POLÍTICA

La advertencia del Consejo de Transparencia de Navarra: "No tenemos garantizada al 100% la independencia"

El Consejo de Transparencia de Navarra expresa sus dudas de que este organismo tenga que depender del Gobierno foral.

La consejera María José Beaumont durante una intervención sobre el índice de transparencia de las Comunidades Autónomas. IÑIGO ALZUGARAY
La consejera María José Beaumont durante una intervención sobre el índice de transparencia de las Comunidades Autónomas. IÑIGO ALZUGARAY  

El presidente del Consejo de Transparencia de Navarra, Juan Luis Betrán, ha expresado sus dudas de que este organismo administrativo tenga que depender del Gobierno foral, en lugar de tener personalidad jurídica propia, como ocurre en otras Comunidades Autónomas.

Juan Luis Beltrán, que ha comparecido en el Parlamento para presentar la memoria de actividad del Consejo en el año 2017, se ha preguntado si "es bueno que el Consejo tenga que depender orgánicamente de un departamento de una Administración a la que tiene que evaluar".

"Otras Comunidades han dotado al Consejo de personalidad propia, de presupuesto propio, de medios propios para garantizar su independencia. En Navarra no tenemos garantizada al cien por cien esa independencia, aunque no cabe duda de que hoy por hoy es cien por cien independiente, hasta ahora el Gobierno ha garantizado nuestra independencia. ¿Será así en el futuro?, no lo sé", ha indicado.

Beltrán ha incidido en destacar el "apoyo" que ha dado al Consejo de Transparencia la directora del servicio de Gobierno Abierto del Ejecutivo foral, que ha sido esencial, fundamental e indispensable". "Si el Consejo ha funcionado como ha funcionado ha sido gracias a su desinteresada colaboración", ha subrayado.

Durante su comparecencia, Juan Luis Beltrán ha explicado que el Consejo de Transparencia de Navarra recibió en 2017, su primer año de funcionamiento, quince reclamaciones de ciudadanos o de personas jurídicas que se quejaban por la falta de respuesta que habían recibido de diversas administraciones ante sus solicitudes de información.

El presidente del Consejo ha explicado que los datos de Navarra no reflejan "diferencias significativas" con los de otras Comunidades Autónomas aunque sí ha incidido en que, en comparación con el entorno europeo, la situación de Navarra y España "es pobre". "Aún queda mucho por recorrer en el ámbito de la transparencia, en otros países tienen 30 o 40 años de trayectoria y la ciudadanía está educada", ha explicado.

"LABOR DE EDUCACIÓN" SOBRE TRANSPARENCIA

Así, ha señalado que en Navarra "queda una importante labor de educación tanto al funcionariado como a la ciudadanía sobre las bondades de la transparencia, de ejercer el derecho a saber, hay que hacer mucho trabajo y es una de las aspiraciones del Consejo de Transparencia de Navarra". En este sentido, ha planteado al Gobierno foral que ponga en marcha un plan de formación de los funcionarios, tal y como prevé la legislación navarra sobre transparencia.

De las quince reclamaciones que recibió el Consejo de la Transparencia en 2017, trece fueron presentadas por personas físicas y dos por personas jurídicas. Cinco se dirigían contra el Gobierno de Navarra, nueve contra entidades locales y la última contra la Universidad de Oviedo.

En cuanto a las materias de las reclamaciones, cinco fueron por información sobre cuestiones presupuestarias, tres sobre contratos, y sendas sobre subvenciones, asignación de parcelas, licencia de actividad, sobre un expediente sancionador, y sobre cuestiones de administración electrónica, y una última sobre disciplina académica dirigida a la Universidad de Oviedo.

De las 15 reclamaciones, diez estuvieron motivadas por el silencio administrativo, cuatro por desestimación de la solicitud y una por inadmisión. El Consejo de la Transparencia estimó ocho reclamaciones y otras dos parcialmente, mientras que desestimó una e inadmitió otras cuatro. Juan Luis Beltrán ha hecho hincapié en el silencio administrativo, para señalar que es "inaceptable y es el contrapunto de la transparencia".

Una vez estimadas las reclamaciones por el Consejo de la Transparencia, Juan Luis Beltrán ha señalado que "el grado de colaboración de las Administraciones fue muy bueno, en general todas cumplieron e inmediatamente facilitaron al reclamante la documentación solicitada".

Ha puesto como excepción a la Mancomunidad de Montejurra, a la que tuvo que realizar dos requerimientos de información en noviembre de 2017 y en agosto de 2018 para que facilitara la documentación solicitada por una ciudadana sobre modificaciones urbanísticas.

CONTROL DE LA PUBLICIDAD ACTIVA

En el capítulo del control de la publicidad activa, es decir, la obligación de las administración de publicar de oficio en sus páginas web determinada información, ha explicado que el Consejo de Transparencia no tiene todavía una metodología para hacerlo y que precisamente el Consejo del Estado está ultimando este sistema de control.

No obstante, ha precisado que el Consejo se encuentra en Navarra con dos problemas para hacer esta evaluación. En primer lugar, que tiene que controlar aproximadamente mil entidades y, en segundo lugar, que de esas mil entidades aproximadamente 500 "son entidades de pequeño tamaño y muy reducida estructura, principalmente ayuntamientos y concejos, que apenas tiene medios económicos y humanos para cumplir sus funciones". "Por no tener no tienen ni página web, ¿cómo van a tener portal de transparencia?", ha planteado.

En este sentido, aprovechando que el Parlamento está tramitando una ley para la reforma de la Administración Local, ha pedido que se incorporen medidas para que sean las futuras comarcas las que se encarguen de la gestión de estos portales de transparencia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La advertencia del Consejo de Transparencia de Navarra: "No tenemos garantizada al 100% la independencia"