PREMIUM  POLÍTICA

El Gobierno de Barkos propone a final de legislatura que los ciudadanos puedan reprobar a su equipo

La consejera Ana Ollo ha recordado que esa ley venía recogida en el acuerdo programático del cuatripartito con la finalidad de impulsar la participación ciudadana.

La presidenta del gobierno de Navarra, Uxue Barkos (Geroa Bai) durante el pleno parlamentario. MIGUEL OSÉS.
La presidenta del gobierno de Navarra, Uxue Barkos (Geroa Bai) durante el pleno parlamentario. MIGUEL OSÉS.  

El Gobierno de Navarra ha probado en su sesión de este miércoles el proyecto de ley foral de participación democrática por el que la ciudadanía a partir de 16 años podrá participar en las políticas públicas, controlar al Ejecutivo mediante propuestas al Parlamento, participar en presupuestos participativos y consultas ciudadanas.

Con esta norma, ha dicho en conferencia de prensa la consejera Ana Ollo, el Ejecutivo pretende desarrollar el marco legal y los instrumentos necesarios que permitan a la ciudadanía profundizar en su derecho a participar en la toma de decisiones de los poderes públicos, tanto las adoptadas por la Administración Foral como las de las entidades locales.

Así se da respuesta a una demanda creciente de la sociedad de tener mayor implicación en los asuntos públicos, ejercicio éste que supone una condición esencial de la "innovación democrática y pública".

Ollo ha recordado que esa ley venía recogida en el acuerdo programático del cuatripartito y con la misma finalidad de impulsar la participación ciudadana ya se aprobó en junio el Plan de Impulso a la Participación Ciudadana 2017-19.

Tras un proceso de un año para la elaboración del proyecto, en el que han participado ciudadanos, asociaciones y entidades de distinta naturaleza, la nueva norma pretende profundizar en el derecho a la participación promoviendo para ello cauces que lo garanticen de forma real y efectiva, tanto en el diseño, como en la implementación y evaluación de las políticas públicas.

El proyecto de ley aumenta también las herramientas ciudadanas para ejercer control al propio gobierno, ya que se prevé que pueda presentar no solo mociones, preguntas o iniciativas legislativas sino también reprobaciones o peticiones de comisiones de investigación.

Amplía además las obligaciones de las propias administraciones respecto al fomento y promoción de la participación y regula la creación del Consejo Navarro de Participación Ciudadana.

El proyecto de Ley Foral se estructura en 65 artículos agrupados en seis títulos, el primero para habilitar tres nuevos cauces participativos: los procesos deliberativos, los presupuestos participativos y las consultas ciudadanas, que se suman a otros como los Foros de consulta y paneles y los jurados ciudadanos.

El texto reconoce asimismo a la ciudadanía la posibilidad real de promover iniciativas legislativas, impulsar mociones, declaraciones, reprobaciones, preguntas, interpelaciones, peticiones de información y Comisiones de Investigación a través del Parlamento Abierto.

Regula igualmente la organización administrativa de la participación, que se articula en torno a la creación de un espacio web en el que se centralizan y visibilizan las diferentes realidades participativas.

Por un lado, este será el espacio en el que la Administración informe de todos sus procesos y, por otro, servirá para que la ciudadanía pueda defender sus propuestas, recoger firmas o alojar archivos que estime oportunos.

En esta línea, Ollo ha comentado que el proyecto regula de manera novedosa la recogida de firmas mediante un sistema de usuario y contraseña validado por la administración, más rápido, ágil y accesible que la tradicional recogida en papel.

Por último, se ocupa de las medidas de fomento y sensibilización de la participación ciudadana entre la sociedad navarra, apostando por instrumentos que logren concienciar tanto a las administraciones públicas forales y locales como a la propia ciudadanía de la crucial importancia de la misma. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno de Barkos propone a final de legislatura que los ciudadanos puedan reprobar a su equipo