PREMIUM  POLÍTICA

Huarte, en el centro de la disputa nacional: Rivera acusa a Sánchez de "entregar la alcaldía a Bildu"

El secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, continúa defendiendo que el PSN no tiene un pacto con Bildu, pese a las evidencias que dicen lo contrario.

Montaje de Pedro Sánchez y Albert Rivera, con el ayuntamiento de Huarte en el fondo
Montaje de Pedro Sánchez y Albert Rivera, con el ayuntamiento de Huarte en el fondo  

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha acusado este lunes al jefe del Ejecutivo y líder del PSOE, Pedro Sánchez, de "entregar la alcaldía de Huarte a Bildu, tal y como Bildu le exigió que hiciera para darle a cambio la presidencia de Navarra".

En un mensaje publicado en su perfil de Twitter, Albert Rivera ha añadido que "estos pactos del PSOE con Otegi son una vergüenza y una humillación a la democracia española".

Tras las pasadas elecciones, la única concejala socialista en el Ayuntamiento de Huarte, Amparo López, fue elegida alcaldesa de la localidad con el apoyo de Navarra Suma y el Grupo Independiente de Huarte (GIH), pero, posteriormente, dimitió para pasar a formar parte del nuevo Gobierno de Navarra. El PSN todavía no ha sustituido a la concejala socialista, por lo que EH Bildu recuperará este martes la alcaldía, al ser lista más votada de las pasadas elecciones.

Por su parte, el secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, ha proseguido con su campaña de negar las evidencias y tratar de camuflar los pagos que tendrá que hacer el socialismo a la izquierda abertzale, a cambio de que esta posibilitara que Chivite accediera al Palacio de Navarra.

Alzórriz ha vuelto a afirmar este lunes que el PSN no tiene un pacto con Bildu para ceder la alcaldía de Huarte a la formación abertzale, y ha defendido que, tras una situación "anómala desde el principio" en este municipio, el escenario "se tiene que normalizar y tranquilizar".

La situación anómala a la que se refiere será sin duda las exigencias que la líder de EH Bildu en Navarra, Bakartxo Ruiz, le impuso al PSN en la investidura de Chivite, una de las cuales era que los herederos de Batasuna recuperaran el poder perdido en Huarte.

"MONEDA DE CAMBIO"

Alzórriz ha señalado que el PSN no tiene "un pacto con nadie". "Tenemos unas situación complicada que se ha dado en Huarte, y la solucionaremos en el menor tiempo posible", ha remarcado, para indicar después que si esta alcaldía hubiera sido "moneda de cambio" entre el PSN y EH Bildu para la formación del Gobierno en Navarra, "seguramente los siete parlamentarios de EH Bildu hubieran votado a una presidenta socialista, pero no es así; ni ha habido pacto antes ni lo hay ahora".

Esta afirmación, no obstante, carece de sensatez, ya que el pacto al que se habría llegado entre el PSN y Bildu, con el PNV como interlocutor (fue Geroa Bai quien trasladó al PSN la imposición de que Bildu tenía que estar presente en la mesa del Parlamento de Navarra, como así terminó sucediendo), sería a cambio de la abstención de los que aún no han condenado el terrorismo de ETA. Una abstención completamente necesaria para que Chivite ostente ahora mismo el cargo de presidenta del Ejecutivo foral.

Alzórriz ha expuesto que el PSN ha intentado "poner un sustituto" del PSN en el consistorio de Huarte para este mismo martes, "pero por un lado las fechas son complicadas, hay mucha gente de vacaciones, y por otro lado las circunstancias de Huarte y el conflicto que se ha creado a raíz de toda la polémica política que hay hacen que haya gente que se eche para atrás, porque no quiere entrar dentro de un conflicto permanente".

Con estas declaraciones, ha dejado entrever que lo ocurrido podría ser que de toda la lista electoral que el PSN presentó en Huarte, llena de independientes, nadie haya querido ser la cara visible del primer pago del socialismo navarro a Bildu por los servicios prestados en la investidura de Chivite. El número dos de esa lista, Manuel Sánchez, renunció a asumir la concejalía dejada por López alegando "motivos personales", según alegó Alzórriz.

"CAMBIE LA VIDA DEL PUEBLO"

"Aquí lo que hacemos es política, la mejora de la vida de la ciudadanía, fundamentalmente en los pueblos. Que nadie se preocupe, que el PSN pondrá a una persona que cumpla con esos requisitos de querer aportar a la sociedad y la ciudadanía de Huarte lo mejor para que se cambie la vida en el pueblo y tenga las mejores condiciones de vida", ha asegurado.

El dirigente socialista ha añadido que, para encontrar sustituto a la dimitida concejala socialista, "evidentemente ha habido una serie de personas que nos han dicho que quieren renunciar, pero también es cierto que están en período vacacional". "Vamos a presentar la renuncia del número dos de la lista hoy mismo (lunes) y se abre un período de buscar a la persona correspondiente y que vaya a llevar el nombre del PSN en la localidad", ha asegurado.

Este movimiento responde a la estrategia que está llevando a cabo el PSN para tratar de camuflar las compensaciones que ha de entregar a EH Bildu para pagar su participación en el Parlamento foral durante la elección de Chivite. Una estrategia que ha pasado de las meras abstenciones a incluso no participar en el pleno de Huarte, para así tratar de deslizar a la ciudadanía navarra que el socialismo navarro nada tiene que ver con que Bildu recupere el poder en Huarte y pueda continuar con la imposición de su agenda sectaria y próxima al independentismo vasco.

En referencia a las críticas de la oposición, Alzórriz ha remarcado que "es evidente que cuando les van bien dadas, por ejemplo en Pamplona, en Burlada, en Barañáin, en el Valle de Egüés o en Estella sale la lista más votada, no parece que haya mucha preocupación, pero cuando sale en Huarte, parece que es un conflicto y que hay algo detrás".

"CONFLICTO PERMANENTE"

De este modo, ha señalado que la situación del PSN en la localidad hay que entenderla "dentro de la normalidad de las circunstancias que han concurrido". "Creo que el período de tiempo para sustituir es un período corto después de la dimisión de la alcaldesa, la situación en Huarte ha sido anómala desde el principio y creo que se tiene que normalizar y tranquilizar, porque los vecinos de Huarte necesitan que la política se afiance para mejorar su vida en el día a día, en vez de estar permanentemente en conflicto", ha asegurado.

Alzórriz ha subrayado que "Huarte no puede ser un conflicto permanente, sino que tiene que ser un ayuntamiento que solucione los problemas de la gente", y ha concluído que el PSN va a ejercer su "influencia en numerosos ayuntamientos de esta comunidad donde el voto del PSN es fundamental".

Además de Ciudadanos, también el PP ha denunciado públicamente este lunes la realidad de lo que este martes sucederá en el pleno municipal de Huarte, cuando EH Bildu recupere el poder en la localidad. La vicesecretaria de Organización de los populares, Ana Beltrán, ha manifestado que el PSN realiza una "cesión" a EH Bildu en el Ayuntamiento de Huarte.

Beltrán, también presidenta del PP navarro, ha afirmado que esta "cesión confirma que existe un acuerdo oculto de María Chivite y Pedro Sánchez con Bildu", y que "la cesión de este ayuntamiento no es más que parte del precio que la formación socialista tiene que pagar a la izquierda abertzale a cambio de garantizar su apoyo al Gobierno de Navarra que ostenta la socialista María Chivite".

PRIMER PAGO A BILDU

Beltrán, en declaraciones a Onda Cero, ha considerado que "Sánchez demuestra con este tipo de actos su traición a Navarra", ya que, a su entender, "la negativa a tomar posesión del único concejal que tiene el PSOE en Huarte solamente se puede entender como un primer pago a Bildu para garantizar su apoyo al Gobierno foral, donde Chivite y sus socios, Podemos y Geroa Bai, están en minoría".

La dirigente popular ha destacado que en Huarte, "Bildu no solo no dispone de mayoría absoluta, 5 de 13 concejales, sino que, como quedó confirmado el pasado mes de junio, era posible una alternativa constitucionalista a través de la unión de los concejales de Navarra Suma, Grupo Independiente de Huarte y PSN". "Esta coalición fue posible el pasado mes de junio, cuando los dos primeros grupos cedieron incluso la alcaldía a la concejala socialista, que tan solo dos meses después, acabó dimitiendo de su puesto como alcaldesa. Ahora su sustituto ha decidido no tomar posesión con el fin de evitar problemas y ceder de paso a Bildu la máxima representación del municipio", ha criticado.

Para el PP, "esta es la política del avestruz, del no dar la cara y traicionar la confianza de la mayoría de ciudadanos de Huarte que decidieron dar su apoyo a alternativas no nacionalistas". "De esta manera, Bildu vuelve a una alcaldía en la que ya permaneció en la pasada legislatura y que se caracterizó por el oscurantismo y la actitud frentista contra los técnicos municipales. Entre otras cuestiones, la formación de la izquierda abertzale tiene ahora mismo 13 expedientes de reparo que serán auditados por la Cámara de Comptos a petición de Navarra Suma", ha subrayado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Huarte, en el centro de la disputa nacional: Rivera acusa a Sánchez de "entregar la alcaldía a Bildu"