POLÍTICA

Esparza a Barkos sobre la injerencia del País Vasco ante el Día de Navarra: "No nos chupamos el dedo"

Barkos vuelve a mostrarse imperturbable ante el trámite del Parlamento vasco para designar el Día de Euskadi en la misma fecha que el Día de Navarra. 

Javier Esparza (UPN) se dirige a la presidenta Uxue Barkos durante el pleno celebrado en el Parlamento. PABLO LASAOSA
Javier Esparza (UPN) se dirige a la presidenta Uxue Barkos durante el pleno celebrado en el Parlamento. PABLO LASAOSA  

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, se muestra impasible ante la posibilidad de que el Parlamento vasco declare como Día de Euskadi el 3 de diciembre, el mismo día que Navarra y su patrón San Francisco Javier, en otra muestra más del desprecio por Navarra y su autonomía desde la comunidad vecina. 

UPN y PP han advertido del interés de EH Bildu tras esta iniciativa presentada en la Cámara vasca para "allanar el camino" con el fin último de "quitarnos nuestra identidad" y unificar ambas comunidades, dado que el 3 de diciembre es desde hace décadas la fecha en la que se celebra el Día de Navarra.

Javier Esparza (UPN) ha subrayado que la iniciativa vasca es "una agresión a Navarra y nos duele. Lo decimos, y es igual de respetable" que la otra opinión, aunque esta es la que expresa "la primera fuerza de esta Comunidad y estamos en contra".

También ha ironizado con lo que ha llamado "el Gobierno de las casualidades", por entender que no es tal sino "una provocación" que se argumente que se elige el 3 de diciembre como día de Euskadi por ser también el Día del Euskera.

Al respecto, ha aludido con ironía a la "casualidad" de que con el nuevo Gobierno en Navarra la cartelería en euskera haya aumentado, los reyes ya no entreguen el premio Príncipe de Viana, se celebren más reuniones con el lehendakari que con cualquier otro dirigente, se haya roto el convenio para limpiar pintadas, se haya suprimido el himno de España en actos oficiales o el Gobierno se manifieste en favor de los agresores de Alsasua.

"Casualmente todo lo que hacen va en la misma dirección, en la de que Navarra deje de ser Navarra y se incorpore" a la Comunidad Autónoma Vasca, ha dicho tras señalar tajante: "No nos chupamos el dedo". 

BARKOS LO CONSIDERA DEMOCRÁTICO
Al respecto, Barkos ha insistido en el "respeto" ante procedimientos "democráticos" producidos en "una cámara ajena", un acto que ha calificado como "democracia pura y dura", y sobre el que además no hay ninguna decisión.

Por ello, la presidenta ha afeado a UPN y PP su interés por plantear estas cuestiones para "buscar el titular grueso", y ha advertido de que en cualquier caso, si la Cámara Vasca decidiera algo al respecto y la navarra decidiera mayoritariamente que Barkos se posicionara, ella lo haría.

Ante la "alarma y preocupación" planteadas por estos grupos, Barkos ha sido contundente al señalar que estas dos mismas sensaciones las tiene ella y la sociedad navarra ante declaraciones del Gobierno del PP que aluden al copago sanitario, o ante "hechos ciertos" como que el Ejecutivo de Mariano Rajoy haya estado más de un año en funciones o "metido mano en la caja de las pensiones".

"A mí me preocupan -ha insistido- los asuntos que sí son una realidad, los 45 millones que adeuda el Estado a Navarra por el Tren de Alta Velocidad, las cuestiones no resueltas del Convenio Económico o los recursos que tenemos pendientes contra varias leyes forales en Tribunal Constitucional", ha zanjado para pedir que "Navarra no se manosee".

ANA BELTRÁN (PP): 

Ana Beltrán (PPN) ha rechazado el argumento del "respeto" ante decisiones de otra cámara esgrimido por la presidenta, que ha cuestionado al recordar cuestiones ajenas en las que el Parlamento foral sí ha entrado, como la instancia a la Audiencia Nacional a no juzgar como terrorismo los recientes sucesos de Alsasua, y ha recordado que la propia Cámara vasca aprobó instar a Navarra a reanudar las emisiones de la ETB en la Comunidad foral.

"Ustedes saben perfectamente de la alarma y preocupación que para muchos navarros supone la posibilidad de que el Parlamento vasco apruebe que el Día de Navarra sea también el Día de Euskadi", algo que "simplemente pensarlo a muchos nos pone la piel de gallina", ya que ven en ello la "voluntad" de EH Bildu de "allanar el camino hasta el punto de querer quitarnos nuestra identidad".

Ante esto, Barkos "no puede mirar hacia otro lado. Usted tiene la obligación de defendernos, evitar este nuevo hostigamiento a nuestra tierra y símbolos", ha instado para pedir también que la presidenta se reúna con el lehendakari y le diga que "Navarra no se toca".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Esparza a Barkos sobre la injerencia del País Vasco ante el Día de Navarra: "No nos chupamos el dedo"