PREMIUM  POLÍTICA

Bildu carga contra Barkos y exige la retirada de los policías que velan por los trabajos en Rozalejo

Ante la crisis desatada en el Gobierno cuatripartito, la presidenta Barkos ha llamado a la "responsabilidad" a "todas y cada una de las partes" implicadas.

Policía Foral y Policía Nacional mantienen el cordón de seguridad en los alrededores del Palacio de Rozalejo. IÑIGO ALZUGARAY
Policía Foral y Policía Nacional mantienen el cordón de seguridad en los alrededores del Palacio de Rozalejo. IÑIGO ALZUGARAY  

El desalojo de los okupas de Rozalejo mediante una intervención policial para permitir acceder al edificio público a los técnicos del Gobierno no ha acabado de gustar en las filas de EH Bildu, que ha rechazado la "continuada presencia de policías" en el Casco Viejo de Pamplona.

El partido que sustenta el Gobierno foral del cuatripartito y dirige el departamento de Interior, en manos de la consejera María José Beaumont, ha enviado un comunicado criticando que la presencia policial "está impidiendo el normal desarrollo de la vida cotidiana".

La formación abertzale se ha referido así a la presencia de Policía Foral y Policía Nacional en el Casco Viejo después de que este martes entraran los agentes en Rozalejo para facilitar una inspección de técnicos del Servicio de Patrimonio del Gobierno foral y los operarios que aún trabajan para vaciar el inmueble.

EH Bildu considera que la presencia policial "se ha visto agravada con diferentes cargas, acosos, identificaciones y amenazas indiscriminadas", en alusión a las labores de vigilancia sobre los actos de protesta que el colectivo okupa ha desarrollado en las últimas horas.

"No queremos dar normalidad a no poder transitar y hacer las compras por las calles del barrio", ha expuesto EH Bildu, que ha censurado "la situación de tensión que están viviendo vecinos, comerciantes y personas hosteleras" y ha exigido "la inmediata retirada y desaparición de las amenazas efectuadas por parte de las fuerzas policiales".

En su opinión, "el cierre del 'gaztetxe Maravillas' y la vía policial y represiva emprendidas no van a solucionar nada" y, por ello, ha llamado a "todas las partes a retomar la vía del diálogo y la negociación para buscar soluciones".

Por su parte, el grupo municipal de Aranzadi en el Consistorio de Pamplona ha asegurado que la operación policial y la entrada de los técnicos "constata el giro reaccionario del Gobierno foral en manos de Geroa Bai, que está derechizando sus políticas tanto en el Ejecutivo como el Ayuntamiento de Pamplona".

En opinión de la candidatura ciudadana, "es inadmisible que se les dé este trato violento y unilateral a los colectivos y a los ciudadanos que están trabajando por crear espacios para mejorar la ciudad".

Por ello, Aranzadi ha presentado un moción de urgencia contra el desalojo del 'gaztetxe Maravillas', que califica de centro social, para su debate en el pleno del Ayuntamiento de Pamplona.

BARKOS TRATA DE CALMAR LOS ÁNIMOS

Ante las últimas críticas generadas por la gestión del Gobierno cuatripartito en la okupación, la presidenta Uxue Barkos ha llamado a la "responsabilidad" a "todas y cada una de las partes" y ha asegurado este mismo miércoles que la seguridad "es el elemento que debe primar", por lo que de momento se ha decidido que se cerrará con hormigón armado la puerta principal.

En declaraciones a los medios de comunicación, Barkos ha indicado que es "consciente de los debates que se producen en torno a esta cuestión pero cualquier debate, cuando la seguridad es el elemento que debe primar, es absolutamente accesorio".

Ha explicado que "la Policía Foral solicitó una autorización para acudir a hacer una revisión" al edificio de la calle Navarrería "después de constatar algunos avisos de que se estaban realizando obras".

Según ha incidido, "técnicos del Servicio de Patrimonio han detectado, están ultimando los trabajos, una serie de actuaciones y hablan de falta de seguridad en un edificio". "Esto es lo que ha de primar siempre para el Gobierno de Navarra", ha aseverado, para insistir que éste es un asunto "en el que cualquier otro debate es absolutamente secundario".

Ha llamado "a la responsabilidad de todas y cada una de las partes" y ha comentado Barkos que había "cables de electricidad que hablan de enganches ilegales, sin protección y sin seguridad y habla de evidente riesgo". "Una serie de trabajos que se han llevado a cabo poniendo en riesgo la propia circunstancia de estructura del edificio", ha añadido, para afirmar que "son cuestiones que no se van a obviar por parte del Gobierno de Navarra".

UPN EXIGE RESPONSABILIDADES AL GOBIERNO FORAL

Por su parte UPN ha exigido "responsabilidades" al Gobierno de Navarra por "haber consentido el deterioro del palacio Marqués de Rozalejo y que esté hoy en peores condiciones debido a su 'okupación' por un grupo de personas vinculadas a la izquierda aberzale".

"El Gobierno, como titular del mismo, es también responsable de todos los daños, riesgos e ilegalidades producidas por haber permitido de manera interesada la usurpación y uso de este bien público", ha afirmado en un comunicado.

La formación regionalista ha solicitado al Ejecutivo foral "toda la información correspondiente a las últimas actuaciones realizadas sobre edificio barroco del siglo XVIII" y también ha exigido "conocer al detalle la orden judicial que determinó la intervención de Policía Foral del día 8 de enero, así como los documentos y acuerdos que la precedieron".

UPN también quiere conocer "el informe íntegro de los servicios técnicos que acreditan el agravamiento de los desperfectos ocasionados por quienes de manera ilegal regentaban el palacio y los informes policiales que relatan multitud de ilegalidades cometidas por los ocupantes".

En opinión de los regionalistas, "todo lo que se conoce hasta el momento ratifica todas y cada una de las infracciones y perjuicios que por diversos cauces se han ido constatando desde hace año y medio y que han sido advertidas por este grupo parlamentario ante la desatención del gobierno de Barkos".

CRÍTICAS A BARKOS "POR DILATAR LA SITUACIÓN ILEGAL"

UPN han criticado también a la presidenta del Gobierno foral por "haber tratado de dilatar lo más posible el fin de esta situación ilegal con el objeto de satisfacer a sus socios y, en último término, a quienes de manera ilegal se habían adueñado de una propiedad pública para explotarla en su propio beneficio".

Según ha indicado UPN, "de lo que hasta ahora se tiene conocimiento público, la pasividad del Gobierno de Navarra ha conllevado que se realicen alteraciones y obras en detrimento del patrimonio artístico e histórico, y que se continúe practicando un negocio clandestino sin licencias y eludiendo impuestos".

"Se confirma también que en Rozalejo se realizan actividades con grave riesgo para la seguridad de las personas así como otras infracciones como enganches ilegales a la red eléctrica o al abastecimiento de agua dependiente de la Mancomunidad de la Comarca", ha agregado.

Además, la formación regionalista ha remarcado que "todo lo constatado ha sido previamente denunciado por UPN ante el desprecio y la inacción del gobierno de Barkos, que se limitaba a dilatar los procedimientos administrativos y consentir de facto toda esta situación de continua ilegalidad".

PPN AFEA LA "INCAPACIDAD" DE BARKOS

El PPN ha afirmado este miércoles que lo ocurrido con "la ocupación, desalojo, reocupación y posterior desalojo" del palacio del Marqués de Rozalejo es "el mejor ejemplo de la incapacidad de Uxue Barkos para gobernar Navarra".

"La presidenta del Gobierno sólo se mueve por intereses electoralistas, y personales. Mientras le ha interesado mantenerse en el sillón ha sido sumisa a Bildu y a la izquierda radical abertzale, y ha permitido que el edificio estuviera ocupado ilegalmente durante año y medio", ha señalado el partido en un comunicado.

Los populares consideran que ahora, en precampaña y con el pistoletazo de salida a las elecciones de mayo, "Barkos intenta desmarcarse de quienes le han marcado el paso durante tres años y medio".

En este sentido, desde el PPN se han preguntado "por qué ahora sí se ha podido tapiar el edificio con cemento, mientras que en agosto no se podía, y la propia presidenta Barkos afirmó que las condiciones del edificio hacían imposible su cerramiento total".

"En realidad no se tapió porque no se quiso impedir la reocupación, porque Bildu tocó la corneta y Barkos se cuadró firme", ha zanjado el PPN, que ha llamado a la ciudadanía a rebelarse "votando en mayo para echar al cuatripartito del Gobierno".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bildu carga contra Barkos y exige la retirada de los policías que velan por los trabajos en Rozalejo