POLÍTICA

Barkos ofrece un discurso vacío como colofón a un año sin avances en Navarra: "Las personas son nuestra prioridad"

La presidenta graba un discurso en el que esconde las banderas de España y Europa y no menciona el euskera, el principal eje de acción de su gobierno. 

Uxue Barkos durante su discurso de fin de año 2016.
Uxue Barkos durante su discurso de fin de año 2016.  

En un año lleno de protestas sociales por la acción del Gobierno de Uxue Barkos, la denigración de las víctimas de los asesinos de ETA, la retirada de becas para estudiar en la Universidad de Navarra, la ruptura de convenios de forma arbitraria o los ataques permanentes a la libertad de las familias para elegir estudiar en inglés, Uxue Barkos ha ofrecido un discurso vacío para despedir el año en el que no ha asumido ni una sola responsabilidad como presidenta.

Barkos no ha tocado ninguno de los temas que de verdad afectan a los ciudadanos y se ha limitado a utilizar tópicos sobre crecimiento y empleo, sin datos concretos ni proyectos exactos. Tampoco ha mencionado la presidenta los tres contratos públicos adjudicados ya al estudio de arquitectura de su hermano desde el Gobierno de Navarra que ella preside, uno de los temas de interés y que ella misma calificó como "éticos y estéticos"

La presidenta ha ofrecido su discurso con las banderas de España y de Europa de nuevo escondidas y ha aparecido sólo con la de Navarra en una sala vacía junto a unas flores de Pascua, bien distintas a la utilizada para su postal navideña. No ha dicho nada la presidenta en su balance del año de la retirada del escudo de la Comunidad foral del edificio de Gobierno de Navarra que soliviantó a los ciudadanos.

"Las personas son nuestra prioridad y van a seguir siendo eje central de nuestra actuación", ha dicho Uxue Barkos a pesar de que su gobierno se dedica a atacar y a retirar derechos a todos aquellos navarros que no concuerdan con el discurso del cuatripartito nacionalista. 

Barkos no ha mencionado en todo su discurso la palabra euskera, el principal eje de acción de su Ejecutivo, dedicado a la euskaldunización de Navarra a marchas forzadas con cuantiosas subvenciones y dinero a raudales con todo lo que tiene que ver con imponer ese idioma, especialmente a medios de comunicación afines a su proyecto ideológico.

PROBLEMAS CON LA JUSTICIA

Barkos tiene por delante un interesante 2017 debido a sus problemas con la justicia. En febrero se celebrará la vista previa sobre el caso de sus "dietas fantasma" en Pamplona. La presidenta cobró dietas del Ayuntamiento de Pamplona mientras estaba en Madrid como diputada y el Tribunal de Cuenta investiga sin admitir los recursos de la presidenta esta posible corrupción de Uxue Barkos

Sobre 2016, la presidenta ha vuelto a escudarse en la "crisis económica" que antes utilizaba para azuzar a los gobiernos anteriores para justificar que haya muchas familias que siguen sufriendo sus efectos. "Debemos seguir avanzando, creciendo y mejorando día a día. Pero desde el convencimiento de que debemos hacerlo todos juntos. Sin dejar a nadie atrás”, ha dicho la presidenta en todo un ejemplo de palabras huecas. 

Barkos ha abogado por la "cohesión" mientras desde todos sus departamentos trabajan a diario por reforzar la división entre navarros. Tampoco ha mencionado la presidenta sus continuos encuentros con el lehendakari Urkullu como balance del año que termina, al que ha visto en cerca de una decena de ocasiones, en claro reflejo de las preocupaciones de su gabinete: el acercamiento al País Vasco y la disolución de Navarra como comunidad diferenciada. La última es la intención del País Vasco de celebrar el día de su comunidad haciéndolo coincidir con el día de San Francisco Javier, patrón de Navarra. Barkos y su gobierno ya ha anunciado que callarán ante esa posibilidad. 

La líder del PNV en Navarra también ha destacado en su discurso que Navarra crece, aunque no ha mencionado en qué aspecto y no ha aportado cifra alguna. Eso sí, ha reconocido, al menos, que a pesar de su llegado el paro sigue desbocado. "Tenemos un proyecto de futuro para Navarra. Un proyecto compartido y que aspira desde el rigor y la seriedad en la gestión a una Navarra cohesionada social y territorialmente, moderna y competitiva”, ha dicho Uxue Barkos en su discurso. 

El único problema que Barkos ha encontrado, según su discurso, en todo el 2016 ha sido la falta de gobierno en España y ha puesto el ejemplo del cuatripartito nacionalista en Navarra como referente. "Hemos vivido un año de bloqueo institucional sin precedentes, inédito. Estoy convencida de que el esfuerzo por dialogar, por negociar y sobre todo por llegar a acuerdos merece la pena y en Navarra lo estamos comprobando", ha dicho obviando el rodillo del cuatripartito en cualquier iniciativa política en Navarra, donde el "diálogo" pasó a mejor vida hace un año y medio. 

VATICINIOS PARA 2017

Barkos ha tenido grandes augurios para el año próximo. “Tendremos la oportunidad también en el próximo año de reafirmar nuestro compromiso con una cultura de paz y convivencia que asiente sus valores en la solidaridad”, ha dicho sólo unos días después de que todas las víctimas de ETA se unieran en Navarra ante los ninguneo de su gobierno y ningún miembro del Ejecutivo asistiera al homenaje a los asesinados por la banda terrorista en Navarra. 

Eso sí, Barkos ha terminado su discurso haciendo referencia a lo mucho que trabaja y a sus grandes deseos para la Comunidad foral: "Nos espera un año en el que seguir trabajando y colaborando para construir un futuro mejor para Navarra, una tierra donde sentirnos orgullosos de vivir”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos ofrece un discurso vacío como colofón a un año sin avances en Navarra: "Las personas son nuestra prioridad"