PREMIUM  ECONOMÍA

Ayerdi reconoce "dudas" sobre la evolución de la economía en Navarra a pesar de su crecimiento

El Gobierno ha optado "desde la prudencia" por revisar el crecimiento de la economía navarra desde el 2,7% hasta el 3,3%, un objetivo que "no es nada descabellado".

Polígono Industrial de Landaben.
Polígono Industrial de Landaben.  

La economía Navarra ha registrado un crecimiento del 3,4 % al terminar el segundo trimestre del año con respecto al mismo periodo de 2017, lo que unido a otros datos positivos ha llevado al Gobierno a revisar el crecimiento del PIB en 2018 hasta el 3,3%.

Según el avance de la Contabilidad Trimestral de Navarra, elaborada por el Instituto de Estadística de Navarra, que esta mañana ha presentado el vicepresidente Manu Ayerdi, en términos intertrimestrales la tasa de variación del PIB de Navarra se sitúa en 1%, la misma tasa que en el primer trimestre.

Ayerdi ha destacado que se registra un incremento de actividad "muy notable, que está superando las expectativas", y ha subrayado que hay que remontarse hasta 2006, año en el que la economía aumentó el 3,9%, para encontrar dos trimestre consecutivos con este comportamiento.

En términos interanuales ha constatado también que el crecimiento de la economía en un 3,4% en el segundo semestre supera en una décima la tasa del primero y mantiene una aceleración con respecto a periodos precedentes.

De hecho ha subrayado que el dinamismo de Navarra abrió en el primer trimestre una brecha con el conjunto del Estado que en el segundo se ha ensanchado, ya que el incremento del PIB nacional en el segundo trimestre ha sido del 0,6%, una décima menos que en el precedente, "al observarse cierta desaceleración".

Con estos datos "positivos" para Navarra debido al dinamismo de las ramas industriales pero también de los servicios, las señales de recuperación de la formación bruta de capital o el avance de las exportaciones, Ayeri ha indicado que una perspectiva de crecimiento pesimista sitúa el PIB al cierre del año en el 2,9%, la moderada en el 3,3% y la optimista en el 3,6%.

Y el Gobierno ha optado "desde la prudencia" por revisar el crecimiento de la economía navarra desde el 2,7% hasta el 3,3%, un objetivo que "no es nada descabellado".

Ha destacado asimismo que en la mejora del PIB incide igualmente la evolución del mercado de trabajo, con 14.000 empleados creados desde junio de 2017 hasta junio de 2018.

Al respecto el vicepresidente ha apuntado que queda camino por recorrer para la mejora cuantitativa y cualitativa de los salarios, pero los nominales ya han superado los niveles anteriores a la crisis, al pasar de 23.0000 euros de media en 2008 a 25.000 ahora, aunque los reales, descontada la inflación, aún están por debajo, ya que en 2008 eran de 25.000 euros de media y en la actualidad están en 24.000.

Con todo, ha puesto en valor una tasa de activad del 60 por ciento, lo que indica que el empleo también se mueve de modo favorable y "esta mejora en la ocupación está animando los salarios", ha dicho.

Una positiva evolución que ha comentado que se extiende a todos los sectores de actividad, una forma de llegar "a todos", y como ejemplo ha puntualiza que la producción industrial ha crecido un 6,9% y la cifra de negocio de los servicios un 3,9%.

Por último Manu Ayerdi ha explicado que la previsión del 2,7% del PIB para 2018 ha "fallado" porque cuando se hizo el Gobierno también quiso ser "prudente", porque "no se pensaba que Navarra iba a tener un comportamiento tan dinámico" y porque "las incertidumbres que había han jugado un rol mucho menos intenso que el esperado".

Ahora, ha reconocido, todavía hay algunas dudas sobre la evolución de la economía hasta final de año y la más importante puede ser la amenaza arancelaria de Estados Unidos, aunque el crecimiento del 3,3% marcado en la revisión "ya tiene recogida esta eventualidad para los dos próximos trimestres".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ayerdi reconoce "dudas" sobre la evolución de la economía en Navarra a pesar de su crecimiento