• martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 21:47

 

 
 

POLÍTICA

Un informe avala que Aznárez (Podemos) borre del diario de sesiones del Parlamento las palabras de otros grupos que no le gusten

A partir de ahora la presidenta del Parlamento tendrá facultades para eliminar lo que ella considere "ofensivo" sin consultar a nadie. 

Pleno del Parlamento de Navarra. Maiorga Ramirez y Ainhoa Aznárez (02). IÑIGO ALZUGARAY
Pleno del Parlamento de Navarra. Maiorga Ramirez y Ainhoa Aznárez (02). IÑIGO ALZUGARAY

La censura llega al Parlamento de la mano de un informe técnico preparado ad hoc para Ainhoa Aznárez. La presidenta de la institución y miembro de Podemos podrá, a partir de ahora, borrar o eliminar todas las frases o palabras de otros parlamentarios sin consultar a nadie. 

Basta con que a Ainhoa Aznárez no le guste lo que se ha dicho o lo considere ofensivo para eliminar las expresiones o frases completas y aunque el parlamentario afectado mantenga sus palabras. Es decir, Aznárez podrá eliminar lo que le venga en gana del diario de sesiones y mutilar así la libertad de expresión en el Parlamento. 

Todo ocurre después de que Aznárez eliminara sin consultar ni consentimiento las palabras de la parlamentaria del PP, Ana Beltrán, sobre Bildu. "Tienen las manos manchadas de sangre", señaló. Beltrán pidió que constaran en acta y no se retractó. Sin embargo, la censura de Podemos y Aznárez ha llegado hasta este punto de cercenar la libertad de expresión de los parlamentarios. 

La Mesa y la Junta de Portavoces se han dado por enteradas este lunes del informe jurídico solicitado sobre la potestad de la presidenta del Parlamento foral para retirar del diario de sesiones palabras emitidas por los parlamentarios forales durante sus intervenciones en sesiones oficiales, "sin su consentimiento".

El informe jurídico concluye que "el artículo 120 faculta a la presidenta para ordenar que no consten en el diario de sesiones las palabras o conceptos siempre que sean ofensivos al decoro de la Cámara o de sus miembros, de las instituciones del Estado, de Navarra o de cualquiera otra persona o entidad, cuya concurrencia deberá apreciar la propia Presidencia de la Cámara".

"El precepto citado no contempla como requisito el consentimiento del orador, basta la apreciación por la Presidencia, sí prevé que el orador que las haya proferido pueda ser llamado al orden por la Presidencia y requerirle para que las retire, indicando que la negativa a atender este requerimiento pueda dar lugar a sucesivas llamadas al orden que incluso pueden derivar en una sanción de expulsión", recoge el informe.

Además, señala que "esta potestad de la Presidencia debe realizarse durante el desarrollo del mismo debate, en el momento de proferirse la palabra o concepto ofensivo y no en un momento posterior, por tanto la medida es pública y de aplicación inmediata, puesto que de lo que se trata en último término, es de que la Presidencia velé en todo momento por el mantenimiento del respeto, del orden y de la cortesía parlamentaria".

El PP solicitó este informe jurídico después de conocer que Aznárez había retirado del diario de sesiones unas palabras de la parlamentaria 'popular' Ana Beltrán "sin informarle" a ella previamente.

EH Bildu solicitó el amparo a la presidenta de la Cámara para que retirara del diario de sesiones la acusación a la coalición abertzale de tener "las manos manchadas de sangre". Aznárez y Podemos cumplieron a rajatabla las peticiones de Bildu.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un informe avala que Aznárez (Podemos) borre del diario de sesiones del Parlamento las palabras de otros grupos que no le gusten