PREMIUM  POLÍTICA

Barkos acelera sus listas negras: los policías forales tienen hasta este lunes para 'decidir' si sus puestos son en euskera

Los agentes recibieron una carta en la que se les informa que en varias unidades se producirá un cambio de perfil lingüístico.

Agentes de la Policía Foral, durante el acto de celebración de la fiesta del cuerpo policial autonómico. MGUEL OSÉS
Agentes de la Policía Foral, durante el acto de celebración de la fiesta del cuerpo policial autonómico. MGUEL OSÉS  

El Gobierno foral dirigido por Uxue Barkos sigue acelerando para propagar su sectarismo antes de verse obligado a abandonar el Palacio de Navarra, después de que los ciudadanos le hayan dado la espalda al cuatripartito en las urnas.

Si este sábado, NAVARRA.COM hacía público el envío de encuestas al personal del Servicio Navarro de Salud para elaborar listas negras de los trabajadores que no hablen euskera, ahora le toca el turno a los agentes de la Policía Foral.

El jueves 23 de mayo, tres días antes de las elecciones autonómicas al Parlamento de Navarra, se aprobó la orden foral 69/2019 de la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, "por la que se da publicidad al procedimiento a seguir en relación con las personas empleadas que en cada caso se puedan ver afectadas por el cambio de perfil lingüístico de la plaza que vinieran ocupando".

Esto viene "como consecuencia de la asignación de requisito de conocimiento preceptivo de euskera a la misma en virtud de lo previsto en el Decreto Foral 103/2017, del 15 de noviembre, por el que se regula el uso del euskera en las Administraciones Públicas de Navarra, sus organismos públicos y entidades de derecho público dependientes".

Ante esta situación, a los agentes de la Policía Foral se les envió el pasado día 5 de junio una carta en la que se les expone que, en varias unidades, algunas plazas "van a tener un perfil lingüístico determinado", refiriéndose, cómo no, al euskera.

La presidenta en funciones del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y su consejera de Interior, María José Beaumont. IÑIGO ALZUGARAY

"En este momento -continúa la misiva- urge el determinar cuáles van a ser. La orden foral publicita el procedimiento a seguir para ello, un procedimiento que se basa en la voluntariedad de las personas empleadas que expresamente manifiesten su conformidad a que se asigne el perfil bilingüe a la plaza de la que son titulares".

"VOLUNTARIEDAD"

Queda establecido que "la exigencia del requisito lingüístico a las personas que ocupen plazas a las que se asigne perfil bilingüe se producirá en el momento en el que la persona que la ocupe muestre expresamente su voluntariedad para ello".

Si no se ha producido esa voluntariedad, "la persona que esté ocupando una plaza a la que se asigne perfil bilingüe no se verá afectada por esta exigencia de requisito y, por tanto, el personal que estuviera ocupando la plaza continuará en ella hasta que la misma quede vacante".

Esta redacción oculta deliberadamente lo que en realidad representa la carta y la actuación del Ejecutivo foral liderado por la marca blanca del PNV en Navarra: que a través de la confección de listas negras de todos aquellos funcionarios que no hablen euskera, se señalará a los empleados que no deseen recibir formación en euskera, a pesar de que los puesto que ocupan se hayan definido con ese perfil lingüístico. Se recuerda que solo el 6,7% de la población navarra habla ese idioma, según los últimos estudios oficiales.

Esta conclusión se confirma con el tercer paso que viene reflejado en la misiva a los policías: "Aquellas personas voluntarias que no reúnan el requisito de titulación o nivel lingüístico requerido recibirán la formación correspondiente".

ACREDITACIÓN DEL NIVEL

Una vez sentadas estas bases, en la carta se explica que, para decidir qué plazas van a tener perfil lingüístico de euskera (que obliga a los trabajadores a disponer del título B2, excepto a los del Grupo de Denuncias y Atención Ciudadana, que tienen el C1), se necesita saber "quiénes, entre los titulares de las plazas de agente de las que constan la unidad o unidades orgánicas que están bajo vuestra responsabilidad, prestan voluntariamente su consentimiento para que su plaza tenga dicho perfil lingüístico". Y que, de entre esos "voluntarios", quiénes tienen o no acreditado el citado nivel de euskera.

Barkos, conocedora de que tiene los días contados en el Palacio de Navarra, ha apremiado a su consejera María José Beaumont para que esta labor informativa de conocer quiénes no hablan euskera dentro de los funcionarios del Ejecutivo foral no se retrase. Por tanto, en la carta enviada a los policías se detalla que el plazo para comunicar sus situaciones expira este mismo lunes, día 10 de junio, a las 8 horas. Antes de esa hora, los agentes deberán haber mostrado o no su voluntad de que su plaza tenga el perfil lingüístico bilingüe.

"Somos conscientes de la dificultad de obtener esta información en ese plazo, pero es al que tenemos que atenernos", apuntan los autores de la misiva que han recibido los policías del cuerpo autonómico en la Comunidad foral. "Todo lo que transmitimos en este mensaje, lo hacemos por orden expresa del jefe de la Policía Foral", indican a su vez.

La relación de unidades en las que se va a determinar qué plazas tienen el perfil lingüístico de euskera son: comisaría de Alsasua (Grupo de Protección y Atención Ciudadana); comisaría de Elizondo (Grupo de Protección y Atención Ciudadana); comisaría de Estella (Grupo de Protección y Atención Ciudadana); comisaría de Sangüesa (Grupo de Protección y Atención Ciudadana); comisaría de Tafalla (Grupo de Protección y Atención Ciudadana); Brigada de Comunicación y Enlace Operativo; Grupo de Comunicación y Participación Ciudadana; Oficina de Denuncias y Atención Ciudadana de Pamplona (C1); Grupo de Educación Vial; Grupos de Prevención y Atención Ciudadana; Grupos de Seguridad Vial; Brigada de Seguridad Interior; y Brigada de Policía Judicial Norte.

DENUNCIA DE AFAPNA

Una vez que se ha hecho público el envío de esta carta, la Asociación de funcionarios de la Administración pública de Navarra (AFAPNA) ha salido rápidamente a la palestra para denunciar esta situación. En un comunicado, anuncian que han remitido a sus servicios jurídicos el envío de una encuesta "con nombres y apellidos" a los empleados públicos del Gobierno de Navarra preguntando "por su conocimiento del euskera y si están dispuestos a estudiarlo, incluso dando a entender que les podría poner a sus plazas el perfil de euskera".

El sindicato ha contestado al Ejecutivo foral que podría haber realizado "otras encuestas distintas" sobre si los funcionarios navarros "se sienten bien remunerados sin haberles devuelto el casi 7% de su sueldo que se les quitó, la opinión que les merece que en La Rioja tengan todos los empleados públicos carrera profesional y en Navarra no"; o sobre la opinión de los padres y madres navarros respecto a que sean "los únicos de toda España" a los que no se les van a devolver las retenciones por las prestaciones de maternidad y paternidad.

En su nota, AFPANA ha afirmado que el objetivo de la presidenta en funciones del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, "nunca ha sido atender las demandas de sus trabajadores, de sus empleados públicos". "Su objetivo prioritario no ha sido preocuparse por el 93,7% de los navarros que no saben euskera", sino "favorecer la llegada de personas, la mayoría del País Vasco, para ocupar las plazas con perfil de euskera en la Administración navarra", ha criticado.

El sindicato espera que el próximo Ejecutivo foral "sea realmente sensible con los problemas de todos los navarros en general, y con los de los empleados públicos en particular, aparque las imposiciones del euskera y permita que, de manera voluntaria, quien quiera aprenderlo pueda hacerlo".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos acelera sus listas negras: los policías forales tienen hasta este lunes para 'decidir' si sus puestos son en euskera