PREMIUM  POLÍTICA

El Ayuntamiento de Cirauqui cuelga la ikurriña en el balcón de la casa consistorial en el inicio de sus fiestas

El consistorio liderado por Julio Laita Zabalza (C.A.I.) permitió que la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca ondeara junto con la de Navarra y la de España.

Ikurriña en uno de los balcones del Ayuntamiento de Cirauqui. CEDIDA
Ikurriña en uno de los balcones del Ayuntamiento de Cirauqui. CEDIDA  

Cirauqui dio comienzo este viernes a sus fiestas patronales en honor a la Santa Cruz con una bandera ajena ondeando en uno de los cinco balcones del Ayuntamiento de la localidad.

Junto a las reglamentarias enseñas de España y de Navarra, el consistorio autorizó que la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca también acompañara a las otras dos en el inicio de las celebraciones festivas.

El Ayuntamiento monocolor que salió de las pasadas elecciones locales de mayo (solo se presentó una lista, Candidatura Asamblearia Independiente) está regido por Julio Laita Zabalza, que, aunque en los últimos años ejerció la vicepresidencia en la Mancomunidad de Valdizarbe, ya había pertenecido a la corporación municipal de Cirauqui en anteriores legislaturas.

La encargada de prender la mecha del cohete anunciador de las fiestas fue Irati San Martín, una vecina del municipio de 19 años, que recibió este honor por sus méritos deportivos en el ámbito de la gimnasia rítmica.

Como se recuerda, aunque el cuatripartito dirigido por Uxue Barkos derogó la Ley de Símbolos con el objetivo de que algunos consistorios de Navarra dirigidos por la izquierda abertzale y el nacionalismo vasco pudieran hacer ondear la ikurriña, la realidad es que no está amparada en la legalidad vigente la exhibición de la bandera de una comunidad diferente a la de Navarra.

Por ley, las únicas que pueden colgar en el balcón del consistorio son las de España, la de la Comunidad foral, la de la Unión Europea y la del municipio en cuestión. De hecho, las actuaciones de alcaldes eludiendo el ordenamiento jurídico han provocado sentencias en diversos municipios de Navarra, como Ayegui, Berriozar, Burlada, Estella, Echarri Aranaz, Barañáin, Tafalla, Villava, Irurzun, Vera de Bidasoa y Olazagutía, sin olvidar Pamplona, donde el clima de sectarismo e imposiciones del anterior regidor, Joseba Asirón, obligó a los pamploneses a costear con los fondos municipales las condenas por su afán de dar cabida al nacionalismo vasco en Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Ayuntamiento de Cirauqui cuelga la ikurriña en el balcón de la casa consistorial en el inicio de sus fiestas