POLÍTICA

Chivite atacó la medida tomada por Sánchez 24 horas antes: "Tendrá un impacto en el empleo mucho mayor"

En el pleno del Parlamento celebrado el viernes rechazó que se ordenara no trabajar, salvo a las profesiones esenciales, medida adoptada por el Gobierno central. 

El Presidente del Gobierno de España, Pedro Sanchez, pasea por Pamplona junto a María Chivite y Santos Cerdán en una visita anterior. PABLO LASAOSA
El Presidente del Gobierno de España, Pedro Sanchez, pasea por Pamplona junto a María Chivite y Santos Cerdán en una visita anterior. PABLO LASAOSA

Desconcierto absoluto en el PSOE y, en especial, en el PSN, donde ni la presidenta Chivite conoce ni comparte la decisiones del Gobierno de Pedro Sánchez. 

A pesar de las múltiples reuniones con presidentes autonómicos que el Gobierno central y el navarro se empeñan en publicitar, lo cierto es que la actual presidenta de Navarra no comparte las medidas del gobierno central. O no se entera. 

Sólo unas horas antes de que Pedro Sánchez anunciara que todos los trabajadores de actividades no esenciales deberán quedarse en casa las próximas dos semanas, María Chivite se mostró absolutamente contraria a esta medida en el Parlamento de Navarra

"No lo compartimos. Si hacemos desaparecer la ya escasa actividad que tenemos, la reconstrucción post crisis va a ser mucho más difícil, mucho más dura. Y ese cierre total tendrá un impacto en el empleo y en la actividad mucho mayor del que ya está teniendo", dijo María Chivite durante su intervención del viernes en Navarra dando por hecho lo erróneo y equivocado de una medida que ahora ha tomado el presidente del Gobierno. 
 


Este sábado, Pedro Sánchez ha ordenado que nadie vaya a trabajar entre el lunes 30 de marzo y el jueves 9 de abril, una medida que se va a aprobar en el consejo de ministros extraordinario de este domingo. Sólo estarán libres de esta obligación las profesiones consideradas esenciales. 

En su intervención del viernes, María Chivite indicó que "es evidente el impacto" de las medidas del Gobierno en el crecimiento del gasto público como en la disminución de recaudación, pero ha dicho que "ahora mismo todos los esfuerzos económicos tienen que estar a disposición de la urgencia presente y la siembra de un escenario social y económico que tenemos que procurar que pueda estar lo más protegido posible ahora para poder mejorarlo y reforzarlo después".

Mientras Chivite pedía lo contrario, el Gobierno central va a aprobar este domingo en un Consejo de Ministros extraordinario la suspensión de las actividades no esenciales las próximas dos semanas, para los ocho días laborables entre el lunes 30 de marzo y el jueves 9 de abril, ambos inclusive, mediante una medida excepcional de un permiso retribuido recuperable.

Así lo anunció Sánchez en una rueda de prensa telemática en La Moncloa, en la que explicó que, de esta manera, estos trabajadores no tendrán que desplazarse a sus centros de trabajo las dos próximas semanas, con la finalidad de reducir los desplazamientos al nivel actual durante los fines de semana y evitar así la propagación del virus.

Los trabajadores continuarán recibiendo su salario con normalidad y una vez termine la situación de emergencia, recuperarán las horas de trabajo no prestadas "de manera paulatina y espaciada en el tiempo", por ejemplo con una hora más diaria, mediante los convenios entre empresas y sindicatos hasta el próximo 31 de diciembre, según ha explicado Sánchez, que ha informado ya a sindicatos y empresarios.

El jefe del Ejecutivo ha indicado que la decisión se ha tomado siguiendo las recomendaciones de los expertos del Comité Técnico, tras haberse tratado con los agentes sociales, que son "conscientes del enorme esfuerzo que hay que hacer", y bajo el convencimiento de la necesidad de reducir la movilidad de los días laborales al nivel de la caída que se produce los fines de semana.

En este sentido, ha indicado que la idea del Gobierno es anticipar las jornadas festivas de la Semana Santa para cerrar las actividades económicas de servicios no esenciales para rebajar de manera "significativa" la movilidad y recortar en mayor medida el contagio y las infecciones y con el fin también de reducir el número de hospitalizados y "aliviar" las UCIs.

Además, el presidente del Gobierno ha subrayado que la medida se adopta ahora porque "la sociedad está preparada para asumirla y ejercerla en primera persona", a pesar de tratarse de medidas "tan duras y contundentes".

"Si logramos los niveles de movilidad de los fines de semana, que tampoco hay una gran diferencia pero es suficientemente significativa, para lograr entre todos reducir la movilidad y frenar aún más la acusada transmisión de la pandemia, creo que estaremos haciendo un esfuerzo de solidaridad conjunto para vencer al enemigo común", ha enfatizado.

Sánchez ha dejado claro que las actividades consideradas esenciales, como la producción agrícola o el abastecimiento de productos alimentarios o farmacéuticos, así como toda la sanidad, continuarán con su labor ordinaria como hasta ahora.

"La idea es que un trabajador que trabaja en una obra, a partir del 30 de marzo no lo hará y podrá tener ese permiso retribuido. En cambio, un enfermero sí lo hará", ha añadido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite atacó la medida tomada por Sánchez 24 horas antes: "Tendrá un impacto en el empleo mucho mayor"