• lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 10:14

 

 
 

POLÍTICA

El Gobierno culpa a un "error de redacción" el expediente iniciado por Beaumont contra un policía foral

El departamento asegura que se actuó de oficio y que aunque la consejera hubiera ordenado abrir el expediente, "hubiese obrado correctamente".

La consejera María José Beaumont preside el homenaje a los policías forales jubilados en 2016 (04). IÑIGO ALZUGARAY
La consejera María José Beaumont preside el homenaje a los policías forales jubilados en 2016. IÑIGO ALZUGARAY

El Departamento de Interior del Gobierno de Navarra ha salido al paso este lunes tras la petición del cese de la consejera María José Beaumont por enviar al director general de Interior un correo electrónico que había recibido del sindicato LAB trasladando una queja por una intervención policial y que acabó en la apertura de un procedimiento disciplinario contra un agente que identificó a un sindicalista con antecedentes por pertenencia a la banda terrorista ETA.

El departamento salpicado por la polémica ha enviado un comunicado aclarando que su titular, María José Beaumont, "no ha iniciado ningún expediente sancionador" contra un agente de la Policía Foral tras la queja recibida por el trato a un miembro de LAB, ya que se ha actuado "de oficio y conforme a norma".

A juicio del Departamento, "la única confusión procede de un error de redacción en el expediente que da a entender que el mismo se inicia por iniciativa de la consejera, cuando no es así", ya que "la consejera recibió la queja pero no inició el expediente", un error que aseguran que demuestra el análisis de la documentación obrante en el expediente.

"Pero incluso aunque hubiera sido la consejera quien hubiera remitido el correo al director general de Interior para iniciar el expediente -que no lo hizo, reitera el Departamento- hubiese obrado correctamente al cumplir con las obligaciones legalmente establecidas", añaden las mismas fuentes.

EL TRASLADO DE LA QUEJA LO REALIZÓ POR EL DIRECTO GENERAL DE INTERIOR

Así lo ha señalado el Ejecutivo foral en una nota, en la que se refiere al expediente iniciado en el seno del cuerpo tras un correo remitido el pasado 27 de septiembre por un representante de LAB en el que se traslada una queja por un incidente ocurrido esa misma mañana entre varios miembros del sindicato y agentes de la Policía Foral frente al Palacio de Navarra.

El Departamento ha precisado que tras recibir dicha queja, fue el director General de Interior, "y no la consejera", quien da traslado de la misma al Jefe de la Policía Foral, actuando de acuerdo con lo dispuesto en la Ley Foral de Policías de Navarra en materia de quejas y denuncias, y tal y como se recoge en la Carta de Servicios del Cuerpo de Policía Foral.

Según detalla el Departamento, el Jefe de Policía, siguiendo lo dispuesto en la citada normativa, ordenó la "apertura de una investigación interna para conocer los hechos y comprobar si son o no constitutivos de falta disciplinaria".

SE ACTUÓ CONFORME AL ORDENAMIENTO JURÍDICO

Posteriormente, la Brigada de Régimen Interno, unidad encargada de investigar lo sucedido y "que trabaja con absoluta independencia en sus indagaciones", señala el Departamento, realizó un informe de 38 páginas, con fecha de 25 de octubre de 2017, en el que analizaba toda la información relativa al caso, incluyendo el visionado de las imágenes captadas por las cámaras de seguridad y concluyendo que la conducta denunciada "se había producido", en referencia a un "manotazo" propinado por el agente al sindicalista.

El Departamento recuerda, en definitiva, que en este caso se ha actuado, "como en otras ocasiones, conforme al ordenamiento jurídico", "esto es, se produce una denuncia en forma, una investigación interna y, tras ella y su resultado, se incoa un expediente disciplinario sin resolver a día de hoy".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno culpa a un "error de redacción" el expediente iniciado por Beaumont contra un policía foral