PREMIUM  POLÍTICA

El Gobierno del cuatripartito niega el desalojo y los okupas denuncian "un montón de irregularidades"

La consejera de Relaciones Ciudadanas asegura que la entrada de la Policía Foral sólo se debe a una "inspección" y no cierra la puerta a la vuelta de los okupas.

La consejera Ana Ollo atiende a los medios de comunicación para explicar la entrada de la Policía Foral en el gaztetxe okupa de Rozalejo. FOTOMONTAJE
La consejera Ana Ollo atiende a los medios de comunicación para explicar la entrada de la Policía Foral en el gaztetxe okupa de Rozalejo. FOTOMONTAJE  

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha afirmado que "no ha habido un desalojo" en el palacio Marqués de Rozalejo de Pamplona.

Asimismo, el Ejecutivo foral ha enviado un comunicado asegurando que ha podido constatar la existencia de riesgos en el Palacio del Marqués de Rozalejo, comprobando su "agravamiento".

La representante del Gobierno del cuatripartito ha insistido, sobre la posibilidad de que el edificio se precinte tras la "inspección" de los técnicos de Patrimonio, que una vez el Ejecutivo conozca los "informes técnicos" tomará "las decisiones oportunas".

La consejera ha explicado, en declaraciones a los periodistas, que el pasado mes de diciembre, a través de la Policía Foral, "llegaron informaciones de que se estaban haciendo obras dentro del edificio", por lo que, según ha dicho, se solicitó al juez permiso para que técnicos de Patrimonio entrasen a valorar esas obras "y si están provocando problemas de seguridad".

"Esto es lo que hoy se está produciendo", ha expuesto Ollo, quien ha asegurado que "no ha habido un desalojo, ya que cuando ha entrado la Policía Foral, que acompañaba a los técnicos, no había nadie dentro del edificio".

"Se está procediendo a la elaboración de esos informes de esas obras y las consecuencias que pueden tener para la seguridad del edificio o no", ha agregado.

Preguntada si, tras los informes, se precintará el edificio, la consejera ha señalado que "en este momento estamos a la espera de esos informes técnicos y a la espera del informe de la Policía Foral" y, tras ellos, "tomaremos las decisiones oportunas" ha vuelto a repetirse.

Asimismo, sobre las violentas protestas de los 'okupas' y los momentos de tensión que se están produciendo a lo largo de la mañana por la entrada al inmueble de la policía, Ollo ha señalado que la Policía Foral "está para que no haya disturbios en las calles" y ha incidido en la idea de que "no se ha producido un desalojo", como sostienen las personas que ocupan el edificio.

"Lo que se está haciendo es un informe técnico porque entendemos que la seguridad del edificio es primordial y preferente a la hora de otras decisiones", ha subrayado la consejera.

En este sentido, preguntada por si los jóvenes podrían volver a entrar al palacio Marqués de Rozalejo tras la inspección técnica, ha contestado que "vamos a esperar a esos informes técnicos". "Los técnicos están evaluando no sólo las obras que se han hecho, sino el estado de seguridad del edificio. A la vista de ello tomaremos las decisiones oportunas", ha zanjado.

Posteriormente, a través de un comunicado, el Gobierno de Navarra ha asegurado que ha podido constatar la existencia de riesgos en el Palacio del Marqués de Rozalejo, comprobando "su agravamiento".

ENGANCHES ILEGALES DE ELECTRICIDAD

En el informe emitido por los técnicos se indica que tras una primera inspección visual del edificio se observa que "persisten los mismos riesgos ya descritos de manera somera en el informe del servicio de Patrimonio de fecha 20 de agosto de 2018, constatando el agravamiento de los mismos".

Así, según indican, se constata que se realizan actividades de reunión, cine y bar dentro del edificio, en cuyo interior se han realizado obras. Igualmente se observa que se ha ampliado la instalación eléctrica y en ese sentido se detalla que "tiene un enganche ilegal en fachada que se ha realizado al trenzado de la compañía de distribución".

El enganche pasa por dos fusibles en fachada desde los que se acomete a cuadros sin protecciones diferenciales, según el informe que añade que la instalación eléctrica discurre "desordenada por todo el edificio, con secciones y empalmes inadecuados, sin entubar y accesibles a las personas".

Además, según señalan los técnicos, se constata la acumulación de enseres, productos inflamables como una bombona de butano y otros materiales.

En el inmueble hay "huecos en zonas abiertas y accesibles a las personas sin protección adecuada, con riesgo de caídas" y, según agregan, se constata la necesidad de completar apeos en puntos concretos del edificio no identificados en el informe del año pasado.

UNA DENUNCIA VECINAL ALERTÓ AL GOBIERNO

A finales del pasado mes de diciembre, el Ejecutivo tuvo conocimiento por información vecinal de que se escuchaban ruidos de obras en el interior del palacio, dato que se consideró "preocupante porque las obras podían poner en peligro a los ocupantes, causar daños en elementos protegidos del inmueble y/o provocar desperfectos en edificios colindantes".

Por ello, el día 2 de enero solicitó del Juzgado de Instrucción nº 4 de Pamplona, donde se sigue el juicio por delitos leves, una autorización judicial para la entrada en el edificio por agentes de la Policía Foral junto con técnicos designados por el Servicio de Patrimonio a fin de constatar la veracidad o no de dichas informaciones vecinales.

A través de un auto del juzgado, el 4 de enero se autorizaró el acceso al interior de Marqués de Rozalejo de agentes del Área de Investigación Criminal y de la División de Información de la Policía Foral junto con técnicos designados por el Servicio de Patrimonio al fin de la inspección solicitada.

La inspección busca adoptar las medidas que fueran precisas para eliminar o subsidiariamente disminuir dichos riesgos, disponiéndose en el auto que además el Gobierno de Navarra debía adoptar las prevenciones personales y materiales adecuadas para garantizar que las medidas que se ejecuten se mantengan en el tiempo.

Tras acceder este martes de madrugada al inmueble, sin que en él estuviese persona alguna, los técnicos han emitido un informe que ha sido presentado ya en el Juzgado de Instrucción nº 4 así como al alcalde del Ayuntamiento de Pamplona. Los técnicos continúan realizando una inspección más detallada del estado del inmueble, de cuyo resultado se dará cuenta así como de las oportunas actuaciones.

LOS OKUPAS DENUNCIAN UN "DESALOJO ENCUBIERTO"

Por su parte, la asamblea okupa del Gaztetxe Maravillas ha considerado la entrada de la Policía Foral en el palacio del Marqués de Rozalejo como "un desalojo encubierto con un montón de irregularidades jurídicas".

Así lo ha manifestado a Efe uno de sus portavoces, quien ha incidido en que si el objeto de la entrada de la policía en el inmueble okupado era realizar una inspección técnica como se ha dicho, los agentes deberían haberlo abandonado una vez hechas las comprobaciones pero "en lugar de ello han tomado el barrio y están vaciando el gaztetxe".

La semana pasada, según ha recordado, les llegó la información de que el Gobierno de Navarra había pedido una orden judicial para acceder al gaztetxe con técnicos de Patrimonio para comprobar si se habían llevado a cabo reformas estructurales.

En ese momento, según ha remarcado, "se les dio permiso para entrar a hacer una inspección, para ver si se han hecho obras de carácter estructural después de que un vecino anónimo denunciara que se estaban haciendo obras en su interior".

"UNA HORA MUY EXTRAÑA PARA HACER INSPECCIONES"

Y ha sido este martes a las cinco de la mañana, "una hora muy extraña para hacer inspecciones técnicas", ha subrayado, cuando "han montado un operativo policial desproporcionado por parte de la Policía foral y la Policía Nacional y han ocupado totalmente el barrio".

Han sido los vecinos del barrio quienes les han alertado de la presencia policial, puesto que en ese momento no había nadie en el interior del edificio público okupado por la fuerza desde hace más de un año.

Según ha indicado, en el mes de agosto cuando el gaztetxe fue desalojado, si bien horas después volvió a ser okupado, se realizó una inspección y un informe técnico y "desde entonces no ha habido ninguna obra, ni mucho menos de carácter estructural", ha asegurado.

Por eso, ha señalado que "en el momento de corroborar esto deberían haber salido del gaztetxe y desaparecer del barrio", pero "en lugar de ello han tomado el barrio y están vaciando el gaztetxe".

Al respecto, han comentado, que por lo que les están contando los vecinos, la policía ha retirado pancartas y ha sacado material del interior del inmueble, "algo que no deberían hacer puesto que el permiso que tienen es para comprobar si se han realizado obras".

Es por esto por lo que concluyen que "lejos de ser una inspección, está siendo un desalojo encubierto con un montón de irregularidades jurídicas".

La actuación policial ha dado lugar a protestas en las calles próximas y a cargas policiales, en las, que según denuncian, se han producido heridos, sin que por el momento tengan constancia de detenciones, pero sí de identificaciones. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno del cuatripartito niega el desalojo y los okupas denuncian "un montón de irregularidades"