PREMIUM  POLÍTICA

Aranburu presume de la "buena gestión" de las cuentas forales tras "sangrar" a los navarros a impuestos

Aranburu ha subrayado que las cuentas recogen unos gastos de 3.967 millones y unos ingresos de 4.058 millones.

El Consejero Mikel Aramburu en el Parlamento. PABLO LASAOSA
El Consejero Mikel Aramburu en el Parlamento. PABLO LASAOSA  

El Parlamento Foral ha aprobado, con el voto en contra de la oposición, el proyecto de Ley Foral de Cuentas Generales de Navarra de 2016, unas cuentas formalizadas "correctamente, que expresan una "buena gestión" por parte del Gobierno con unos resultados "muy positivos".

Así lo ha asegurado el consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu, en el pleno del Parlamento en el que se ha aprobado el citado proyecto de ley con los votos a favor del cuatripartito y en contra de los tres grupos de la oposición.

Aranburu ha subrayado que las cuentas, que recogen unos gastos de 3.967 millones y unos ingresos de 4.058 millones, se ajustan a las prescripciones legales y son "elocuentes porque expresan una buena gestión por parte del Gobierno, con unos resultados muy positivos" si se tienen en cuenta los precedentes ejercicios.

Esto son "buenas noticias" para Navarra, dan imagen de "credibilidad y solvencia", pero parece que son "malas noticias" para la oposición, en palabras de Aranburu, quien ha apuntado que las cuentas de 2017 se han cerrado con superávit y con un remanente de tesorería positivo, que superará los 170 millones de euros.

Respecto al proyecto de 2016, ha destacado el alto grado de ejecución y ha recordado que la auditoría financiera de la Cámara de Comptos es "favorable", con algunas salvedades, que se van mejorando y corrigiendo por el departamento.

La principal salvedad ponía énfasis en la discrepancia con el Ministerio de Hacienda en la interpretación de los 82,5 millones de la aportación económica, una cuestión que está ya resuelta.

Asimismo, según ha indicado, ponía énfasis en la mejoría de la situación financiera de la mayoría de indicadores y recordaba que había necesidad de financiación externa para atender a los pasivos financieros que tiene la comunidad.

Aranburu ha señalado que en esas cuentas, según reconoce la Cámara de Comptos, se observa una variación "positiva" en gastos tanto en servicios públicos básicos, en educación, pensiones sanidad, cultura o I+D+i.

La deuda neta subió, ya que todavía entonces se estaba en necesidades de financiación, pero en una cantidad "muy inferior" a los años anteriores, según Aranburu, quien ha agregado que los objetivos de estabilidad presupuestaria se cumplieron.

Además ha comentado que se está avanzando de forma significativa en las medidas de control interno, para lo que están en estrecha colaboración con la Cámara de Comptos.

En el turno a favor, Jokin Castiella (Geroa Bai) ha hablado del escenario "novedoso" en el que se aprobaron esas cuentas, las primeras del actual Gobierno, que supusieron una "mejora" respecto a los ejercicios anteriores.

Adolfo Araiz (EH Bildu), quien ha mostrado satisfacción por el empuje a las políticas sociales que se refleja en la ejecución presupuestaria, ha comentado que esas cuentas evidencian que quedaban tareas pendientes, así como que otras siguen pendientes y están constreñidas por el marco financiero, que no ha cambiado.

Por Podemos, Laura Pérez ha dado un "sí crítico" pero "esperanzador" a las cuentas, que reflejan que se va por "la buena senda", unas cuentas que reflejan "lo costoso de revertir" la situación generada por los Gobierno anteriores de UPN.

José Miguel Nuin (I-E) ha hecho una valoración "positiva" de esos primeros presupuestos y la reforma fiscal que, en su opinión, supusieron un "acierto".

En el turno en contra, Juan Luis Sánchez de Muniain (UPN), quien ha relacionado la recuperación de las cuentas públicas con la recuperación económica, ha sostenido que la gestión del Ejecutivo foral "lastra" esa recuperación. Ha repasado el informe de Comptos del que ha citado como "lo más grave" lo relativo a los contratos "en situación de enriquecimiento injusto", que son "irregulares".

La socialista Ainhoa Unzu ha justificado su voto en contra por tres razones "graves": la falta de ejecución presupuestaria en áreas clave para el desarrollo de Navarra, la falta de ambición contra la economía sumergida, el empleo no declarado y el fraude fiscal, y el aumento de la precariedad y temporalidad en la Administración.

Ana Beltrán (PPN) ha afirmado que una cosa es que las cuentas "respeten la legalidad" y otra "la moralidad", tras lo que ha dicho que la política económica consiste en "sangrar" a impuestos a los navarros con el fin exclusivo de recaudar más y "encima solo recaudan un 2 % más" y lo que recaudan lo destinan a "políticas identitarias". A eso ha añadido que además aumentan la deuda.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Aranburu presume de la "buena gestión" de las cuentas forales tras "sangrar" a los navarros a impuestos