• domingo, 29 de mayo de 2022
  • Actualizado 08:34

 

 
 

ECONOMÍA

Los ayuntamientos navarros podrán destinar sus remanentes de tesorería para gastos generales

La suspensión de las reglas fiscales provoca la no aplicación, durante 2020 y 2021, de la regla de gasto

Una calculadora junto a varias cuentas. ARCHIVO
Una calculadora junto a varias cuentas. ARCHIVO

El Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra ha informado a las entidades locales, mediante una guía práctica, de los efectos de la reciente suspensión de las reglas fiscales y su adaptación a la fiscalidad navarra. La guía se ha difundido este lunes de manera telemática e incluye 17 preguntas y respuestas.

La suspensión de las reglas fiscales, como medida de carácter excepcional, implica dejar sin efecto los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública y no aplicar la regla de gasto en los años 2020 y 2021.

Esto permitirá que los ayuntamientos puedan utilizar sus remanentes de tesorería para gastos generales sin la exigencia de destinar los mayores ingresos y el superávit a la reducción de deuda.

Según se indica en la guía, en 2020 no se aplicarán aquellas medidas en relación con incumplimientos en 2019 de reglas fiscales constatados con las liquidaciones de presupuestos, o con los estados contables del cierre del ejercicio. En 2021 y 2022, tampoco se aplicarán en relación con los resultados de las liquidaciones de 2020 y 2021, respectivamente.

Sin embargo, aunque las reglas fiscales estén suspendidas para el presupuesto de 2021, las normas presupuestarias establecidas en la Ley Foral de Haciendas Locales (LFHL) y los reglamentos de desarrollo, así como el principio de prudencia y los principios de buena gestión financiera, siguen vigentes, ha explicado el Ejecutivo foral en una nota.

El artículo 195.2 de la LFHL indica que cada uno de los presupuestos que se integran en el presupuesto general deberá aprobarse sin déficit inicial, es decir, los ingresos previstos de cada presupuesto serán mayores o iguales a los gastos previstos.

Asimismo, atendiendo a la estructura del presupuesto, los gastos corrientes no podrán ser financiados con ingresos de capital, salvo las excepciones previstas legalmente. En la práctica, esto se traduce en que el presupuesto de ingresos deberá ser mayor o igual que el presupuesto de gastos, y que los ingresos corrientes deben ser iguales o mayores a los gastos corrientes.

Desde el Gobierno de Navarra han remarcado que no se suspende la Ley Foral de Haciendas Locales y sus decretos forales de desarrollo en todos sus preceptos. Así, la gestión de los recursos públicos estará orientada por "la eficacia, la eficiencia, la economía y la calidad". Asimismo, se aplicará el principio de prudencia en la estimación de los ingresos y gastos para elaborar sus respectivos presupuestos.

Finalmente, se mantiene el cumplimiento de las obligaciones de transparencia y suministro de información previstas en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF y normas de desarrollo). Estas obligaciones seguirán siendo exigibles y las consecuencias de sus incumplimientos seguirán siendo aplicables.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los ayuntamientos navarros podrán destinar sus remanentes de tesorería para gastos generales