• viernes, 23 de abril de 2021
  • Actualizado 15:34

 

 
 

POLÍTICA

Barkos defiende la declaración conjunta con Urkullu tras el fin de ETA: "Otra cosa hubiera sido irresponsable"

La presidenta ha comparecido este martes a petición de UPN para explicar el trabajo que se está realizando conjuntamente con el Gobierno vasco para analizar el fin de ETA. 

Comisión parlamentaria para explicar el trabajo con el Gobierno Vasco y el análisis del fin de ETA. MIGUEL SANTIAGO01
Comisión parlamentaria para explicar el trabajo con el Gobierno Vasco y el análisis del fin de ETA. MIGUEL SANTIAGO

La presidenta del Ejecutivo Foral, Uxue Barkos, ha asegurado que el Gobierno de Navarra ha trabajado "por dar una respuesta adecuada" a la disolución de ETA y que ha promovido la colaboración institucional con otros gobiernos autonómicos y con el Gobierno de España. 

Así lo ha manifestado este martes en comisión de Régimen Foral, donde ha comparecido a petición de UPN para explicar el trabajo que se está realizando conjuntamente con el Gobierno Vasco para analizar el fin de ETA.

"El Gobierno, en el ejercicio de su responsabilidad, ha trabajado en todo momento por estar donde y como debía estar, y para dar una respuesta adecuada a una exigencia, la de la disolución y desaparición de ETA, que nuestra sociedad y nuestras instituciones habían manifestado de forma reiterada desde hace mucho tiempo", ha aseverado.

El Ejecutivo no podía, debía ni quería "dejar pasar esta oportunidad para que, ahora que ETA finalmente desaparecía, las futuras generaciones pudieran vivir en paz, sin violencia sin terrorismo", ha dicho, tras lo que ha remarcado que han promovido la colaboración institucional con otros gobiernos autonómicos y el Estado en todas aquellas materias en las que se podía conseguir una mejora de las condiciones de vida de la ciudadanía de Navarra.

"Contactos fluidos con el objetivo común de trabajar por la convivencia y de contribuir en todo aquello que pudiera estar en nuestras manos a la disolución y desaparición de ETA", ha matizado. Además, ha añadido que "preparar una respuesta al fin de ETA era motivo de una reflexión compartida, en este caso, con el Gobierno vasco" y que "otra cosa hubiera sido irresponsable".

La presidenta ha subrayado que, una vez hecha pública la disolución de la banda terrorista, "la preocupación principal" se centró en "reivindicar la memoria de las víctimas del terrorismo" y en "poner en valor el papel que representa y la función que desempeñan las instituciones democráticas de Navarra".

Según ha explicado, el Ejecutivo decidió no participar en el acto de Cambo-les-Bains porque no se daban las "condiciones" necesarias para acudir a un acto al que se le invitaba "como parte" pero de cuyo diseño "no se le había hecho partícipe". "Tampoco conocíamos en detalle las personas ni las asociaciones que acudirían, ni cuáles eran los términos en los que se iban a manifestar", ha añadido.

Sin embargo, el Gobierno de Navarra emitió una declaración institucional junto con el Gobierno vasco en Bertiz en la que se calificaba la violencia de ETA como "injusta e injustificable".

Un texto que estuvo acompañado de un documento que proponía una "mirada crítica al pasado" y una nueva política penitenciaria. Unas reivindicaciones, a su juicio, anteriores a la disolución de ETA pero que se vio necesario defender "en ese momento".

El regionalista Javier Esparza ha considerado sus palabras "bonitas pero algo vacías", ha criticado la participación de Geroa Bai en el acto de Cambo, ha echado en falta que la presidenta felicitase a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y ha lamentado que no exigiera a ETA "que pidiera perdón". Además, ha considerado que Barkos no es la persona "más indicada" para influir en la política penitenciaria al estar gobernando junto a EH Bildu.

Koldo Martínez ha respondido que Geroa Bai acudió a Cambo para "certificar la derrota de ETA y acompañar a las víctimas que allá estaban". Tras "lamentar" la intervención del regionalista, ha apostado por una política penitenciaria "acorde con la realidad, basada en la justicia y los derechos humanos, y no en la excepcionalidad de los tiempos pasados".

Adolfo Araiz (EH Bildu) ha discrepado con la decisión de no acudir a Cambo y ha destacado que "parece que hay fuerzas políticas que no están contentas" con la disolución de ETA. "Esta legislatura va a terminar con algo que tendría que ser motivo de una alegría que parece ser que no hay", según Araiz, que ha añadido que no se puede mirar únicamente a las víctimas de un determinado signo.

En el turno de Podemos, Laura Pérez ha apuntado que da la sensación de que la disolución de ETA no satisface a los regionalistas. "Parece que cualquier paso que se dé hacia la paz, máxime si proviene de los mayores representantes de la Comunidad Foral y la Comunidad Autónoma Vasca, les incomoda, lo ponen en duda y, lo que es peor, lo deslegitiman", ha apostillado.

Tras cuestionar qué papel va a jugar EH Bildu en este proceso, la socialista, María Chivite,ha advertido que el elegido no fue "ni el momento ni el lugar" para hablar de política penitenciaria. Aunque no se ha opuesto a una revisión en la materia, ha zanjado que "no cabe una solución colectiva ni una amnistía", sino un estudio "individualizado, caso por caso" y reconocer el daño causado.

La portavoz popular, Ana Beltrán, ha criticado que "de lo primero que se ocupa" el Gobierno Foral "es de los presos de ETA" y ha puesto de relieve la ausencia de una felicitación a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

José Miguel Nuin, representante de IE, ha considerado que el Gobierno Foral "ha acertado en sus decisiones". "Acertó cuando decidió no acudir al acto de Cambo, en el acto institucional que se desarrolló en Bertiz, y en el contenido de la declaración institucional", ha aseverado. 

ZOIDO: "LOS ETARRAS SEGUIRÁN SIENDO PERSEGUIDOS"

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha advertido este martes a los etarras de que, tras el fin de la banda terrorista, "nada ha cambiado" y "pagarán por todo lo que hicieron", ya que sus "crímenes seguirán siendo investigados y los culpables seguirán siendo perseguidos y detenidos porque se lo debemos a las víctimas".

"No va a haber impunidad ni beneficio alguno para quienes tanto daño han causado, tan sólo la aplicación de la Ley", ha recalcado Zoido durante el homenaje tributado este mediodía en el cuartel de Intxaurrondo de San Sebastián a los guardias civiles y sus familiares víctimas de ETA, con motivo del 50 aniversario del asesinato del agente José Antonio Pardines, primera víctima mortal de la banda terrorista, al que también han asistido representantes del Cuerpo Nacional de Policía, la Ertzaintza, la Armada, el Ejército y la Gendarmería francesa.

Un acto, que se ha desarrollado en el patio de armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Gipuzkoa y en el que también han participado distintas autoridades policiales, militares, religiosas, políticas y civiles, como el delegado del Gobierno en Euskadi, Javier de Andrés, el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Juan Luis Ibarra, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, y el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, entre otros.

Durante el homenaje, Zoido ha destacado la importancia de recordar la figura de Pardines, porque, según ha comentado, "la memoria y la construcción del verdadero relato de lo sucedido es una tarea imprescindible".

"No podemos olvidar tantos años de lucha contra ETA sin profundizar en su injusticia. Debemos señalar la crueldad de sus responsables, destacar el doloroso silencio de los indiferentes y estar siempre al lado de las víctimas, pues sólo así triunfará la verdad y podremos evitar que nada parecido pueda repetirse", ha insistido el ministro.

Ha explicado que el "gesto de reconocimiento" celebrado hoy en Intxaurrondo "también debe servir para demostrar" la victoria de los demócratas "frente a ETA" y "otorgar el valor que merece la sacrificada contribución de tantos guardias civiles y sus familias", al fin de la banda terrorista.

"Porque ETA ha reconocido su derrota pero no ha perdido perdón pos sus asesinatos. No ha conseguido ninguno de sus objetivos y sigue con sus manos manchadas de sangre inocente. Sus inútiles actos de propaganda no nos van a confundir por mucho que se esfuercen ellos y quienes les apoyan en vano en ese intento de justificar lo injustificable", ha dicho el máximo mandatario de Interior, quien ha subrayado que "es imposible blanquear una historia que comenzó con el asesinato cruel" de Pardines y que siguió con otras "muchas muertes más".

Zoido ha destacado también el hecho de que este homenaje haya tenido lugar en el cuartel de Intxaurrondo, cuyos integrantes han "sufrido" y dado "tantos esfuerzos" a lo largo de "tantos años" para que "se pudieran alcanzar éxitos en la lucha contra el terrorismo de ETA, siendo por ese motivo temidos y odiados por los enemigos de la democracia".

El ministro ha lamentado además que "desgraciadamente" en el País Vasco aún se vivan "episodios de odio que son intolerables", entre los que ha enumerado "insultos" y "pintadas", así como "tener que soportar que pistoleros asesinos sean considerados héroes en sus pueblos".

"Por eso tenemos que estar siempre al lado de las víctimas, para garantizar su memoria, verdad, dignidad y justicia. Porque, incluso hoy, con ETA derrotada por el sacrificio y esfuerzo de toda la sociedad, hay quien pretende tratar a los asesinos como soldados y no como crueles verdugos", ha añadido.

"No podemos ni vamos a consentirlo y vamos a seguir haciendo todo lo posible por impedirlo", ha concluido Zoido, quien ha sido precedido en la palabra por el general de zona de la Guardia Civil, Félix Blázquez, quien ha considerado "inmoral" que "desde algunos sectores se haga diferenciación entre víctimas de primera y de segunda clase" porque "la única división posible es entre los asesinos y los asesinados".

Momentos antes de ambos discursos, Zoido ha pasado revista a las tropas acuarteladas en Intxaurrondo y ha impuesto la Cruz de Oro del Mérito de la Guardia Civil, en su modalidad de Corbata, a la bandera de la zona del instituto armado en el País Vasco.

Asimismo, el ministro, acompañado por el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, ha descubierto una placa conmemorativa en honor a José Antonio Pardines, los 214 guardias civiles asesinados por ETA y 17 familiares de miembros del instituto armado muertos en atentados.

Está previsto que esta tarde, Zoido inaugure la exposición "La Guardia Civil frente al terrorismo: por la libertad y las víctimas" en el Palacio de Miramar de la capital guipuzcoana.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos defiende la declaración conjunta con Urkullu tras el fin de ETA: "Otra cosa hubiera sido irresponsable"