POLÍTICA

El Gobierno crea su propia oficina "anticorrupción" de control de sí mismo

Beaumont nombra a Iulen Urbiola Loiarte, hasta la fecha secretario de Baztan, ninguneando así las funciones de Comptos. 

Aramburu, Ollo y Beaumont en el Parlamento de Navarra.
Aramburu, Ollo y Beaumont en el Parlamento de Navarra.  

El Gobierno prosigue con su toma de decisiones anunciadas en los primeros meses de andadura. La consejera de Interior, anunció hace semanas que montaría su propia oficina anticorrupción, ninguneando así la función de la Cámara de Comptos, el máximo órgano fiscalizador e independiente de Navarra. 

Una oficina anticorrupción para vigilarse a sí mismo pero, en el fondo, para tratar de revisar asuntos de anteriores Gobiernos, funciones de control que ya ha desempeñado la Cámara de Comptos. 

Hoy mismo ha nombrado al hasta ahora secretario de Baztan, Iulen Urbiola Loiarte, como responsable coordinador de Buenas Prácticas y Anticorrupción del Gobierno de Navarra.

El Gobierno foral acordó en septiembre iniciar el proceso de creación de esta Oficina de Buenas Prácticas y Anticorrupción, que deberá estar regulada por una ley foral. Mientras se diseña esta norma, el Ejecutivo encomendó a la consejera Beaumont la creación de una unidad administrativa con un coordinador dedicado a estas tareas con carácter exclusivo.

Las funciones para las que ha sido nombrado Iulen Urbiola Loiarte; quien dependerá orgánicamente de la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia; son: coordinar con todos los Departamentos la implantación de la Oficina de Buenas Prácticas y Anticorrupción, recogida en el Acuerdo Programático para la presente legislatura; impulsar los trabajos previos a la elaboración de un código ético; y revisar las encomiendas de gestión y contratación realizadas por los anteriores Gobiernos a personas o empresas ajenas a la Administración para la prestación de servicios públicos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno crea su propia oficina "anticorrupción" de control de sí mismo