PREMIUM  POLÍTICA

"Para ser vasco de verdad hay que saber euskera": la encuesta con la que Barkos vuelve a asediar a los navarros

El Gobierno cede los datos personales de la población a una empresa para que la 'hostigue' con preguntas cuyas respuestas están enfocadas a resaltar el supuesto uso del euskera.

Los parlamentarios del cuatripartito muestran su apoyo al programa Euskaraldia, para hablar euskera en toda Navarra. ARCHIVO
Los parlamentarios del cuatripartito muestran su apoyo al programa Euskaraldia, para hablar euskera en toda Navarra. ARCHIVO  

El Gobierno de Navarra liderado por Uxue Barkos ha dado un nuevo paso en su campaña para tratar de imponer el euskera entre la población de la Comunidad foral.

Un idioma que, como se recuerda, solo lo emplea de manera cotidiana el 6,7% de la población navarra, según el último estudio, publicado este mismo año, de Klusterra Soziolinguistika.

En su afán por dar valor, cada vez de forma más frenética, al euskera, el Ejecutivo foral ha lanzado una encuesta que, pese a que en teoría iba a versar sobre "el conocimiento y uso de lenguas, abordando principalmente el euskera, inglés y francés" sólo se centra en el idioma vasco. 

Así se establecía en una nota publicada por el Gobierno para presentar la encuesta. Sin embargo, una vez revisado el listado de las preguntas, se confirma que esa información era engañosa, puesto que el grueso de las cuestiones solo hace referencia al euskera.

Concretamente, la encuesta consta de 61 preguntas, de las que 23 indagan acerca de los datos personales, familiares y laborales de las personas, mientras que 32 se encuadran dentro de un gran bloque acerca del uso del euskera, 3 cuestionan sobre el inglés y otras 3 sobre el francés. Cifras que marcan sin duda alguna cuál es la verdadera intención del formulario ideado por el Gobierno de Barkos.

La encuesta, en la que se están entrevistando a 9.986 personas durante estos meses de octubre y noviembre, la está realizando la empresa Ikerfel, que, según el Ejecutivo foral, presentó la oferta más ventajosa al concurso público. Esta compañía ha recibido del Gobierno los datos personales de la ciudadanía (como el teléfono móvil), conseguidos a su vez de los registros del departamento de Salud.

Una vez conseguidos los datos, el trabajo de análisis y difusión correrá a cargo de Nastat, lo que hará que el coste total del trabajo para las arcas forales será de 120.000 euros. Unos fondos dilapidados de nuevo en el empeño del Ejecutivo foral por imponer el euskera en una población en la que, según los estudios, ni siquiera el 10% de ella lo habla de modo cotidiano.

Este hecho se demuestra también, por ejemplo, en cómo se encuentran dirigidas de antemano las respuestas del estudio, puesto que, tras todas las preguntas, el listado de posibles contestaciones comienza todas las veces por la opción "siempre en euskera", seguida de "más en euskera que en castellano", y después "tanto en euskera como en castellano".

La respuesta "siempre en castellano" (la opción en teoría más solicitada, en función de los porcentajes oficiales del empleo del euskera en Navarra) aparece en último lugar, incluso precedida por una más en la que se desliza el euskera, "más en castellano que en euskera".

¿HABLA EUSKERA SU MADRE?

A través de esta fórmula, en la que se intenta de manera cargante que la respuesta del ciudadano incluya el euskera, al encuestado se le preguntarán cuestiones como cuál fue su primera lengua en la infancia, si habla en euskera cuando está en casa, si lo habla con su madre, con su pareja, con sus hijos, cuando va al banco, cuando sale de compras, cuando acude al ambulatorio...

La encuesta está dirigida también a menores, como así indicó el Gobierno de Navarra, que estableció en 15 años la edad mínima para formar parte de la lista de 10.000 personas a las que se iba a dirigir este listado de preguntas.

Tras las tres cuestiones de inglés y las otras tres de francés necesarias para tratar de deslizar en la ciudadanía que se trata de un estudio sobre los tres idiomas, el Ejecutivo de Barkos continúa con su acoso y derribo con cuatro cuestiones más acerca del euskera que reflejan la motivación que persigue el Gobierno.

En ellas, se pregunta si "el derecho a usar el euskera debe ser igual para toda la ciudadanía de Navarra", cuyas dos primeras respuestas son, en este orden, "totalmente" y "parcialmente", si "es mejor que la gente estudie inglés en lugar de estudiar euskera", si "para entrar en la administración pública debería ser necesario saber euskera" y una cuyo interés para la Comunidad foral resulta completamente vano: "para ser vasco de verdad hay que saber euskera".

Los resultados de esta "Encuesta Social y de Condiciones de Vida", un título que oculta claramente que su finalidad vuelve a ser el euskera y para la que el Ejecutivo foral reclama la colaboración de la población, se conocerán a mediados del próximo año 2019. Según el comunicado del Gobierno, los indicadores y datos obtenidos "facilitarán la toma de decisiones y la planificación pública".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Para ser vasco de verdad hay que saber euskera": la encuesta con la que Barkos vuelve a asediar a los navarros