PREMIUM  POLÍTICA

Los socios de Chivite le dan la espalda y NA+ le tiende la mano para negociar los presupuestos y la política fiscal

Tanto Podemos como I-E han anunciado que votarán en contra de una de las primera medidas fiscales propuestas por el Gobierno foral.

María Chivite, presidenta del Gobierno de Navarra, durante un pleno del Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
María Chivite, presidenta del Gobierno de Navarra, durante un pleno del Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY  

Los socios en el Gobierno de Navarra y firmantes junto a I-E del acuerdo programático se han mostrado este lunes divididos ante las reformas fiscales plantadas por el Ejecutivo foral.

Mientras que Geroa Bai ha cerrado filas con el PSN en las tres reformas presentadas, tanto Podemos como I-E han adelantado que votarán "no" a la supresión de la tributación del patrimonio empresarial y estudiaran enmiendas a la deducción del IRPF de las madres y a la deflactación de la tarifa.

También la coalición EH Bildu se ha mostrado crítica, igual que Navarra Suma, aunque Javier Esparza ha subrayado su disposición a negociar "en una mesa" con el PSN unos presupuestos para 2020 y una política fiscal que mejore la situación de las familias y haga atractiva a la comunidad.

"BAJAR IMPUESTOS A LA CLASE MEDIA Y TRABAJADORA"

Así pues, Esparza se ha mostrado este lunes dispuesto a "negociar" con el PSN un paquete de medidas fiscales, fijándose como "prioridad" bajar los impuestos "a las familias".

"Si el PSN quiere negociar, no tiene más que llamar a Navarra Suma y nos sentaremos para negociar. La pasada legislatura coincidimos en una buena parte de las medidas en materia fiscal", ha dicho Esparza, en declaraciones a los medios al término de la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra.

Esparza ha preferido no posicionarse sobre las tres medidas fiscales ya anunciadas por el Gobierno (deflactación de la tarifa del IRPF, deducción en las prestaciones por maternidad para el periodo 2015-2018, y exención de los bienes afectos a actividades empresariales), y ha insistido en que quiere "hablar con el PSN".

"Navarra Suma quiere bajar los impuestos a la clase media y trabajadora porque es injusto que pague más que en el País Vasco y quiere que Navarra vuelve a ser atractiva desde el punto de visa de la competitividad fiscal porque eso crea empleo", ha dicho Esparza.

Y ha invitado al PSN a "llamar" a NA+ para negociar porque ni los presupuestos ni la política fiscal pueden estar a su juicio "en manos del nacionalismo y de EH Bildu" cuando son "una cosa muy seria", al tiempo que ha considerado "significativo y pobre" que las tres reformas se haya presentado "sin acuerdo" entre los socios.

"NOS DA IGUAL DE DONDE VENGAN"

En relación con las medidas fiscales presentadas por el Ejecutivo, la parlamentaria del PSN Ainhoa Unzu ha afirmado que "siempre hemos dicho que vamos a hablar con todos los grupos, tanto con Navarra Suma como con Bildu. Que hay proyectos en los que Bildu se siente cómodo, encantados, que hay otros proyectos en los que Navarra Suma está cómodo, encantados. A nosotros, con tal de tener la mayoría, nos da igual que vengan de un sitio o que vengan de otro", ha dicho.

Unzu ha precisado que las diferencias sobre el Patrimonio Empresarial son un "desacuerdo tasado" y ha asegurado que el PSN mantendrá la reforma porque "es imprescindible mimar y cuidar a la empresa familiar" y porque Navarra "es el único lugar de europa donde se tributa por ello", por lo que se ha mostrado dispuesta "a hablar con todo el arco parlamentario sin exclusiones" para buscar la mayoría necesaria ´

Y para la mejora de los ingresos tributarios se ha remitido a la conclusión del análisis iniciado sobre los beneficios fiscales de IRPF y Sociedades, que "no cumplen" con el objetivo para el que se plantearon, y a la lucha contra el fraude.

Por Geroa Bai, Uxue Barkos, ha afirmado que su coalición "participa" de las propuestas presentadas por el Gobierno ya que coinciden con al postura mantenida ya en la pasada legislatura y ha negado además una incidencia significativa y mantenida en el tiempo en la recaudación ya que el mayor coste para Hacienda serán unos 30 millones por las deducciones de maternidad y estas tendrán incidencia en el año 2021.

Uxue barkos (Geroa Bai) y Mikel Buil (Podemos), durante la sesión de Mesa y Junta del Parlamento de Navarra de este lunes. IÑIGO ALZUGARAY

Por el contrario, la portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha considerado que las tres reformas anunciadas costarán en 2021 un total de 46 millones cuando "hay que garantizar la suficiencia de ingresos para unos servicios públicos de calidad y una protección social, más en momentos de nuevo de incertidumbre, que exigirán mayor implicación de la administración", para lo que ha defendido una redistribución de la riqueza que a su juicio de esta manera no se aplica.

También ha mostrado su desacuerdo con el Gobierno, en especial con suprimir la tributación del patrimonio empresarial, el portavoz de Podemos, Mikel Buil, quien además ha subrayado la necesidad de ampliar la reforma fiscal a otros dos ámbitos: la contención de los precios del alquiler de la vivienda y la tercera fase de la renta garantizada para atender a los trabajadores en precario, asuntos ambos que ha calificado de "prioritarios".

Por último Marisa de Simón de I-E, ha mostrado su "preocupación" por las consecuencias que la "pérdida" de ingresos puede tener en los Presupuestos de Navarra y por una reforma que a su juicio va "en contra de la progresividad fiscal" y cuando los empresarios declaran una renta media "inferior a los trabajadores", por lo que ha abogado por una política fiscal "más justa para que quien más tiene más contribuya". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los socios de Chivite le dan la espalda y NA+ le tiende la mano para negociar los presupuestos y la política fiscal