• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 21:21

 

 
 

POLÍTICA

La socialista María Chivite abre su mandato en Navarra a ritmo de aurresku y canciones de Benito Lertxundi

Durante el acto de investidura de la presidenta del Gobierno foral han sido varios los 'guiños' lanzados a los nacionalistas, con los que ahora comparte Ejecutivo.

Toma de posesión de María Chivite como presidenta del gobierno de Navarra. Miguel Osés
El grupo de Danzas Duguna Taldea baila un aurresku en honor a la nueva presidenta de la Comunidad foral. MIGUEL OSÉS

El acto de toma de posesión de la socialista María Chivite como presidenta del Gobierno de Navarra ha contado con algunos 'guiños' al nacionalismo. 

A pesar de que la banda de timbales y trompetas del Ejecutivo foral ha hecho resonar en el atrio del Parlamento el himno de Navarra, las primeras palabras que han podido escucharse han sido en lengua vasca y el 'navarrismo' se ha desvanecido por momentos salvo el de los estandartes instalados en el recinto.

En concreto, el secretario segundo de la Mesa del Parlamento de Navarra, Maiorga Ramírez (EH Bildu) ha dado lectura al Real Decreto de nombramiento de la presidenta de la Comunidad foral en euskera, relegando a un segundo plano al castellano.

Inmediatamente, los servicios de protocolo han hecho llegar a la ahora presidenta María Chivite unos cascos para poder escuchar y entender a aquellos que ahora son sus 'aliados' y de cuyos votos dependen para aprobar cualquier ley.

No sólo eso. El Orfeón Pamplonés, encargado de 'aderezar' con sus voces este acto de investidura, se ha arrancado con la canción del cantautor vasco, Benito Lertxundi, titulada 'Herribehera'.

Una banda sonara vasca a la que también se ha sumado el presidente del País Vasco, Iñigo Urkullu, que no ha querido perderse la 'despedida' de la presidenta saliente, Uxue Barkos, y la 'entronización' de una socialista en la Comunidad foral 23 años después.

Ya con el discurso del líder de la Cámara foral, Unai Hualde (Geroa Bai), llegaba el 'quita y pon' de los cascos al intercalar partes en euskera con otro fragmentos en castellano.

Así, la presidenta Chivite, al igual que buena parte de sus invitados naturales de Cintruénigo, han tenido que hacer uso en varias ocasiones del sistema de traducción simultánea instalado provisionalmente en este espacio del legislativo foral.

De hecho, la propia presidente del Gobierno de Navarra, María Chivite, no se ha quedado atrás y se ha arrancado con unas palabras en euskera, o mejor dicho, ha terminado su primera intervención como líder del Ejecutivo foral agradeciendo en la lengua vasca. Un 'guiño' más para sus socios de Gobierno que contemplaban desde las primeras filas los primeros movimientos de la socialista.

La nota final del acto ha corrido nuevamente a cargo del Orfeón Pamplonés, que ha interpretado el clásico 'El Roncalés', canción que arranca entonando la frase "vasco-navarro soy" y un aurresku ofrecido por el grupo de danzas Duguna, al igual que ocurrió en la toma de posesión de Uxue Barkos, que también se eligió este baile 'de honor' tradicional del País Vasco.

GESTOS CÓMPLICES CON SU FAMILIA Y AMIGOS

No obstante, el acto de investidura de la presidenta María Chivite también ha estado protagonizado por los continuos gestos hacia sus seres queridos.

Desde el estrado, María Chivite saludaba a sus hijos, que desde el público la señalaban y gritaban "mamá". Durante su discurso también se ha podido ver a una presidenta emocionada y a la que incluso se le ha 'escapado' alguna lágrima que ha sido acogida por todos los presentes con una gran ovación.

Al final, besos y abrazos entre sus compañeros de partido, familiares y amigos han colmado una celebración que los socialistas navarros tardarán en olvidar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La socialista María Chivite abre su mandato en Navarra a ritmo de aurresku y canciones de Benito Lertxundi