PREMIUM  EMPLEO

El vicepresidente Laparra se despide con un último brindis al sol augurando 37.000 nuevos empleos en Navarra

El vicepresidente en funciones del Gobierno foral ha presentado el estudio Navarlan sobre perspectiva laboral en la Comunidad foral hasta 2030.

El vicepresidente Laparra durante la presentación del estudio Navarlan, que prevé que se crearán 37000 empleos en Navarra desde 2017 hasta 2030. GOBIERNO FORAL
El vicepresidente Laparra durante la presentación del estudio Navarlan, que prevé que se crearán 37000 empleos en Navarra desde 2017 hasta 2030. GOBIERNO FORAL  

El vicepresidente de Derechos Sociales en funciones del Gobierno de Navarra, Miguel Laparra, comienza a despedirse del cargo con un nuevo brindis al sol a tenor de un estudio elaborado por el Observatorio de la Realidad Social, dependiente del Ejecutivo, que augura que se crearán 37.000 empleos en Navarra hasta 2030.

En la presentación del estudio Navarlan, una herramienta diseñada por el Observatorio de la Realidad Social de Navarra, el vicepresidente Miguel Laparra, ha señalado que “las proyecciones no son determinantes; el volumen de empleo va a aumentar, en 37.000 en una década, pero necesitamos más en cantidad y calidad, y para eso es necesaria una estrategia”.

El informe, presentado este martes en Civican por el vicepresidente del Gobierno cuatripartito, prevé que el PIB de Navarra crezca a un ritmo medio en torno al 1,5 % anual, con un aumento de la productividad alrededor del 0,6 % y una demanda de empleo cercana al 1 % anual, lo que supone unos 2.800 nuevos empleos por año. 

Asimismo, los nuevos puestos de trabajo producto del reemplazo generacional irían aumentando progresivamente hasta superar los 10.000 empleos por año. La población activa aumentaría en unas 2.500 personas por año, según informa el Gobierno de Navarra en un comunicado.

De forma global, en cuanto a demanda de empleo, entre 2017 y hasta 2030 se registraría un aumento neto de unos 37.000 empleos que, mayoritariamente, se ubicarían en las actividades de servicios, para las que se adelantan aumentos moderados de actividad pero pocos avances en productividad.

Los sectores con más potencial son actividades administrativas y de servicios, actividades sanitarias y de servicios sociales, comercio, educación, servicios de alojamiento y comida o construcción.

En el extremo contrario, las mayores reducciones se concentrarían en el sector primario y la metalurgia, que registrarían escasos avances de producción y altas tasas de productividad, y en la industria agroalimentaria, donde las perspectivas de aumentos de producción y productividad son más favorables por efecto de la robotización y mecanización.

Globalmente los mayores aumentos de oferta de empleo (población activa) se registrarían en los profesionales de la enseñanza, empleados contables y financieros y profesionales de la salud, en los empleos más cualificados, mientras que, entre los de menos formación los mayores aumentos se registrarían en dependientes de comercio, asalariados de la restauración y personal de atención en hogares y cuidado de las personas.

En el extremo contrario, se reduciría la oferta de personal menos cualificado en los servicios de limpieza, operadores de instalaciones y maquinaria fija, otros servicios personales y trabajadores de la construcción, mientras que la oferta de mayor cualificación se vería reducida en especialistas en electricidad y electro tecnología, técnicos de las ciencias y las ingenierías y directivos de producción y operaciones.

ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

La población total de más de 16 años de la Comunidad Foral de Navarra continuará creciendo durante los próximos años a una tasa en torno al 0,7 %, por encima de la media nacional (0,2 %), lo que supone un aumento medio de unas 3.700 personas por año.

Adicionalmente se aprecia un significativo envejecimiento de la población y en el año 2030 casi el 45 % de la población potencialmente activa tendrá más de 55 años, por lo que disminuiría la población entre 35 y 54 años y aumentaría significativamente en los tramos más altos.

Así, en cuanto a población activa (oferta laboral total), se registraría un aumento medio de unas 2.500 personas por año, llegando a 2030 con unos 30.000 activos más que en la actualidad.

El proceso de convergencia por razón de género continuará avanzando en los próximos años, disminuyendo ligeramente las tasas masculinas y aumentando las femeninas. Las demandas por reemplazo irían aumentando progresivamente hasta superar los 10.000 empleos por año.

De acuerdo con las proyecciones realizadas, la tasa de paro masculina se reduciría a mayor ritmo a corto plazo, si bien el repunte estimado a partir de 2023 podría ser más acusado que en la tasa femenina. De esta forma, la brecha de tasa de paro por género, que vendría aumentando desde el año 2014, comenzaría a amortiguarse a partir de 2019.

El vicepresidente Miguel Laparra ha explicado en la presentación que este proyecto de prospección “es realmente necesario si se desea anticipar y preparar para el futuro del empleo en Navarra en un marco de gran impacto tecnológico y aún mayores interrelaciones globales”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El vicepresidente Laparra se despide con un último brindis al sol augurando 37.000 nuevos empleos en Navarra