PREMIUM  POLÍTICA

Ni rastro de autocrítica: el cuatripartito se va calificando sus 4 años de viraje nacionalista como "muy positivos"

En el caso de María Solana y Manu Ayerdi, presentes en las quinielas para continuar con Chivite, su despedida suena más a 'hasta pronto' que a un 'agur'.

María Solana y Manu Ayerdi informan de los acuerdos adoptados en la sesión semanal del Gobierno de Navarra. Archivo / IÑIGO ALZUGARAY
María Solana y Manu Ayerdi informan de los acuerdos adoptados en la sesión semanal del Gobierno de Navarra. Archivo / IÑIGO ALZUGARAY  

El Gobierno de Uxue Barkos se despide ya del Palacio de Navarra, a dos días de la investidura de la socialista María Chivite al frente de un nuevo Ejecutivo esta vez pentapartito que unirá al PSN con PNV-Geroa Bai, Podemos e I-E, y el apoyo de Bildu.

Ni rastro de autocrítica. Antes de su salida oficial, el Gobierno en funciones ha hecho una valoración "muy positiva" de su trabajo en una legislatura marcada por el viraje de Navarra hacia el nacionalismo y la confrontación social, con un blanqueamiento del terrorismo de ETA y la imposición del euskera como máximos empeños del cuatripartito.

La portavoz del Gobierno en funciones, María Solana, ha manifestado este miércoles tras la previsible última reunión semanal del Ejecutivo foral, un balance "muy positivo" de legislatura y ha señalado que "a todos nos interesa que el próximo Gobierno siga la senda que éste ha iniciado".

En la rueda de prensa tras la última sesión del actual Gobierno liderado por Uxue Barkos, Solana ha indicado que la presidenta ha "felicitado" y "agradecido" a su equipo el trabajo realizado en "una legislatura complicada".

"Económicamente hemos visto cómo Navarra ha mejorado mucho y está mucho mejor que hace cuatro años, algo habremos tenido que ver", ha expuesto la portavoz sobre la mejoría económica inmersa en la bonanza a nivel nacional e internacional.

NO PARECE UN 'AGUR', SINO UN 'HASTA PRONTO'

Solana, que suena en todas las quinielas para seguir como consejera en el próximo Gobierno de Chivite, ha defendido que "la gestión de este Gobierno ha llevado a Navarra a donde está hoy, aparte de que hay otros indicadores macro que evidentemente ayudan".

"Satisfacción de irnos con las cuentas ordenadas, con los planes en marcha y con una tarea bien hecha", ha manifestado, para añadir que "los datos dicen lo que dicen".

María Solana ha indicado que el traspaso de poderes al siguiente Ejecutivo se hará conforme está recogido en la norma. "Ya estamos todos en disposición y todo el mundo lo tiene previsto", ha expuesto.

El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, y la portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, durante la rueda de prensa que han ofrecido este miércoles, tras el último consejo del gabinete de Uxue Barkos, en donde han afirmado que el Ejecutivo se va "satisfecho" de la labor realizada durante los últimos cuatro años. EFE/ Villar López

Por su parte, el vicepresidente del Ejecutivo Manu Ayerdi, preguntado por si va continuar como consejero de Desarrollo Económico, ha manifestado que "siempre he dicho que las cosas en su momento" y ha señalado que "nunca he dicho" que no fuera a continuar en labores ejecutivas.

"Lo que se tenga que anunciar corresponde a las formaciones políticas", ha dicho sobre su continuidad, para señalar que "todo se va a conocer con inmediata rapidez".

El vicepresidente ha explicado que en el futuro Ejecutivo habrá una parte del actual departamento de Desarrollo Económico, la correspondiente al gabinete de Macroeconómico, que se traslada al nuevo departamento de Economía y Hacienda que se creará.

Se trata de uno de los 13 departamentos que creará la socialista María Chivite para dar cabida a sus socios de Geroa Bai-PNV y Podemos, cumpliendo sus peticiones y aumentando los puestos del Gobierno foral que liderará cuando el próximo viernes sea elegida presidenta con los votos del actual cuatripartito.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ni rastro de autocrítica: el cuatripartito se va calificando sus 4 años de viraje nacionalista como "muy positivos"