TERRORISMO

Cabreo de Beaumont por la detención de los radicales de Alsasua tras la paliza a la Guardia Civil: "No era necesario"

La consejera de Uxue Barkos puesta en el Gobierno por Bildu ha valorado de forma "negativa" los arrestos tras el ataque a dos agentes y sus mujeres. 

María José Beaumont, consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia. IÑIGO ALZUGARAY
María José Beaumont, consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia. IÑIGO ALZUGARAY

Enfado monumental de la consejera puesta por Bildu en el Gobierno de Uxue Barkos por la detención de ocho personas en Alsasua en relación con la paliza a dos agentes de la Guardia Civil y a sus mujeres. 

María José Beaumont, consejera de Interior, ha valorado de forma "negativa" las detenciones en relación con la agresión a dos guardias civiles en Alsasua y ha considerado que "no era necesario practicar estas detenciones, y mucho menos de madrugada".

Beaumont, en declaraciones a los medios, ha comentado que en el Gobierno foral han conocido esta mañana, a las 8 horas, que se estaban practicando detenciones, "al parecer por orden de la magistrada de la Audiencia Nacional respecto a las personas identificadas en los informes policiales por las supuestas agresiones".

Ha valorado la operación "en el sentido negativo" porque, según ha dicho, "consideramos que no era necesario practicar estas detenciones teniendo en cuenta que dos de las personas identificadas por Policía Foral, que es quien comenzó con esta instrucción, ya declararon ante la juez de instrucción número 3 de Pamplona y que otras personas se habían personado también para declarar voluntariamente".

"Suponemos en ese sentido que todas las diligencias del juzgado 3 se remitieron a la Audiencia Nacional una vez que decidió la juez que se inhibía, y que, por tanto, en la Audiencia Nacional se conocía que había dos personas que habían declarado ya y que otras habían manifestado su voluntad de declarar voluntariamente", ha apuntado.

EL MINISTRO DEFIENDE LA ACTUACIÓN JUDICIAL

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido la detención por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela de las personas identificadas por su implicación en la agresión que sufrieron dos agentes del Instituto Armado en Alsasua (Navarra) y ha mostrado su seguridad de que se habrán encontrado indicios suficientes que acreditan su implicación.

Tras participar en un acto sobre mediación judicial, Catalá ha señalado que noticias como las de esta operación "una vez más ponen de manifiesto que las leyes se cumplen, que el estado de Derecho en España es una realidad cotidiana y que sobre quien incumple actúan los Cuerpos de Seguridad y en última instancia todas la fuerza de la Ley y de los tribunales".

Preguntado por este asunto, el titular de Justicia ha dicho que las detenciones "son fruto de la investigación desarrollada por las fuerzas de seguridad con el apoyo de la Fiscalía y del juez competente en este caso", y que las detenciones se han producido en el contexto de una "brutal agresión a personas que trabajan por el interés general, por defender los derechos de todos los ciudadanos como son en este caso los guardias civiles" .

"Seguro que está acreditado y que forma parte de la actuación del juzgado que está llevando a cabo la investigación en esta materia", ha insistido.

DETENCIÓN DE OCHO PERSONAS

La Guardia Civil ha detenido a ocho personas como supuestas autoras de la agresión a dos guardias civiles en Alsasua, al parecer miembros del "Movimiento Ospa" que dinamiza la campaña de la izquierda abertzale "Alde Hemendik" (Fuera de Aquí) contra el instituto armado y la Policía Foral.

Con estas detenciones son ya 11 las personas arrestadas sobre lo ocurrido, después de que los tres primeros quedaran a disposición judicial a los pocos días de ocurrir los hechos. En su momento, los tres detenidos negaron haber participado en la agresión. 

Fuentes de la lucha antiterrorista han indicado que los ocho nuevos arrestos se han producido esta madrugada en varios domicilios de la localidad navarra, justo un mes después de que en la madrugada del 15 de octubre un teniente y un sargento de la Guardia Civil,de paisano, y sus parejas fueran agredidos en el bar Koxka de Alsasua.

Hace sólo unos días, la titular del Juzgado Central de Instrucción 3, Carmen Lamela, consideró que la agresión que sufrieron dos guardias civiles en Alsasua cuando disfrutaban de un momento de ocio con sus parejas forma parte de una campaña de acoso a los agentes dirigida a aislarles y crear un "clima de miedo" entre los ciudadanos para evitar que entablen vínculos afectivos a de amistad con ellos.

La magistrada, que solicitó al Juzgado de Instrucción 3 de Pamplona que se inhiba a su favor de las actuaciones abiertas tras la agresión, precisó que los hechos correspondían a delitos de terrorismo ya que están dirigidos a "atemorizar" a los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado para que abandonen el País Vasco y Navarra.

Lamela citó los informes policiales recibidos y en los que se identifica a 12 de los agresores y precisa que su actitud pudo ir dirigida a intranquilizar a los propios agentes implicados en la pelea pero también a sus compañeros de profesión, sus familias y cualquier otra persona que pudiera apoyarles en Alsasua.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cabreo de Beaumont por la detención de los radicales de Alsasua tras la paliza a la Guardia Civil: "No era necesario"