

Una calle de la localidad navarra de Burgui. GOOGLE MAPS
Una calle de la localidad navarra de Burgui. GOOGLE MAPS  

El vicepresidente segundo del Gobierno de Navarra, José Mª Aierdi, y la alcaldesa de Burgui, Elena Calvo, han presentado esta mañana de sábado, durante un acto celebrado en la Casa Consistorial de esta localidad ante las personas mayores de pueblo, las conclusiones del proyecto Burgui Amable, un proceso participativo sobre el diseño del espacio urbano local visto desde la perspectiva del envejecimiento activo que se ha venido desarrollando durante los últimos ocho meses.

En este proceso, los propios habitantes de Burgui han realizado un análisis crítico, activo y propositivo de su entorno urbano: las calles y plazas de su localidad, sus recorridos y paseos, mobiliario y equipamientos urbanos, problemas de accesibilidad o seguridad que han encontrado en el espacio público o acceso a los servicios públicos, entre otros factores.

El proyecto Burgui Amable, enmarcado en la Estrategia de Envejecimiento Activo de Navarra 2017-2022, en su vertiente urbanística, parte de la iniciativa emprendida en su día desde la Dirección General de Ordenación del Territorio del Gobierno de Navarra para abrir procesos participativos, a pie de calle y en localidades del entorno rural de distintas zonas de la Comunidad foral, “desde un urbanismo diferente, más dinámico, social, inclusivo y que tenga en cuenta las necesidades e inquietudes de las personas que viven y comparten el espacio público y los espacios locales de convivencia”, en palabras del vicepresidente Aierdi.

La directora general de Ordenación del Territorio del Ejecutivo foral, Izaskun Abril, que ha acompañado en el acto al vicepresidente y que es quien lidera estos procesos urbanos participativos, ha entregado un ejemplar de la publicación Burgui Amable a los asistentes al encuentro, celebrado en el Ayuntamiento –fundamentalmente, la treintena de personas mayores que ha participado en este proyecto-.

Junto con el equipo de dinamización y la propia alcaldesa, Elena Calvo, ha explicado cómo se han elaborado los diagnósticos y conclusiones recogidos en esta publicación, que recoge las aportaciones de las sesiones celebradas durante los últimos meses, todas ellas realizadas en la calle y en los propios espacios públicos sobre los que el vecindario de Burgui ha reflexionado y debatido.

Autoridades participantes en la presentación del proyecto Burgui Amable. GOBIERNO DE NAVARRA

Tras la presentación, Aierdi y Abril, así como la alcaldesa, han compartido un encuentro distendido con los participantes en el proceso de Burgui Amable, a quienes han agradecido su activa implicación en el diseño de los espacios urbanos de su localidad y a quienes han animado “a seguir avanzando en la amabilización de vuestro pueblo, poniendo en el foco e identificando aquellos elementos del diseño urbano que interfieren en vuestro día a día y en el disfrute de vuestros entornos”.

NECESIDADES COTIDIANAS

El vicepresidente y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos ha destacado este proyecto como un ejemplo en el que “el llamado urbanismo táctico cobra su pleno sentido, cuando son precisamente quienes viven y comparten los espacios públicos los auténticos protagonistas de las intervenciones, de una manera inclusiva, y cuando estas actuaciones se adecuan a pie de calle, y nunca mejor dicho, a sus necesidades concretas e inquietudes, recuperando además esa tradición del auzolan tan arraigada en nuestros pueblos”.

Los procesos urbanos participativos iniciados el pasado año por el Gobierno de Navarra persiguen “detectar de manera dinámica y lúdica las necesidades cotidianas de las personas mayores para generar unas líneas de acción que sirvan de hoja de ruta hacia la amabilización del espacio público de la localidad y funcionen como un instrumento de gestión urbana”. Este diagnóstico es un primer paso y una pauta para posteriores actuaciones o intervenciones en el diseño de los espacios públicos.

En el caso concreto de Burgui, algunas de las conclusiones derivadas de este diagnóstico urbano participativo incluyen medidas propuestas por las propias personas mayores, como la mejora de los pavimentos y recorridos peatonales para garantizar su plena accesibilidad, la limitación del tráfico rodado, la iluminación y vegetación de los espacios para generar sombras, la colocación estratégica de bancos adaptados y ergonómicos, o elementos con función de mesa para generar puntos de socialización, asistencia en la compra diaria o limpieza del hogar o la accesibilidad a edificios públicos y servicios, entre otras.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una treintena de personas mayores diseña el espacio público de un pueblo navarro para lograr un urbanismo inclusivo