PREMIUM  POLÍTICA

Nuevo pago del PSN al independentismo vasco: permite que la ikurriña ondee en el chupinazo de Viana

La concejala de Bildu, partido gracias al que los socialistas dirigen el Ayuntamiento, ha salido al balcón y ha colgado la enseña de la Comunidad Autónoma Vasca.

La ikurriña en el balcón del Ayuntamiento de Viana, junto a una imagen de la constitución del ayuntamiento, con la alcaldesa socialista Yolanda González.
La ikurriña en el balcón del Ayuntamiento de Viana, junto a una imagen de la constitución del ayuntamiento, con la alcaldesa socialista Yolanda González.  

Continúan los pagos por parte del PSN a los herederos de Batasuna. Y llegan en forma de sometimiento a las imposiciones sectarias de los independentistas vascos en Navarra. Y llegan en silencio, dejando hacer. Permitiendo que los radicales impongan la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca en el inicio de las fiestas patronales de Viana, una localidad que los socialistas gobiernan gracias a un acuerdo tomado entre bambalinas con EH Bildu.

A las 13 horas de este domingo se ha lanzado el Chupinazo para dar inicio a las fiestas patronales de la Magdalena y Santiago, y en la plaza de los fueros se han congregado cientos de vianeses vestidos de blanco y rojo. Han mirado hacia lo alto del Ayuntamiento y han visto en sus mástiles las banderas oficiales: la del municipio, la de Navarra, la de España y la de Europa. Pero durante diez minutos, una enseña ajena a los símbolos que representan a todos los navarros se ha desplegado también desde el balcón del consistorio.

La concejala María Irantzu Antoñana, la única que consiguió Bildu en las pasadas elecciones de mayo, ha salido al balcón con la ikurriña y, con el permiso silencioso y cómplice de la alcaldesa del PSN, Yolanda González, ha colgado la bandera vasca en la parte frontal del edificio.

Los socialistas no le han recriminado su acción, dado que están gobernando Viana gracias a su voto. De hecho, impidieron gobernar al ganador de los comicios, Navarra Suma, que fue la lista más votada al lograr cinco ediles. El PSN, en cambio, cosechó tres, aunque retuvo la alcaldía con el apoyo del nacionalismo vasco de la franquicia del PNV en la Comunidad foral (Geroa Bai, con 1 concejal), del populismo (Cambiemos Viana, con 1 concejal) y del independentismo vasco (Bildu, con 1 concejal).

El pacto se fraguó en secreto, ya que los socialistas no podían permitir que se hiciera pública una alianza con Bildu mientras en el ámbito del Gobierno de Navarra se negociaba un acuerdo para que la candidata del PSN, María Chivite, llegara al Palacio de Navarra. Pero si llega, lo hará también con el beneplácito de Bildu. Con su respaldo en forma de abstención y con un precio que pagar.

Los vecinos de Viana ya han pagado el primer peaje este domingo en el inicio de sus fiestas, en el que ha estado presente el candidato de Navarra Suma al Ejecutivo foral, Javier Esparza, que ya ha anunciado que denunciará lo ocurrido. Como en otras ocasiones en la que el nacionalismo vasco ha impuesto la ikurriña en Navarra, la Justicia terminará condenando al consistorio, y la multa la habrán de pagar todos los vianeses.

"LA NORMALIZACIÓN DEL EUSKERA"

La injerencia de Bildu en el Ayuntamiento de Viana no parará aquí. En el propio programa de las fiestas de la Magdalena y Santiago, María Irantzu Antoñana ya avisa de que las intenciones de los abertzales son ampliar sus influencias, sobre todo en la juventud de la localidad. "Queremos hacer campaña de sensibilización en las aulas y avanzar en la normalización del euskera en todos los ámbitos y para todas las edades".

El sentir de buena parte de la ciudadanía del municipio ante la estrategia del PSN ya quedó claro durante la sesión de investidura de Yolanda González el pasado 15 de junio. La componente más joven de la mesa, Sara Ojanguren, se negó a entregar la vara de mando a la regidora, al considerar que la había conseguido traicionando a Navarra. "El pueblo de Viana no te la ha dado -le inquirió-. Vas a pagar un precio, que es traicionar nuestra historia como navarros y nuestra bandera".

En poco más de un mes, el precio por la traición se ha comenzado a saldar. La ikurriña ha sido desplegada en el balcón del Ayuntamiento con la connivencia del socialismo navarro. El mismo que también quiere vender el Palacio de Navarra al independentismo vasco.

No es la primera ocasión en la que, después de las urnas de mayo, los nacionalistas vascos tratan de imponer la enseña de la comunidad vecina en los balcones navarros. En Pamplona, concejales de la marca del PNV en Navarra y de EH Bildu se enfrentaron a base de mordiscos y patadas contra agentes de la Policía Municipal de Pamplona que les impidieron que se burlaran de la ley.

LOS VOTOS DE BILDU

En la capital navarra, la coalición formada por UPN, Ciudadanos y PP se alzó con la alcaldía tras vencer en las urnas, aunque el socialismo, de la mano de Maite Esporrín (la misma que festejó los resultados de las elecciones con un "¡Agur, Asirón!), trató hasta el último momento de que los abertzales apoyaran su candidatura.

Al no conseguirlo, el PSN (con 5 ediles) culpó a Bildu (7 concejales) de que Pamplona vaya a estar gobernada esta legislatura por Navarra Suma (13 ediles, a uno solo de la mayoría absoluta). Sin embargo, volvió a insistir en que desde la formación socialista ni siquiera se llevó a cabo un diálogo con los independentistas vascos. Simplemente, se les reclamó que apoyaran al PSN gratis et amore. La misma estrategia que están protagonizando a nivel regional, donde solicitan a Bildu que les permita gobernar sin ni siquiera sentarse a hablar con ellos ni hacerles partícipes de su acuerdo programático con el resto de sus socios.

Pero Bildu no regala sus votos. Se ha demostrado este domingo en Viana, con la ikurriña ondeando en el balcón del consistorio. Y se demostrará también en Navarra si finalmente Chivite accede a la presidencia maniatada por el independentismo vasco.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nuevo pago del PSN al independentismo vasco: permite que la ikurriña ondee en el chupinazo de Viana