PREMIUM  POLÍTICA

Banderas en descomposición: la imagen de la vergüenza que deja el cuatripartito en las instituciones

YDespués de abrir la puerta a la ikurriña, el Ejecutivo de Uxue Barkos insiste en su menosprecio a las banderas propias y oficiales de la Comunidad foral.

La bandera de España, hecha jirones y caída en el mástil en el edificio del Instituto de Salud Pública de Navarra, dependiente del Gobierno foral IMAGEN CEDIDA
La bandera de España, hecha jirones y caída en el mástil en el edificio del Instituto de Salud Pública de Navarra, dependiente del Gobierno foral IMAGEN CEDIDA  

El Gobierno cuatripartito de Navarra culmina su legislatura marcada por el viraje hacia el nacionalismo con una nueva demostración gráfica de su desprecio a los símbolos forales y nacionales.

Después de abrir la puerta a que la ikurriña pueda ondear en los edificios públicos de Navarra, el Ejecutivo de Uxue Barkos ha demostrado en sus acciones y políticas diarias el menosprecio a las banderas propias y oficiales de la Comunidad foral.

Uno de los últimos ejemplos de la desidia gubernamental hacia los símbolos de España y Navarra se encuentra en el deplorable estado en el que lucen las banderas oficiales en los edificios públicos, dependientes del Gobierno foral.

Coincidiendo con la corriente de políticas de corte nacionalista lanzada desde el Ejecutivo de Uxue Barkos, varias sedes de instituciones públicas han descuidado en los últimos años el estado de conservación de las banderas de Navarra, España y la Unión Europea que por ley deben ondear en sus mástiles.

Las imágenes se repiten hasta los últimos días de la legislatura, como demuestra el reciente ejemplo del Instituto de Salud pública de Navarra, ubicado en la calle Leyre de Pamplona.

Las banderas oficiales se encuentran raídas, hechas jirones y recogidas en los mástiles. Como demuestra la imagen que acompaña a esta noticia, especialmente sangrante es el caso del emblema nacional, caído sobre el mástil y con visibles daños materiales.

Paralelamente a esta desidia hacia los símbolos forales y nacionales, el Gobierno del cuatripartito ha centrado sus políticas en la imposición del euskera o el blanqueamiento del daño causado por el nacionalismo vasco a través de las décadas de terrorismo de la sanguinaria banda ETA.

Una imagen vale más que mil palabras y uno de los 'hitos' de la legislatura de Barkos traduce esta forma de gobernar: la derogación de la Ley de Símbolos de Navarra aprobada por Geroa Bai-PNV, Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra el 30 de marzo de 2017 para intentar permitir que la ikurriña pueda ondearse en los edificios públicos donde el resto de banderas propias y oficiales languidecen.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Banderas en descomposición: la imagen de la vergüenza que deja el cuatripartito en las instituciones