PREMIUM  POLÍTICA

El Gobierno foral no descarta un solo tubo para la segunda fase del Canal de Navarra, que cifra en 143 millones

Ayerdi y Elizalde defienden la "responsabilidad" del Ejecutivo foral con esta infraestructura ante las críticas de la oposición.

Isabel Elizalde y Manu Ayerdi explican en comisión parlamentaria la situación actual de la construcción de la segunda fase del Canal de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
Isabel Elizalde y Manu Ayerdi explican en comisión parlamentaria la situación actual de la construcción de la segunda fase del Canal de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY  

El Gobierno de Navarra ha afirmado que la opción de un solo tubo para la segunda fase del Canal de Navarra, que "se había descartado por parte de la UTE" en el informe sobre alternativas, "no se puede descartar", ya que, tras los cálculos realizados por los técnicos del departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, el presupuesto de ejecución material "bajaría en 35 millones, de 178 a 143 millones de euros".

Así lo han detallado en una comisión parlamentaria el vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno foral, Manu Ayerdi, y la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, quienes han defendido que el Ejecutivo está actuando con "mucha responsabilidad" respecto a esta infraestructura.

En este sentido, Ayerdi ha asegurado que, de cara a la elección de la alternativa para llevar el agua a la Ribera, a través de un tubo o de dos, esta última opción en una o dos fases, el Gobierno foral mantendrá en el Consejo de Canasa una posición de "enorme responsabilidad y de compromiso" con el Canal de Navarra.

Sobre el estudio de alternativas para la segunda fase, Elizalde ha detallado que los servicios técnicos de su departamento han detectado "errores y discrepancias" que "pueden inducir a una toma de decisiones erróneas y que pueden afectar a la viabilidad de actuación".

Isabel Elizalde y Manu Ayerdi explican en comisión parlamentaria la situación actual de la construcción de la segunda fase del Canal de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY

Y ha hablado de "errores que afectan al coste final de cada una de las alternativas y también discrepancias en cuanto a los costes energéticos y cómo se han valorado los mismos; errores en cuanto al precio de las tuberías y una serie de cuestiones en cuanto a los análisis económicos que habría que considerar".

En este sentido, Elizalde ha detallado que el "principal" error en el estudio, "bastante grave", es que el presupuesto parcial de las tomas no está bien calculado para la alternativa de una tubería, que en principio estaba descartada por la UTE. Según ha indicado, se están presupuestando 41 millones para las tomas, cuando realmente "debería ser 4,1 millones". De este modo, "estaríamos hablando de un presupuesto de 141 millones de euros", no de 178 millones.

ERRORES EN LOS PRECIOS ESTIMADOS

Otro de los errores detectados, que todavía no ha sido confirmado por Canasa, está relacionado con los precios estimados de las tuberías en determinados tramos, que "no son coherentes".

Para los técnicos, si se aplicasen unos precios "coherentes, como se están aplicando en obras en otras infraestructuras", la alternativa de dos tubos en una sola fase, cifrada en 148 millones, se elevaría en 6 millones; en la segunda opción, echar el segundo tubo se incrementaría en 4 millones y la de un solo tubo, en 2 millones.

De este modo, la alternativa de llevar dos tubos en dos fases, primero uno y después el segundo, pasaría a costar 91 millones el primero, de los 85 presupuestados en un inicio; y 71 millones el segundo, frente a los 67 millones presupuestados. "Nos iríamos a 10 millones más", ha comentado la consejera Elizalde.

Además, la responsable del departamento de Desarrollo Rural ha planteado otras "discrepancias" respecto al estudio de la UTE sobre las alturas de elevación, el cálculo de eficiencia energética o sobre la baja en el precio de licitación.

"CONDICIONA LAS CONCLUSIONES"

Por su parte, el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, ha remarcado que la corrección de esos errores del estudio "condiciona las conclusiones", y ha señalado que si bien, como señala el trabajo realizado por la UTE, es "correcto descartar el canal a cielo abierto, no podemos descartar la opción de un solo tubo que tiene que estar en el análisis".

Además, Ayerdi ha considerado que "en líneas generales, los cálculos económicos que ha realizado la UTE son muy optimistas en lo que se refiere a los ingresos por consumo", y también ha cuestionado que en lo que se refiere a las tarifas, "también ha metido una única tarifa".

La consejera Isabel Elizalde, durante un momento de su intervención en la comisión celebrada en el Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY

Por todo esto, ha defendido que era necesario devolver el estudio a sus autores para su revisión, una visión compartida con el Gobierno del Estado, y ha avanzado que el siguiente paso será que la UTE presente el estudio "corregido y completado, a la mayor brevedad".

Según ha indicado, "cuando llegue a ese informe completo y corregido, nos enfrentaremos a la elección de la alternativa, con la vocación de encontrar con el mayor rigor la mejor solución para que se haga la continuidad del canal hasta la Ribera". Y ha asegurado que en la decisión influirá, aparte del informe de la UTE, el modelo de financiación, una cuestión sobre la que hay que reflexionar.

"ESFUERZO ÍMPROBO"

En el turno de los grupos parlamentarios, Unai Hualde, de Geroa Bai, solicitante de la comparecencia, ha defendido que "si algo no ha hecho el Gobierno del cambio es paralizar el Canal de Navarra, a pesar del mantra de la oposición". Y ha valorado el "esfuerzo ímprobo" realizado por el Ejecutivo por "culminar este proyecto de una manera razonable". "Analizar con rigor no es paralizar", ha argumentado.

Por contra, la parlamentaria de UPN Mari Carmen Segura ha afirmado que el tiempo les "ha dado la razón" y ha remarcado que, a tres meses del fin de la legislatura, "la ampliación de la primera fase está paralizada y no se ha iniciado la segunda fase". "Estaba claro que el Canal de Navarra no iba a avanzar", ha sostenido la regionalista, que ha defendido que la obra se realice en una sola vez para que el agua llegue a la Ribera cuanto antes.

Desde EH Bildu, Adolfo Araiz ha afirmado que "si no hay agua en la Ribera es porque UPN no ha querido, porque tuvo tiempo más que suficiente para hacer lo que tenía que haber hecho". Ha señalado que lo que más le preocupa es "la viabilidad económica financiera de la infraestructura", y ha puesto de manifiesto la importancia de cómo se va a financiar el proyecto.

En representación de Podemos-Orain Bai, Rubén Velasco ha considerado que en torno a este proyecto hay "muchas incertidumbres", y ha afirmado que "de la misma manera que nos pareció bien el estudio de alternativas, por favor estudien si va a haber agua, porque no se sabe". "No nos oponemos al canal, pero no tenemos dinero, no se sabe si va a haber agua y la rentabilidad es una quimera".

"UN FALLO DE PÁRBULOS"

La parlamentaria del PSN Conchi Ruiz ha considerado que el error en el cálculo de tomas de la alternativa de una tubería por "una coma, es un fallo de párbulos" y, sobre la segunda fase del Canal, ha lamentado que el Gobierno actúa "sin ninguna prisa para que vea la luz". "El campo en la Ribera tiene que seguir esperando para que los gobiernos se pongan de acuerdo", ha lamentado.

Desde el PPN, Javier García ha considerado que el Canal de Navarra está "abandonado por el Gobierno", y ha acusado al Ejecutivo de "buscar alternativas para paralizar" la infraestructura. "Es triste que la Ribera tenga una consejera que no defiende el canal, que lo critica y que busca cualquier argumento para ir en contra de esta obra vital", ha planteado.

Finalmente, Marisa de Simón, de Izquierda-Ezkerra, ha felicitado al Gobierno foral por el trabajo "impecable y riguroso" que ha realizado, y ha considerado que hay que "tirar de la oreja" a la UTE por un error de 37 millones sobre 41,5, un "error inadmisible". Además, ha criticado las intervenciones de los partidos de la oposición que "generan confusión y alarma con mentiras de las gordas".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno foral no descarta un solo tubo para la segunda fase del Canal de Navarra, que cifra en 143 millones