PREMIUM  POLÍTICA

Bildu allana el camino para facilitar la investidura de Chivite y dirigir desde fuera el nuevo cuatripartito

Los abertzales ya se han cobrado varias decisiones políticas en forma de nombramientos y siguen exigiendo cesiones al PSN aprovechando que su voto a Chivite será determinante.

El parlamentario de Bildu, Adolfo Araiz, se dirige al presidente del Parlamento, Unai Hualde (Geroa-PNV) ante la mirada de la socialista Inma Jurío en la sesión de la Comisión Permanente del Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
El parlamentario de Bildu, Adolfo Araiz, se dirige al presidente del Parlamento, Unai Hualde (Geroa-PNV) ante la mirada de la socialista Inma Jurío en la sesión de la Comisión Permanente del Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY  

El parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz ha afirmado este jueves que su partido aún no ha tomado ninguna decisión sobre qué votará en un proceso de investidura de María Chivite (PSN) en Navarra y que se debate entre la abstención y el no, ya que en ningún caso contemplan votar sí.

Ante la incertidumbre de su posición, Araiz ya ha despejado algunas dudas y ha realizado un guiño a Chivite asegurando que lo importante para su formación es que no "vuelva la derecha".

Tras la reunión de la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento, Araiz ha criticado una vez más "la política de exclusión del PSN" a la formación abertzale en el proceso de conformación de un gobierno en la Comunidad foral, algo que considera "impropio" del "momento político en el que vivimos".

Ha manifestado que "vamos a esperar a que haya sesión de investidura real y tomemos una decisión". "Todavía no hemos tomado ninguna y la decisión final la va a tomar el conjunto de la base social de EH Bildu", ha manifestado, para asegurar que se tomará "con responsabilidad y en defensa de los intereses generales de Navarra".

"Nos vamos a debatir en un debate de investidura, si hubiera, entre la abstención y el no", ha dicho el parlamentario abertzale, para afirmar que "tenemos argumentos políticos para cada una de las dos posiciones y queda tomar una decisión final".

Ha explicado que dentro del partido "hay posiciones que opinan que la abstención sería lo más conveniente y otras que el no sería lo más conveniente" y ha afirmado que el debate se produce en el seno de EH Bildu en Navarra y la decisión se tomará en la Comunidad foral.

SU OBJETIVO: "NO FACILITAR GOBIERNOS DE DERECHA"

En cualquier caso, ha señalado que "un principio de actuación importante es que nuestro grupo político no quiere facilitar escenarios que tengan como resultado que la derecha vuelva a las instituciones a gobernar".

Adolfo Araiz ha criticado, no obstante, que se pueda producir en Navarra una sesión de investidura de María Chivite (PSN) "sin apoyos" y ha afirmado que "debe contar con los apoyos y debe asegurarse mayorías suficientes".

Según ha dicho, "no basta solo con superar un proceso de investidura, que eso probablemente sea lo más fácil con todo lo complicado que pueda parecer, sino que lo complicado vendrá después". "Hay que aclarar una serie de incógnitas, lo primero si hay un acuerdo definitivo o no sobre el modelo de gobierno, parece ser que ha surgido algún tipo de duda o de necesidad de más tiempo de reflexión", ha expuesto.

Ante la falta de apoyos suficientes del cuatripartito que prepara Chivite con el PSN (11 parlamentarios), Geroa Bai (9), Podemos (2) e I-E (1), Bildu aprovecha así su posición determinante para inclinar la mayoría absoluta en el Parlamento de Navarra.

Aunque airadamente los abertzales han denunciado que se quedan fuera de las negociaciones socialistas, las primeras decisiones políticas han demostrado que el PSN realiza cada vez más concesiones a Bildu de cara a su apoyo indispensable en la investidura, donde su abstención sería suficiente para Chivite.

La Mesa del Parlamento de Navarra o la elección de los representantes en la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona han sido las primeras cesiones del PSN a los abertzales, que ahora piden más.

Conscientes de estas medidas, desde Bildu aprovechan la situación para influir en el acuerdo del nuevo cuatripartito desde fuera y con las declaraciones de Adolfo Araiz recuerdan a PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E que su voto será el determinante.

CRÍTICAS A GEROA BAI POR LA FORMACIÓN DEL ANTERIOR GOBIERNO

Además, Adolfo Araiz ha manifestado, tras la propuesta de Geroa Bai de que el futuro gobierno sea de "responsabilidades compartidas", que es "llamativo" que "quienes negaron la posibilidad de que en el año 2015 hubiera un gobierno de coalición y plantearon vetos personales, ahora estén siendo los defensores más acérrimos de un gobierno de coalición".

Ha expuesto así que en su día desde EH Bildu "defendimos un gobierno de coalición fuerte, con responsables políticos que dieran coherencia y empaque a ese gobierno". "Nos parece muy bien que ahora se defienda un gobierno de coalición pero algún grupo político no quiso saber nada en 2015", ha recordado.

En cuanto al acuerdo de programa alcanzado recientemente por PSN, Geroa, Podemos e I-E, ha indicado que su formación está estudiándolo y ha criticado que ninguno de los cuatro partidos "se ha dignado a entregarnos una copia del acuerdo".

"Hay acciones que no nos gustan y voy a citar una como la reforma de la administración local, se le da una patada hacia adelante sin ningún sentido", ha dicho, para añadir que "algunos plazos importantes como el de financiación se ha pospuesto un año".

Finalmente, ha señalado Araiz que cree que no debería influir en Navarra lo que ocurra en Madrid: "Lo que suceda en Navarra debiera decidirse aquí, pero tenemos la experiencia histórica muy negativa en ese sentido y no sabemos qué va a pasar".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bildu allana el camino para facilitar la investidura de Chivite y dirigir desde fuera el nuevo cuatripartito