PREMIUM  EDUCACIÓN

Reclaman explicaciones a Barkos por su polémica encuesta para niños: "El tercer grado es injustificado"

UPN ha considerado “irrespetuoso” el comportamiento del departamento de Educación con los alumnos, las familias y los docentes.

La presidenta del gobierno Uxue Barkos llega al Parlamento foral para participar en una sesión ordinaria. MIGUEL OSÉS
La presidenta del gobierno Uxue Barkos llega al Parlamento foral para participar en una sesión ordinaria. MIGUEL OSÉS  

Las quejas de numerosas familias por la encuesta que el departamento navarro de Educación está realizando directamente a niños de 9 años en cuarto de Primaria y de 14 en segundo de la ESO han provocado que desde la oposición se exijan explicaciones al consejera María Solana.

El portavoz de UPN en la Comisión de Educación del Parlamento de Navarra, Alberto Catalán, ha presentado diferentes iniciativas parlamentarias en las que pide explicaciones al departamento por el contenido y modificaciones de la encuesta socioeconómica y cultural curso 2018-2019.

Se trata de un test que se está realizando desde el 1 al 28 de febrero de forma online, a través de los ordenadores del centro, a todos los alumnos de 4º de Primaria y 2º de Secundaria.

“No olvidemos que son niños/as de 9-10 años y de 13-14 años y, por tanto, menores de edad”, ha incidido el parlamentario de UPN. Los regionalistas quieren saber, entre otras cuestiones, “en base a qué criterio educativo, pedagógico y científico se ha añadido en el apartado de sexo, además de chico o chica,  el epígrafe de "otras opciones".

Asimismo, los regionalistas preguntan si se ha contado con la autorización y el derecho de los padres o representantes legales de los niños/as a negarse a que estos cumplimenten la encuesta.

Otra de las dudas expuestas a la consejera Solana versa sobre qué unidad del Departamento ha introducido dicho epígrafe y qué responsable del departamento ha dado el visto bueno.

Para Catalán, “el Gobierno está obviando que los responsables legales de los niños son sus padres o tutores legales y que el departamento, los centros educativos y los docentes no pueden establecer una planteamiento ideológico concreto en temas que generan controversia en la sociedad, tal como han establecido diferentes sentencias del Tribunal Supremo”.

“Asimismo, se está obviando intencionadamente el derecho que tienen los padres a que sus hijos sean educados en función de sus creencias morales, tal como recoge el artículo 27 de la Constitución Española”, ha añadido.

Para Alberto Catalán, “la ideología de género o el pensamiento único no se pueden imponer desde las Administraciones Públicas. Este tipo de situaciones evidencia el comportamiento irrespetuoso de los actuales responsables del departamento con los alumnos y sus padres o representantes legales. El departamento debe ser escrupuloso y solicitar previamente el consentimiento de los padres. Volvemos a insistir que los hijos son de los padres, no del Estado”, ha afirmado.

Por otro lado, los regionalistas han requerido al departamento que expliqué cuáles son los motivos por los que en dicha encuesta socioeconómica y cultural se establece un número destacado de preguntas (11 de 28) sobre el idioma en el que el alumno desarrolla su vida, tanto dentro como fuera del centro.

Para Catalán no tiene ningún sentido pedagógico y educativo preguntar a los alumnos, entre otras cuestiones, en qué idioma hablan sus profesores entre ellos, o en qué idioma ven la TV, leen libros, usan internet, hablan con los profesores en el aula, fuera de ella, con sus compañeros de clase en el aula, en el patio, con sus amigos en su pueblo o barrio, en las actividades extra escolares, en casa, comiendo, viendo la televisión.

“¿Qué tipo de persecución es esa? El tercer grado al que quiere someterse al alumnado es injustificado, desproporcionado e incomprensible”, ha afirmado Alberto Catalán.

Finalmente el portavoz regionalista ha denunciado que “el Gobierno de Barkos siga empeñado en imponer una ideología determinada y en utilizar la educación para conseguir sus objetivos nacionalistas, imponer el euskera y limitar la libertad de los padres para elegir la educación que quieren para sus hijos. Algo que es inadmisible en un sistema democrático y en un Estado de Derecho en el que deben primar la libertad y el respeto”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Reclaman explicaciones a Barkos por su polémica encuesta para niños: "El tercer grado es injustificado"