• sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 12:16

 

 
 

ECONOMÍA

Acusan a Chivite de dejar a Pamplona sin Carta de Capitalidad como pago a Bildu

Navarra Suma asegura que la supresión de la Carta de Capitalidad se ha decidido "por exigencias de Bildu en el pacto presupuestario".

Ramón Alzórriz, del PSN, habla con Bakarxto Ruiz, de EH Bildu antes de comenzar el pleno. PABLO LASAOSA
Ramón Alzórriz, del PSN, habla con Bakarxto Ruiz, de EH Bildu antes de comenzar el pleno. PABLO LASAOSA

El Pleno del Parlamento ha rechazado este jueves, con los 30 votos en contra de PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E y los 20 a favor de Navarra Suma, una moción para instar al Gobierno de Navarra a mantener la Carta de Capitalidad para Pamplona.

El acuerdo al que hace varias semanas llegaron todos los grupos políticos excepto NA+ con el Gobierno para suprimir la Carta de Capitalidad dentro de la nueva financiación local, ha sido calificado por la coalición de UPN, PP y Ciudadanos como "una supresión arbitraria e irracional", "una auténtica bofetada al Ayuntamiento de Pamplona en la cara de todos los ciudadanos", ha dicho el portavoz, Juan Luis Sánchez de Muniáin.

En la exposición de motivos, la resolución impulsada por Navarra Suma cuestionaba, por "inexplicable y carente de diálogo", el acuerdo para la supresión de la Carta de Capitalidad de Pamplona, un complemento singular a su régimen ordinario de financiación que fue instaurado hace 24 años a través de la Ley Foral 16/1997.

En ese marco, se ponía de relieve el "importante consenso" alcanzado en su origen (44 votos a favor, ninguno en contra) y la ausencia de controversias en torno a este sistema de financiación, "aplicado de manera pacífica por las formaciones de todo signo político que han tenido responsabilidades de gobierno tanto en el Ejecutivo Foral como en el Ayuntamiento".

Con el alcalde de Pamplona, Enrique Maya (NA+), en la tribuna del público, su compañero Sánchez de Muniáin ha asegurado que la supresión de la Carta de Capitalidad se ha decidido "por exigencias de Bildu en el pacto presupuestario", ante el que "la presidenta Chivite ha aceptado la coacción sin rechistar".

Además, ha afeado que se ha acordado "sin el menor atisbo de diálogo" entre el Gobierno y el Ayuntamiento de Pamplona, "porque es más importante castigar al Ayuntamiento de Pamplona que velar por el interés de Pamplona y de Navarra", con un "atolondrado acuerdo sellado con EH Bildu con el que se cargan de un plumazo un instrumento de cooperación entre las dos principales instituciones de Navarra".

Es, por tanto, una supresión "arbitraria e irracional" de algo que en su momento contó con el apoyo unánime de todos los grupos políticos, del que "en estos años el PSN ha sido el más entusiasta defensor y lleva su sello desde el primer minuto", por lo que su supresión "es un gravísimo error que a buen seguro no van a olvidar los pamploneses ni los ciudadanos que les votan para que mejoren sus servicios", ha advertido Sánchez de Muniáin.

"Esta moción es una llamada a la vuelta a la cordura, pero también sirve para comprobar qué es más importante: favorecer el interés común de los ciudadanos o ceder ante EH Bildu", ha zanjado.

SOCIOS DE GOBIERNO DEFIENDEN EL MODELO

Por el PSN, Ramón Alzórriz ha afeado la "espantada" de NA+ en la negociación con el Gobierno, con la que "es difícil intentar consensuar" y evidencia que "confrontar es la única propuesta que tiene Navarra Suma", que ha conseguido sacar adelante los presupuestos de Pamplona gracias a la "responsabilidad" del PSN.

En cualquier caso, Alzórriz ha defendido que ahora "ya existe la coordinación y la cooperación, porque el nuevo sistema de financiación local que el Gobierno de Navarra ha impulsado y ustedes no quisieron negociar, se dota al Ayuntamiento de Pamplona y al resto de una herramienta que complemente la financiación de las entidades locales", un modelo "justo, solidario y suficiente, que sigue entendiendo a Pamplona como municipio tractor pero a su vez hace un reparto más equitativo con los municipios más pequeños".

Pablo Azcona (Geroa Bai) se ha centrado en hacer una defensa férrea del nuevo sistema de financiación acordado y del "derecho del conjunto de los ayuntamientos", frente a la Carta de Capitalidad, que "desvirtuaba el conjunto de las aportaciones a los ayuntamientos".

El portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, ha defendido el apoyo que en su día dieron a la Carta de Capitalidad aunque advirtiendo ya entonces que era para "resolver el grave déficit estructural que tenia el Ayuntamiento de Pamplona", y ahora "ha llegado el momento de revisar la financiación y hemos encontrado a un Gobierno receptivo".

Ainhoa Aznarez (Podemos) también ha defendido el nuevo sistema de financiación por suponer "un reparto justo, solidario y suficiente" porque vincula la financiación a los servicios que se prestan, reparte 272 millones entre los municipios (16,5 millones más) y aumenta el impacto en los municipios pequeños, con lo que "viene a corregir la desigualdad territorial que origina el actual sistema".

En la misma línea, Marisa de Simón (I-E) también ha ponderado el "mucho más equilibrado" nuevo sistema, que "ajusta algunos agravios comparativos que se estaban produciendo", entre ellos en Tudela, con alcaldía de Navarra Suma.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Acusan a Chivite de dejar a Pamplona sin Carta de Capitalidad como pago a Bildu