• lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 04:37

 

 
 

ECONOMÍA

El PIB navarro sufre una contracción "sin precedentes" que no se espera recuperar hasta 2022

Sáiz ha admitido que los datos son "horribles y horrorosos" y ha advertido de que "las previsiones empeoran día a día".

La comercial Avenida Carlos III de Pamplona vacía por sus tiendas cerradas durante el Estado de Alarma. EUROPA PRESS
La comercial Avenida Carlos III de Pamplona vacía por sus tiendas cerradas durante el Estado de Alarma. EUROPA PRESS

El PIB ha caído en Navarra un 4,1 por ciento en el primer trimestre del año respecto al último trimestre de 2019, "una contracción sin precedentes en la economía regional".

"La magnitud de esta cifra refleja las tremendas consecuencias que esta pandemia está teniendo sobre la actividad económica", ha expuesto la consejera de Economía y Hacienda del Gobierno foral, Elma Saiz, quien ha recordado que hasta febrero "los indicadores coyunturales dibujaban una senda de crecimiento estable en Navarra".

La consejera ha comparecido este jueves en rueda de prensa acompañada por la directora general de Presupuestos, Patrimonio y Política Económica, Begoña Urrutia, y ha señalado que en términos interanuales el PIB ha retrocedido un 2,8 por ciento.

Así pues, Sáiz ha admitido posteriormente en el pleno del Parlamento de Navarra que los datos son "horribles y horrorosos" pero "reales", y ha advertido de que "las previsiones empeoran día a día por la incertidumbre de la situación".

Saiz ha manifestado que "la expansión mundial de la pandemia del Covid-19 ha transformado por completo y en apenas mes y medio el escenario económico internacional, nacional y regional". Según ha dicho, "la gravedad de la situación ha obligado a los gobiernos a tomar medidas extraordinarias para combatir la pandemia, pero las consecuencias económicas y sociales son enormes y todavía inciertas".

La consejera ha señalado que la publicación de este dato del PIB "nos proporciona una valoración preliminar de los primeros efectos de la pandemia sobre la actividad económica y un anticipo de lo que sucederá en los próximos trimestres".

Las cifras que se van conociendo del mes de marzo reflejan una caída tanto en los indicadores de oferta como en los de demanda. Destacan el descenso de las pernoctaciones hoteleras, que se han desplomado un 62,5% respecto al mes anterior y del tráfico de vehículos por autopista, que ha disminuido un 45,3%. Además, hay que sumar la caída de un 48,9% en la producción de turismos y de un 3% en el consumo eléctrico, datos que anticipan un fuerte descenso de la actividad en la industria y los servicios.

En cuanto a la demanda, indicadores como las matriculaciones de turismos, que se han desplomado un 68,5% o el índice de comercio al por menor, que ha retrocedido un 14,0% en marzo, "avisan de un parón importante en el consumo".

Ha señalado Saiz que el avance del dato del PIB en España refleja "cifras aún más negativas" que en Navarra, "con una caída del 5,2 por ciento respecto al trimestre anterior y un 4,1 por ciento en tasa interanual".

EN EL EMPLEO

En cuanto al impacto del Covid-19 sobre el empleo, Elma Saiz ha indicado que "los datos de marzo van en la misma línea de inquietud". Ha detallado que en marzo la Seguridad Social perdía 6.917 afiliados respecto a febrero y "ha anulado la evolución favorable de los meses anteriores y deja la tasa trimestral en negativo".

La destrucción de empleo se ha concentrado sobre todo en Servicios y Construcción, ha dicho, que han perdido 6.226 y 699 afiliados, respectivamente, respecto a febrero, "siendo especialmente intensa en hostelería, comercio...". El impacto en la industria manufacturera, con 254 afiliados menos, "ha sido más moderado".

La consejera ha indicado que desde el 14 de marzo se han tramitado en Navarra más de 6.500 ERTE, que afectan casi a 56.000 trabajadores, y ha precisado que "el paro ha aumentado en 3.290 personas respecto a febrero, un dato negativo".

Elma Saiz ha manifestado que "a pesar de estos malos datos, Navarra es una de las CCAA, junto a País Vasco y Baleares, donde menos empleo se ha destruido en el mes de marzo, un 2,4 por ciento respecto al mes anterior".

Según ha continuado, "confiamos en que estos datos que vienen respaldados por nuestra estructura productiva y la mayor fortaleza de nuestro mercado laboral, junto a todas las medidas de apoyo del Gobierno de Navarra, permitan aliviar las consecuencias de esta crisis en la Comunidad foral".

La consejera ha afirmado que "estamos ante una crisis sin precedentes", cuyas consecuencias sanitarias, económicas y sociales "son y van a ser muy graves". "Solo estamos viendo la punta del iceberg ya que el desplome de actividad en el segundo trimestre superará ampliamente al del primero y la evolución durante la segunda mitad del año depende de muchos factores todavía desconocidos y que vamos conociendo como la fecha del levantamiento del estado de alarma, la forma en que se articule la desescalada e incluso la posibilidad de un nuevo rebrote de la pandemia", ha indicado.

POSIBLE ESCENARIO

A pesar de la incertidumbre existente, Saiz ha indicado que barajan escenarios económicos con una contracción del PIB en 2020 de entre el 6,4 y el 9 por ciento en Navarra. No obstante, ha indicado, "es posible que haya que esperar hasta 2022 para alcanzar el nivel de actividad de 2019".

Ha indicado que "las limitaciones que afectarán al desarrollo de muchas actividades productivas en los próximos meses como la hostelería, el turismo, el comercio, eventos deportivos y culturales y también el parón en el comercio internacional navarra, la pérdida de empleo y el parón del consumo van a dificultar la reactivación de la economía".

A su juicio, "Navarra cuenta con elementos estructurales que podrían marca un diferencial respecto a otras regiones". "Nuestro sistema productivo con menos dependencia del turismo y la hostelería, el elevado peso del sector industrial, un mercado laboral fuerte y un mayor nivel de riqueza de la población podrían mitigar las consecuencias económicas y sociales de la pandemia y contribuir a una recuperación más rápida que en otras zonas del país", ha dicho.

Elma Saiz ha advertido de que "la situación actual está llena de incertidumbres" y que "los escenarios en los que trabajamos no son rígidos, sino que están sujetos a una revisión continua". "Cualquier cambio en las condiciones actuales conllevan una revisión de las estimaciones, que deben ser tomadas con total y absoluta cautela", ha aseverado.

ALABAN SUS MEDIDAS

En su intervención en el pleno, la consejera ha puesto en valor que el Gobierno "ya lleva semanas dando pasos decisivos, abordando desde el primer minuto todas la necesidades, con todos los recursos y medidas", entre las que ha citado las ayudas a autonómicos, los plazos fiscales aplazaos o las líneas de avales y préstamos.

Son para Sáiz "medidas ambiciosas que van más allá" de las adoptadas en otros territorios y todo en el marco de unos presupuestos recién aprobados, que ya llevan una carga social de más del 54% porque esa es "la prioridad de este Gobierno", y son flexibles para adaptarse a las necesidades.

En este sentido ha recordado que para hacer frente al COVID-19 la Comunidad Foral ha partido con 140 millones de remanente se tesorería y preveía un déficit del 0% que ahora da margen, a lo que se puede sumar una relajación de las reglas fiscales y la emisión de deuda, una "fortaleza" en la que ya se está trabajando.

De esta ha dicho que de momento se trabaja con hasta 900 millones de euros de deuda a coro plazo y más de 300 a largo, y se está emitiendo, 75 en bonos sostenibles y 150 en préstamos.

"La hoja de ruta para el futuro es el plan de reactivación que fijará las prioridades aunque tendrá consecuencias presupuestarias, pero vamos a salir todos juntos, no nos dejemos guiar por la ansiedad sino por la efectividad de las medidas", ha pedido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PIB navarro sufre una contracción "sin precedentes" que no se espera recuperar hasta 2022